Capítulos

10 de agosto de 2012

DOMINGO 7: LA HORA DE LA VERDAD



Para gozo de deshonestos, “La Boca de la Verdad” sólo está en Roma y no en la “República Bolivariana” (RB),  y así se la pasan tranquilos con la mentira como recurso preferido del régimen para esconder sus fracasos acumulados en 14 años, y pretendiendo repetirlos hasta sumar 20. El vivir lejos de aquella ciudad europea sería una razón por la que, desde el más alto nivel aquí, por ningún lado se ve a un mocho de mano; aunque los cogollos de funcionarios, siempre juntos, también andan pegaditos para rascarse, según el dicho.

La política oficial de mentira en la “RB” ha desbordado los distintos niveles de los cargos públicos, y  el disimulo de apoyos al gobierno se hace cada vez mayor, en la medida que aumenta la presión de los jefes por enviárles a la calle a dar “hu” y ha”, mientras se prenden “cacerolazos” y “cornetazos” desde las gradas inmediatas al desfile de carrozas y concentraciones desvalidas. 


Las reacciones de despecho y frustración del candidato del pasado en la “RB”, ya acumulan episodios en Carabobo una semana atrás, y en Anzoátegui hace menos de un mes, que lo dejan tan mal parado como el viejo mago de circo con “alzhéimer”. El domingo 5, en tono de desvergüenza él se sumó a las quejas por retrasos en la construcción del Metro de Valencia, y a la par concluyó con furia visible gritando sus preferencias por Francisco Ameliach, a pesar de las aclamaciones de los concurrentes a Rafael Lacava. En Anzoátegui, como si no fuera el asunto con él, había admitido que “seguramente (se) quejaría por el estado de las calles de estos barrios, y tienen razón de quejarse ustedes”.

Ciertamente, el recurso del engaño como truco para burlarse de reclamos - que siguen subiendo de volumen -, comienza a percibirse agotado y dando paso a  la “Gran Misión Embuste” montada con el cuento de la “democracia directa, protagónica y participativa”.  En público prefieren echarle tierra a aquella excusa para afincarse en decretos inconstitucionales de despojo de derechos ciudadanos y justificación de la destrucción de la estructura del Estado, con base en la ideología totalitaria de la dictadura comunista cubana, donde Fidel y Raúl Castro celebran las ganancias en dólares recibidas a diario, por concepto de pago de los permisos de plagio.

En las últimas apariciones “en vivo” del designado indefinido” por él mismo, los analistas le reportan agresivo, de sonrisa forzada, luciendo desinflado para hallar culpables de su propio chasco, y proyectando presentimientos de derrota por quien fue electo por el pueblo en primarias, para darle la batalla. La leyenda alterna de “Bocca Della Verità” expresa que no puede mentir porque nunca abre la boca. Con igual medicina, previniendo más disparates y desesperos de los virtuales perdedores, antes de tiempo, hay que esperar el 7-0 con boca cerrada, y el arma del voto que fulminará la larga tragedia. ¡El secreto del voto así lo garantiza!


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario