Capítulos

20 de agosto de 2014

DOMINGO 7: Suspendidos



La imagen congelada de dados suspendidos en el aire quizás sería la más ajustada para describir el estado actual de República Bolivariana (“RB”). Cada decisión del régimen no pasa últimamente de evento aproximado, dejando ver  mucho  temor -casi certeza- a que, perdidos todos los corotos de la “patria”, también Rosalinda se les irá de los brazos, junto a la “noche linda” de la copla llanera de mitad de los 40, de Ernesto Luis Rodríguez (1916-1999).

Las mañanas de los funcionarios de “RB”, desde hace meses, solo les traerían la lamentable comprobación del agotamiento de tácticas para transmitir alguna sensación de estar a cargo del rescate del país hundido con la ayuda de los hermanos Castro y similares. Los planes de la nación les quedaron como papeles aguanta todo, aunque llenos del blablá de la doctrina del fracaso, la cual carece de base estratégica para hacer frente a los años por delante, como en el caso modelo de la Cuba en ruinas.
  

Suspendidos están numerosos viajes en avión partiendo de Venezuela con destino a la mayoría de países del mundo. También la oferta amplia de divisas para reponer el mercado desabastecido de alimentos y medicinas importadas, o de bienes y servicios con componentes extranjeros. Igual suerte corre el derecho al tránsito libre sin riesgos de asaltos y emboscadas en carreteras, y secuestros, atracos y asesinatos en las calles. Protestas de líderes políticos y estudiantes son perseguidas con cárcel y represión, negándoles la defensa oportuna e imparcial. La libertad de información y expresión se asfixia con compras de periódicos y televisoras, mediante testaferros que esconderían robos al tesoro nacional.

Suspendido estaría el amenazante “sacudón” presidencial de julio pasado, aunque se escurren aumentos inmediatos del transporte público y de los estacionamientos, mientras se hacen aguajes de consultas para subir internamente los precios de la gasolina. La venta fraudulenta de  refinerías y estaciones de detal “Citgo”, pertenencias de la nación, esperaría por un comprador; al  igual que  se callaría el destino de refinerías en Alemania de Weba Oel. Una pista de los nuevos propietarios tal vez se encuentra en China, que ya es dueña del petróleo pesado venezolano que procesan esos complejos petrolíferos.

Afortunadamente ninguna suspensión podría ser eterna -sin perder esa condición-,  menos aún la simple imagen de dados congelados en el aire,  que quizás facilite la ilusión de correr arrugas por horas, y por tiempo mayor en casos de pasividad extrema, como los de “RB”. En conferencia reciente del economista Antonio Paiva, este citaba la frase de Keynes según la cual “ocurrirá lo imprevisto y no lo inevitable”. Para lo imprevisto, con frecuencia se repite la receta popular de buscar las alpargatas porque viene  joropo. Sin embargo, con la pérdida real de los corotos que llegó a tener el ladrón de “Rosalinda”, el zapateo a punto de estallar tendría que hacerse a pie pelado, porque ¡alpargatas tampoco hay!  


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario