Capítulos

13 de septiembre de 2013

DOMINGO 7: Fraude Finito



Tienen en  común la procedencia de fraudes el  “corazón de la patria” –cursi bobería bolivariana–, y el poema “La  Marioneta” atribuido como despedida de Gabriel García Márquez,  en 1999, al diagnosticársele un cáncer linfático. La existencia negada de ese supuesto generoso corazón, por el veneno que supuraría esta víscera, se reforzaría en la estrofa cuya autoría niega asimismo el escritor colombiano, pero según la cual “Si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol”.

En catorce años de salidas de sol en la República Bolivariana (“RB”) los casos de odios se graban más bien en estacas de hierro, que se avivan al fuego cada día además, para agravar sufrimientos de familias enteras y amigos, así como de las propias víctimas del régimen cuya larga lista incluye al mártir Franklin Brito, ahora a Iván Simonovis, y a María de Lourdes Afiuni, entre muchos otros inocentes que todavía no se reponen del efecto de las  privaciones de sus derechos a una vida sana y en libertad plena.


En los últimos tres quinquenios, el fraude  y la “RB” han sido una misma cosa. Desde su propio inicio, con la perorata del Ateneo de Caracas en 1998, que emocionaría  en un mismo combo a aprovechadores que saboreaban riquezas fáciles y venganzas por venir, al lado de unos cuantos ilusos.  Le seguiría la proposición tramposa de una Asamblea Constituyente para la aprobación de una nueva Constitución Nacional, “la mejor del mundo”, aunque no pasaría de excusa para derribar instituciones del Estado, y pisotearla mientras se le reemplazaba por el andamiaje metido de contrabando por la dictadura castro-comunista-cubana, ante la sumisión de sus subalternos domésticos, de cerebros lavados e infiltrados por décadas.

El fraude se ha servido igualmente de colaboracionistas, con roles protagónicos en iniciativas particulares. que llenan capítulos complementarios de la destrucción masiva del país, y entre los cuales aparece el caso “sobrevenido” de “Las firmas planas”, la persecución apoyada en la “Lista Tascón”, las manipulaciones de rectores del “CNE” expresadas en modificaciones de circuitos, abultamiento de registros con fallecidos que siguen votando, negativa a auditoria de cuadernos  electorales, prolongación ventajista de períodos de funcionarios por elección popular o mayorías parlamentarias. Todos eslabones de la cadena de complicidades necesarias, para disfrazar despotismos entre los que se hacen los tontos desde adentro y de afuera, con la apuesta de perpetuar el fraude y sus ganancias.

Un fraude conduce a otro fraude, y entre la población ya no hay sorpresas sino interrogantes sobre cuál será el próximo, a partir de las mentiras sobre la buena salud del candidato oficial  presentado para la reelección en 2012, y su muerte sin llegar a tomar posesión, en fecha y lugar bajo sospechas por falta de un acta de defunción creíble. La desaparición de actas se repite con la del nacimiento del actual titular del régimen bolivariano, que significa el mayor desprecio a la obligación de haber nacido en el país que se pretende gobernar, a excepción de las colonias bajo yugos extranjeros. “Tanto va el cántaro al agua...” 

1 comentario:

  1. Josué... me gusta loquen dices en ese artículo. Esos no tienen corazón...solo son unos transgresores de todo lo se les ocurra.

    ResponderEliminar