Capítulos

6 de mayo de 2011

DOMINGO 7 / Joropo "Halloween"

Opinión
Dom, 31 de Octubre 2010, 05:17:03

DOMINGO 7 / Joropo "Halloween"

 

Variantes de "Truco o Trato", "Truco o Treta", "Trato o Treta", Trato o Truco se habrían convertido en inspiración de gritos de hostilidades oficiales en Venezuela, sin esperar noches de "Halloween", como las de este 31 de octubre, en la víspera del día de todos los santos. En la versión joropo, el vocablo "exprópiese" sustituiría a los de truco y treta, mientras la posibilidad del "trato" se mencionaría selectivamente a los que entregarían a cambio su incondicional sumisión. 

 

 
Variantes de “Truco o Trato”, “Truco o Treta”,  “Trato o Treta”,  Trato o Truco” se habrían convertido en inspiración de gritos de hostilidades oficiales  en Venezuela, sin esperar noches de “Halloween”, como las de este 31 de octubre, en la víspera del día de todos los santos. En la versión joropo, el vocablo “exprópiese”  sustituiría a los de truco y treta, mientras la posibilidad del “trato” se mencionaría selectivamente a los que entregarían a cambio su incondicional sumisión.
En los países  que conservan la tradición original del “Halloween”, a los pequeños se les ríe la ocurrencia inocente de sus amenazas, convertidas en inofensivos chantajes con la estrofa repetida del principio y sus trajes de terror, que únicamente pueden conjurarse con la rápida entrega de algunas golosinas. A los niños, sólo por esta fecha del año, se les permite creer que son muy malos porque, según la usanza, esa sería su protección contra los espíritus verdaderamente malignos en su momento de mayores estragos al inicio de la estación oscura.
En el concepto venezolano del Halloween se habría mantenido la base de esa inmadurez  que nada más se justifica en niños, y su conocida falta de piedad por desconocimiento de las consecuencias reales de sus actos, ambas atenuantes sólo cuando se trata de culpar a los menores. El manejo de la prenda requerida se hace aquí diferente, pues el “truco” o la “treta” no se sugieren, sino que se cobran por anticipado para averiguar después, y por lo tanto se omite la opción de conjurarlos mediante la entrega voluntaria de algún equivalente a las golosinas.
Peor todavía, la duración de la licencia de un día para perturbar a la gente, por acomodos legales internos, írritos cada vez más, se ha extendido indefinidamente, sin freno alguno y complicidad generalizada de otros poderes públicos, obviando la Constitución Nacional, la cual prohíbe los abusos que lesionan las garantías cívicas allí registradas, y éstos también aguardarían,  por ahora, para ser juzgados como delitos.
Es bien conocido que el personaje central de la celebración de Halloween en el mundo es “Jack el de la linterna”, según la leyenda, un granjero que engañaba y mentía a sus vecinos y amigos. Al mismo diablo, que vino varias veces por él para llevarlo al infierno, lo engaño primero retándolo a convertirse en moneda que luego guardó en su bolsillo junto a la “contra” de un crucifijo de plata. Luego lo hizo prisionero de un manzano donde tallo una cruz, y la segunda vez logró un pacto para no ser molestado en diez años, ni tampoco que su alma fuera reclamada para las ollas del fuego eterno.
El cuento del destino final de “Jack el de la linterna” es que: “tras morir (mucho antes de esos diez años pactados), Jack se preparaba para ir al cielo pero fue detenido en las puertas de San Pedro, impidiéndosele el paso pues no podían aceptarle por su mala vida pasada, siendo enviado al Infierno. Para su desgracia allí tampoco podían aceptarlo debido al trato que había realizado con el Diablo, y éste le expulsó de su reino y le condenó a deambular por los caminos con un nabo hueco con un carbón ardiendo dentro como única luz que guiara su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal..

No hay comentarios:

Publicar un comentario