Capítulos

7 de febrero de 2013

DOMINGO 7: CRUELDAD DE BUFONES





Al igual que “repollo en Inglés” ya puede ser dicho correctamente en toda Latinoamérica gracias a un curso “0n-line”,  ahora el polizón de democracias bautizado “Socialismo del Siglo XXI”  también recorre esos lugares en caravanas de bufones, entrenados con cartilla editada por el “Castro-Comunismo-Cubano” (CCC).

El nudo del jolgorio empieza a vislumbrarse en el drama de esos países penetrados imperialmente  con la dulce anestesia del petróleo de los esquilmados venezolanos, comenzando en la misma “República Bolivariana” (RB). Allí estarían sufriendo el guión de la pieza teatral “La Escuela de los Bufones” de  Michel de Ghelderode,  escrita en 1942 y publicada en 1943, en el que se cuenta que el secreto del gran arte, “de todo arte que pretende durar… es la CRU-EL-DAD…” (1)



El 4 de Febrero de 1992 comenzó a manifestarse la crueldad como bandera de lo que sería después la “RB”, mediante la provocación de muertes de civiles inocentes  y de soldados conminados a la obediencia ventajista de sus superiores (2). Según se ha documentado después, la crueldad llevaba la inspiración de los fusilamientos en Cuba por pensar distinto, y la determinación de instalar una dictadura que fuera franquicia y sostén de la isla enfrascada en distribuir pobreza entre sus habitantes.

El signo de esa crueldad nunca paró de responder al método que no logró aplicarse  con la violencia militar, pero siguió creciendo hasta completar complicidades para el arrebatón progresivo de las libertades, a partir de 1998. En amargura se tornaría la complacencia de quienes soñaban con agradecimiento por los préstamos de dinero, vivienda, alimentación, viajes, coberturas mediáticas, e indulgencias judiciales, para cuanto cabecilla existiera, con intentonas de acabar con la democracia del pueblo venezolano.

Al final, como en “La Escuela de Bufones”, la crueldad asimismo cobrará víctimas entre quienes se peleen la inminente sucesión del “Presidente Electo Continuista” (PEC). Tal vez por las vísperas del carnaval 2013, este 4-F fueron pocos los sorprendidos con la caracterización de civil con mono tricolor prestado como “cara” del designado por ahora, y la ropa de militar como “sello” del otro contendor. Cuando se tire esa moneda, a cara ó sello, la suerte quizás se imponga con armas de fuego, según la tradición de su repertorio. El perdurar no le pararía a crueldades con extraños, pero tampoco con los propios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario