Capítulos

4 de julio de 2013

DOMINGO 7: Hombre Mediocre “S.S.XXI”



Rodilla en tierra y doblegado, es una de las tantas representaciones de “El Hombre Mediocre” del argentino José Ingenieros, nacido en Italia como Giuseppe Ingegnieri. Su solvencia ética le impulsó a procurar que las prédicas de su libro inspiraran políticas públicas, pero pronto comprobaría que estas no encajaban con vagabunderías totalitarias, parecidas a las puestas en práctica en “República Bolivariana” (RB) un siglo después.


En el proceso de decepciones personales profundas –como hoy las padecen millones de personas opuestas a los regímenes dinosaurios y momificados de Cuba y “RB”–, Ingenieros transitaría en la segunda década del  XX de miembro del grupo “Claridad” de tendencia comunista, a  la “Unión Latinoamericana” contra el imperialismo, y finalmente a discrepar contra la corrupción del “socialismo de estado”, para terminar abiertamente como simpatizante del anarquismo.



Los valentones y valentonas en “RB” cuando tienen armas de fuego apuntado al pueblo en resguardo a contragolpes por abusos y errores; los culpables de fraudes electorales y de espionajes y grabaciones avalados con impunidad judicial; los sindicalistas en contra de sus propias reivindicaciones; hasta las agonías encubiertas para socavar dignidad a la muerte de un ser humano, son bajezas mediocres bien tipificadas por Ingenieros con la autoridad de sus conocimientos como médico, psiquiatra, psicólogo, criminólogo, farmacéutico, escritor, docente, filósofo y sociólogo.

En época de retrocesos a etapas dejadas atrás en casi toda América Latina, los textos de Ingeniero se vuelven a citar como referencias clave para rescatar el rumbo perdido. Así se repite que “Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen; los hombres geniales y pueblos fuertes solo necesitan saber a dónde van”. De igual autor: El mediocre rechaza el diálogo, no se atreve a confrontar, con el que piensa distinto. Es fundamentalmente inseguro y busca excusas que siempre se apoyan en la descalificación del otro. Carece de coraje para expresar o debatir públicamente sus ideas, propósitos y proyectos. Se comunica mediante el monólogo y el aplauso. José Ingenieros en 1918 fue nombrado Maestro de la Juventud de América Latina, en medio de la Reforma Universitaria de entonces.

“El mediocre ignora el justo medio, nunca hace un juicio sobre sí, desconoce la autocrítica, está condenado a permanecer en su módico refugio.Esta actitud lo encierra en la convicción de que él posee la verdad, la luz, y su adversario el error, la oscuridad...” 


2 comentarios:

  1. Lo importante no es que el beneficiado del "Liceo" lo sepa, es vital que lo sepa el común, el que no ha tenido la oportunidad de estudio ni siquiera básico. Es menester insistir en difundir estos criterios hasta el mas humilde novel de la enseñanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la idea del autor, mantener un lenguaje al nivel de estudiantes de cualquier nivel de manera de despertar interés por estos temas. Gracias por la lectura.

      Eliminar