Capítulos

18 de febrero de 2011

DOMINGO 7: 20 DE FEBRERO DE 1859






Josué Fernández
 
 En honor a la fecha grabada en el bucle superior derecho de la cinta tricolor anudada al escudo venezolano, este 20 de Febrero el autor habitual cede el espacio de la columna DOMINGO SIETE a un texto del coronel Tirso Salaverría, quien se convirtió en héroe nacional otro domingo como hoy en 1859, y pasó a la historia dejando escrita una proclama, algunos de cuyos fragmentos se repiten más adelante.

Tirso Salaverría tuvo papel principal en el inicio de una guerra civil en Venezuela, también conocida como Guerra Larga, Revolución Federal o Guerra de los Cinco Años. El 20 de febrero de 1859 estalló en la ciudad de Coro el movimiento de la Federación, que se convirtió en esa guerra de funestas consecuencias para el país. Después de la guerra de independencia, es la más larga contienda civil que ha sufrido nuestra patria.

La primera justificación del coronel Salaverría a las acciones por las que resultó protagonista de aquel momento crucial, él la atribuye a una frustración por el apoyo a una revolución  a la que se sintieron “Atraídos por los encantos de su programa fascinador, concurrieron a consumarla todos los venezolanos; y su triunfo no ha producido otros gajes que el entronizamiento de una minoría siempre retrógrada, siempre impotente en su caída, siempre ávida de satisfacer innobles venganzas”.

Proclaman la libertad en las elecciones; y nunca las elecciones se han verificado más a expensas de la libertad del pueblo. Invocase como el garante más seguro de la soberanía popular el voto universal en las mismas elecciones; y lo que hemos visto ha sido el escarnio del voto universal.

Bajo esa tutela depresiva tuvieron lugar las elecciones para la Convención Nacional. ¿Y cuál había de ser el resultado? Otra vez la centralización del poder contra el querer de los pueblos paladinamente manifestado; otra vez el dejar sometida la suerte del país a la voluntad de un hombre y su partido; otra vez el abrir anchuroso campo para perpetuarse en el poder público, uno con algunos, con ultraje de los principios preconizados en esta misma carta central.

Este pensamiento mágico, regenerador; ese símbolo de fe política de todos los venezolanos; ese refugio salvador, único que el cielo nos depara en la deshecha tormenta que las pasiones azuzadas por los desmanes de un poder arbitrario han descargado sobre nosotros, es la reorganización de Venezuela en República eminentemente Federal.

Mi corazón abunda en sentimientos de júbilo que mi débil voz puede apenas explicar. Sin derramarse ni una sola gota de sangre, sin vejámenes ni tropelías de ningún género, sin que nadie pueda lamentar una injuria que de palabra o de derecho le arrogaseis; sin más armas que vuestro valor y sin más esfuerzos que los de vuestras voces, me acompañasteis anoche en la grave empresa de desarmar la fuerza.

No temáis. La Federación es el gobierno de todos. La Federación es el gobierno de los libres, y Venezuela obtendrá el lauro de la Federación. No hay un solo venezolano, con excepción del reducido club que hasta hoy nos ha dominado, cuyo corazón no lata de entusiasmo al impulso de esa voz mágica y arrobadora.

https://twitter.com/jodofeal
 

1 comentario:

  1. Hermosa la Historia de Venezuela, Ojala volvamos a ser libres que Dios y la ayuden y nos envien hombres tan valerosos, educados, con un solo latir un Corazon que palpite por los venezolanos....

    ResponderEliminar