Capítulos

7 de junio de 2012

La caja negra del Vaticano

OSWALDO PULGAR PÉREZ |  EL UNIVERSAL
jueves 7 de junio de 2012  
 
Detienen a un mayordomo de su Santidad por filtrar documentación oficial y privada de la Santa Sede. Es un hecho que nadie puede negar, porque el mayordomo está preso y los papeles dando la vuelta al mundo.

A los estudiantes de Comunicación Social se les advierte que las noticias se pueden manipular de dos maneras: por omisión, silenciando una parte de la verdad, o por adición de datos probables, que es tanto como mentir, ya que los estoy presentando como verdaderos. Hay otras maneras, menos comprobables pero eficaces, como escoger una foto donde el acusado se vea horrible y así lo indispongo ante el lector.

No se deben interpretar los hechos, hasta que un juez o un tribunal sentencien. Tanto se insiste en esto a los estudiantes, que, a mi modo de ver "se pasan" presionados por la ley cuando publican una foto de la droga incautada y vigilada por las autoridades y se refieren a ella como: "presunta droga".

Me recuerda la novela "Doña Bárbara" donde Mujiquita, el jefe civil habla de un "presunto cadáver que ya comienza a presentar señales de descomposición". Ño Pernalete, el abogado, le contesta con ironía: -¡Pero Mujiquita sí está podrío...!

No hay que exagerar las presunciones, aunque los datos parezcan concluyentes. Cuando la realidad demuestra -pongamos por caso- que el león no es tan fiero como lo pintan o que no había tantos leones, nadie pide disculpas ni rectifica. Pero el daño ya está hecho. "Calumnia que algo queda". Y, en este caso, se mancha directamente al Papa.

La injusticia exige reparación. Volvamos al Vaticano, Por el texto del reportaje, parece claro que no salió de la oficina de prensa, pues basta ver cómo el incógnito autor utiliza las declaraciones del vocero oficial del Papa en tercera persona.

Dicen que varios cardenales están involucrados en la "filtración papal". ¿Será cierto? No lo sé. Hay que conceder el beneficio de la duda. ¿Por qué quien escribe la noticia la transmite como certeza si es solo una  posibilidad entre muchas? Tan posible como que yo tenga antepasados rusos.

Cuando se estrella un avión, la aerolínea no señala las causas hasta encontrar y analizar la caja negra. Puede pasar hasta un año; recuerden el avión de Air France. Además, es irresponsable acusar con la premisa de que, si el acusado no se defiende, es culpable.

En vez de cargar el acusador con las pruebas del supuesto delito, concede al injuriado, el "privilegio" de demostrar su inocencia, lo que va contra toda moral y derecho. Lo que ocurrió es bochornoso, pero de allí a presentar a la Iglesia como voraces partidos políticos hay un abismo.

Supone no entender que, para elegir al Papa, como en toda votación, también hay candidatos, y que en un tiempo prudencial, todos deben ponerse de acuerdo para elegir a quien Dios designe. Además, no serían suficientes todos los periódicos del mundo para recoger los casos de sustracción de documentos en otras instituciones. ¿Es la Santa Sede un caso especial por su dignidad y el ejemplo que tiene que dar? Desde luego.

Pero el delito sigue siendo una filtración y el culpable, un irresponsable. Si hay más, eso no afecta la credibilidad de la Iglesia cuya función es otra: confirmarnos en la fe.

Está compuesta por hombres libres y frágiles que, como todos, pueden equivocarse. Y si actúan mal, deberán rendir cuentas a Dios y a la opinión pública, que la prensa internacional, en este caso, manipula como quiere, sin medir las consecuencias.

oswaldopulgar@gmail.com

@oswaldopulgar
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario