Capítulos

6 de mayo de 2011

DOMINGO 7 / Santiago de Cuba & de León

Opinión
Sab, 24 de Julio 2010, 23:34:34

DOMINGO 7 / Santiago de Cuba & de León

actualmente en Santiago de Cuba, “el carnaval” -de igual nombre pero disfrutado en febrero en Santiago de León de Caracas-, allí coincide con la semana que termina. Están en carnaval hasta hoy 25 de julio, en saludo al 495 Aniversario de fundación de la villa de Santiago de Cuba, en adición. ¿Santiago de Cuba & de León? ¡CON DISFRAZ NO VA!... ¡Aquí, la mayoría se quitó el disfraz después de la octavita para no hacer el ridículo!

Por Josué Domingo Fernández A.
Por acta legal, Santiago de Cuba nació en 1515, mientras que Santiago de León de Caracas tiene esa fecha registrada el 25 de Julio de 1567, y así coinciden hoy, en la celebración de igual onomástico, con algo más.  En la historia, ambas comparten mayoritariamente al Santo Patrón y la raíz hispana, con diferencias notables en los casi quinientos años de la primera, y en su más de medio siglo de haber llegado antes a la existencia administrativa oficial,  en relación con la segunda.
En la isla antillana, Diego Velásquez emprendió la conquista y colonización de Cuba en 1511, la cual tuvo capítulos concretos con las 7 primeras villas cubanas, entre las que se encontraba la de Santiago. Apenas fundada, como ya se indicó, en 1515, la naciente villa fue trasladada del lado oeste al este de la bahía, y se levantó en el lugar de Baracoa como la capital de ese enclave español.
En esta tierra firme de Venezuela, cincuenta y dos años después llegó al valle capitalino una expedición proveniente del Tocuyo con el capitán Diego de Lozada a la cabeza, quien  logró la fundación de un pueblo al que llamaron “Santiago de León de Caracas”. Como en Cuba, Santiago por el apóstol; pero aquí con el añadido de León, por el nombre del gobernador de la Provincia para ese momento, Ponce de León;  y Caracas por  las tribus indígenas que ocupaban la región.
Cuba ya era una isla de aprovechados para el momento de la creación de Caracas, y pasaban mas de treinta años del otorgamiento de la primera licencia para construir y operar un trapiche de azúcar, ocurrido en el 1535, aunque este “fracasó ante la escasez de fuerza de trabajo, el insuficiente capital y la inexistente protección oficial”, conforme a Jesús M. García Molina (1).
Ahondado el tema, según el mismo autor, “en la etapa 1550-1700 la actividad económica principal fue la venta de materias primas para las nacientes plantas manufactureras del viejo continente, así como el aprovisionamiento a las flotas españolas, ya que Cuba se convirtió entonces en un importante polo estratégico de concentración”. Por nuestras latitudes,  en otras fuentes se puede leer que al comienzo la provincia de Venezuela era muy pobre, por lo que en las décadas de 1551 a 1560 y 1561 a 1570, los egresos, principalmente los sueldos de los gobernadores y demás oficiales, superaban los ingresos.
Cuando se mira ahora la Constitución de la República de Cuba, vigente en 2010, en su preámbulo se definen “DECIDIDOS a llevar adelante la Revolución triunfadora del Moncada y del Granma, de la Sierra y de Girón encabezada por Fidel Castro que, sustentada en la mas estrecha unidad de todas las fuerzas revolucionarias y del pueblo, conquistó la plena independencia nacional, estableció el poder revolucionario, realizo las transformaciones democráticas, inicio la construcción del socialismo y, con el Partido Comunista al frente, la continúa con el objetivo final de edificar la sociedad comunista”.
En Venezuela, sin embargo, la Constitución actual instituye en igual apartado, como fin superior, “establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado, que consolide los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley para esta y las futuras generaciones”.
Aún más, ese objetivo supremo de todos los venezolanos contemporáneos, circunscribe en su ideal pero no en sus aplicaciones acreditadas, que  “asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia social y a la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna; promueva la cooperación pacífica entre las naciones e impulse y consolide la integración latinoamericana de acuerdo con el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la democratización de la sociedad internacional, el desarme nuclear, el equilibrio ecológico y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la humanidad”.
Para terminar, actualmente en Santiago de Cuba, “el carnaval” -de igual nombre pero disfrutado en febrero en Santiago de León de Caracas-, allí coincide con la semana que termina. Están en carnaval hasta hoy 25 de julio, en saludo al 495 Aniversario de fundación de la villa de Santiago de Cuba, en adición. ¿Santiago de Cuba & de León? ¡CON DISFRAZ NO VA!... ¡Aquí, la mayoría se quitó el disfraz después de  la octavita para no hacer el ridículo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario