Capítulos

27 de julio de 2012

DOMINGO 7: BOLÍVAR REAL NO LLEGA A LOCHA


 
Mucho más barato que inútiles estudios forenses y antropológicos, y sus imágenes 3D, sin discusión posible está a simple vista que el bolívar real de 1998, hace tiempo no vale ni una locha, como parte del “proceso destructivo” de los últimos catorce años en la “República Bolivariana” (RB). A los ojos de todos la moneda ha rodado hacia abajo, como también se ha hundido el suelo de donde chupan petróleo parejo para regalar afuera, mientras adentro se malgasta en necedades, y se busca imponer una tarjeta de racionamiento de“chips” para adquirir gasolina. 

Bolívar y locha han sido víctimas de costosos maquillajes “bolivarianos” con  su firma puesta en cada reverso, llegando al colmo de calificar como “fuerte” al  primero, hasta que retrocedió a la categoría de alfeñique y dejaron de llamarle así. La locha, por su parte, que ya había desaparecido porque no servía para nada, como símbolo de lo inútil fue restaurada en la línea oficial de revivir cosas viejas, las cuales perdieron validez un siglo atrás, como el comunismo de Fidel Castro. 


El Banco Central de Venezuela (BCV), en Junio de 2002, presentó el número 3 de su “Serie Didáctica”, en la que dejó constancia de algunos  precios de productos y servicios  en el país, antes de  comenzar el “régimen bolivariano”, y sus variaciones pocos años después.  Allí se puede leer que dos kilos de carne de res (ganso)  se adquirían por Bs. 3.662, y luego subiría a 6.680. La leche pasteurizada de 637 a 1.340; una docena de huevos de gallina de 376 a 860; consulta médico-odontológica (amalgama) de10. 854 a 28.452; mensualidad escolar básica de 18.156 a 50.000; corte de cabello de 1.500 a 5.000.

Pasada una década, en este 2012, el hambre y la penuria alcanzarían cada vez a más gente a juzgar por datos del Centro de Documentación y Análisis social de la Federación Venezolana de Maestros. Para la carne, citada de primero en el párrafo anterior, los precios actuales serían (Agregando tres ceros eliminados en 2008): Molida y lagarto en Bs. 45,20 el kilogramo -193,9% por encima del precio controlado en 15,38 bolívares-, para bistec, regulada en 22,74 bolívares el kilo, en 56,40, -148,0% por arriba-.

Peor todavía, la Canasta Básica Familiar en 1998 (alimentos, bienes y servicios) se obtenía por 246.582 bolívares y el salario mínimo era el 40,55% de su valor; ahora, el salario mínimo cubriría menos del 30%. Hace un año, Francisco Olivares escribía en El Universal que la incertidumbre por la comida cara está muy presente en 3,6 millones de venezolanos que ganan entre 1 y 2 salarios mínimos, en 5 millones de trabajadores informales y en 2,6 millones de pensionados excluidos del bono alimenticio. Vale decir en más de 60% de la población económicamente activa. Burlándose de esa desgracia, el hambre no existe para la “Propuesta del Candidato de la Patria”, que la haría mayor de sumar 20 años, sólo a fuerza de un gran fraude el 7-O.


No hay comentarios:

Publicar un comentario