Capítulos

6 de mayo de 2011

DOMINGO 7 / Tu maldad me hace feliz

Opinión
Dom, 08 de Agosto 2010, 06:59:14

DOMINGO 7 / Tu maldad me hace feliz

Escena como la descrita, reproduce en acentuada tragedia, ahora a la venezolana, el bolero del compositor mexicano Armando Domínguez, inmortalizado como nadie por la cubana Olga Guillot, en sus dramatizaciones de la resignación del 'voy viviendo ya de tus mentiras', y su único consuelo en 'miénteme más que me hace tu maldad feliz'./ JOSUÉ DOMINGO FERNÁNDEZ A.

Por Josué Domingo Fernández A.


Una Venezuela sin cobertura de las necesidades básicas de su población continua feliz, entretenida en pendejadas inverosímiles subestimando el ridículo, mientras se da alegres prórrogas para la famosa siembra propuesta por Arturo Uslar Pietri, y baila despreocupada la música chiflada sin percibir las horas contadas y cantadas en la letra del “Excremento del Diablo”, escrita por Juan Pablo Pérez Alfonzo.

Escena como la descrita, reproduce en acentuada tragedia, ahora a la venezolana, el  bolero del compositor mexicano Armando Domínguez, inmortalizado como nadie por la cubana Olga Guillot, en sus dramatizaciones de la resignación del “voy viviendo ya de tus mentiras”, y su único consuelo en “miénteme más que me hace tu maldad feliz”.

El jueves 12 que viene, se llegará al primer mes de la muerte de la “Reina del Bolero” quien fue ovacionada en todo el mundo hispano; y el presente escrito entre mentiras, canciones, y también petróleo más adelante, se suma a los sentidos y merecidos recuerdos que recibirá por siempre.

Olga Guillot nació en Santiago de Cuba  en el año de 1922, el mismo en el que ocurre el mayor acontecimiento de la época en Venezuela, el 14 de diciembre, en la población de Cabimas, con la aparición del conocido pozo petrolero "El Barroso-2.

Mientras la cantante vivió casi 88 años de éxitos sostenidos en una carrera profesional que será admirada eternamente en Latinoamérica, en otras páginas del mismo libro regional se podrá leer, como ya lo escribió hace algún tiempo el amigo Eddie Ramírez, el hasta ahora triste prólogo sobre “El Barroso-2”, que fue “el reventón petrolero más famoso el cual derramó 100.000 barriles diarios antes de ser controlado al cabo de nueve días. Desde esa fecha quedamos signados como país petrolero, y tres años más tarde sus exportaciones superaron a las tradicionales de café y cacao”.

La colectividad venezolana comenzaría allí su particular repertorio de mentiras -casi el mismo de los que aspiran a gobernarla-, entre las que se cuenta que es en un país rico que debe mantener a la mayor parte de su población con el “tesoro” nacional; donde no hace falta trabajar porque los dólares llegan solos desde el subsuelo; estudiar es para los tontos; el enriquecimiento en funciones públicas es la meta de sus servidores, y los gobiernos buenos son los que dejan robar. Para no despertar de contentos, el sueño de las mayorías es que el próximo candidato si que nos sacará de abajo, ¡y hay que escogerlo mejor!
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario