Capítulos

28 de octubre de 2011

DOMINGO 7: ¿ETERNA ADOLESCENTE?


 Por Josué Domingo Fernández Alvarado


Como fósil de eterna adolescente estaría entre malo y pésimo el destino que le aguardaría a Venezuela, aunque tal fatalidad sería más bien improbable considerando resultados preliminares del Censo 2011, los cuales  ya dejan constancia de que la población comenzaría a envejecer, y en consecuencia a disminuir el número de inocentes en su interior. De otro lado, el gobierno asegura en cada documento oficial que este país cuenta hoy con la enorme edad de 202 años de su independencia, 152º de la Federación y 12º de la Revolución , por si fuera poco el aprendizaje a trancazos que encierran las dos primeras fechas.
Con el expediente que precede, costaría mucho tragarse la hipótesis publicada recientemente, de un ser de cuerpo, mente y espíritu aún en formación como el de los “adolescentes”, que representaría al promedio de los habitantes, permitiendo  atribuirle conductas superficiales, impulsivas, sin medir consecuencias, especialmente a la hora de escoger un líder para dirigir su país. No obstante, tal es el enfoque contenido en la calificada percepción de un experto conocedor de conductas sociales basadas en encuestas, las cuales se caracterizan por sus aciertos en las preguntas que concluyen en adhesiones casi invariables al régimen actual, y luego en propaganda gobiernera de sus verdades estadísticas.
Sin embargo, en este caso habría que reconocer el mérito innegable del encuestador cuando afirma de manera complementaria que, por ahora, en Venezuela “no hay diferencia entre lo que busca una adolescente (y también las mayorcitas) en su pareja y lo que busca la gente en su líder”, agregando que a veces su selección nos parezca inadecuada y en efecto el resultado sea desastroso, pero es obvio que a ella, que en definitiva es la protagonista, le da "nota". 
Tal pronostico no haría ninguna gracia a los verdaderos dolientes de personas en ese mal trance, porque implicaría comportamientos bajo dañinos efectos de una “nota”, cualquiera que fuera, la cual conllevaría además, según recopilaciones sobre inmadurez de adolescente y violencia contra la mujer, a que ellas se enamoraron inocentemente y luego vieron como su mundo de princesa de cuentos se iba viniendo abajo. Peor aún, que las que consiguieron alejarse de ese monstruo no pueden hacer nada en su contra porque no la dejan, porque la persiguen o porque a través de sus hijos no pueden deshacerse de ellos.
En la vida pública criolla, de cara a la escogencia de un nuevo gobierno para el próximo sexenio, se pondría a prueba ese enamoramiento adolescente que se explicaría en un breve período en la existencia de cualquiera, pero afortunadamente nunca eterno como fósil, en condiciones de adecuada salud mental.  El “resultado desastroso” adosado al vaticinio del encuestador, para Venezuela dejó de ser promesa y se expresa en graves deterioros  de la paz ciudadana, en violencia e inseguridad en la calle, en el decrecimiento de los niveles de los servicios públicos, educación, vivienda, alimentación y salud, pérdida del valor del bolívar, así como en el aumento de la corrupción oficialista y del secuestro de los órganos de la justicia, desde finales del siglo pasado y en la década que va del presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario