Entradas

LENGUA EN SU SALSA

Imagen
(PNL-S vs. PNL)
Aunque pase inadvertida para entender la propia existencia, por parte de mucha gente,  la autonomía del humano se expresa en la dirección de sus pasos, el uso que le da a sus extremidades, lo que suelta por su lengua,  y lo que anida en su cerebro, bien sean alimañas depredadoras o semillas de provecho. Así, la "Programación Natural de la Lengua" —"Suelta"— (PNL-S), germen de la Programación Neuro Lingüística (PNL), resulta de la rienda floja o del freno que libera o detiene  a esas alimañas y a esas semillas, según el albedrío de cada quien. Pero más que de una convivencia armónica de esos dispares elementos de la inteligencia humana, no de la artificial desde luego, el problema se da por la ofensa fácil, el insulto, con el que se pavonean quienes carecen de suficientes neuronas.Para quienes siempre cargan consigo las mejores intenciones,  lo corriente es que lleven en la punta  de la lengua semillas prometedoras, para soltarlas al Sol y que hagan g…

Tahures y tahuras

Imagen

¡ES QUE SON BRUTOS!

Imagen
Una calamidad mayor ha sido el regreso forzado a la televisión analógica, para gran parte de los afectados con la sanción dictatorial contra Directv en Venezuela, sin Internet posible además, y tampoco televisores inteligentes habilitados para otras opciones en la Red. La falta de mantenimiento de transmisores y repetidoras de las antiguas señales abiertas, han completado el escaso cálculo del régimen que así dinamitó a la vez su  propaganda encadenada para atontar al grueso de escasos recursos socioeconómicos, y retrasar la sumisión extrema, la humillación y la esclavitud total, según imposición de su cartilla comunista ¡Pero es que son brutos!


Explosivos de Fin de Fiesta

Imagen
Aunque se esperaba a otro proveniente del Norte, fue el Santo de Nicolás el que llegó y tomó posesión con adelanto de medio año, de acuerdo con la algarabía suscitada. La celebración popular por la traída de la súper costosa gasolina iraní -de dudosas propiedades para hacer adecuada combustión en los motores  en Venezuela- es una de las más trágicas circunstancias de hoy. En especie de veneración al Santo de  Nicolás, siglo XXI -porque los santos viejos sí harían milagros-, el país entero lleva una quincena de estruendosa bulla con olor de gasolina pestilente,  muchas horas y hasta  días en cola, pagos en dólares imperiales bastante alejados de los cristianos de a pie, y amenazas de  cruenta cacería a cuchillo por delincuentes desalmados civiles y militares tras el papel verde. 



Hay festejo para rato,  hasta que se agote esa gasolina en  kilómetros recorridos inútilmente en busca de cualquier cosa barata, mientras alcance la remesa inicial del refinado; o que los embarques iraníes pued…