Capítulos

14 de junio de 2010

El spanglish está construido sobre cinco tipos de transferencias lingüísticas

EL NACIONAL - Domingo 13 de Junio de 2010 Siete Días/5

Siete Días

Cinco variaciones

El spanglish está construido sobre cinco tipos de transferencias lingüísticas: el préstamo, la creación híbrida, la extensión semántica, el calco y la alternancia de lenguas.

1 El préstamo crea frases como "tiene el pelo straight", para decir que lo tiene liso.


2 La creación híbrida mezcla palabras, como por ejemplo "calendador" (agenda), que une la voz inglesa calendar con la castiza calendario.


3 La extensión semántica es cuando se utilizan palabras del inglés traducidas literalmente, por ejemplo, "déjame introducirte (presentarte) a mi amigo", que proviene de la frase "let me introduce you my friend".


4 El calco semántico es cuando se traduce literalmente la frase completa.

Un ejemplo es "también estoy teniendo un buen tiempo" para decir que la está pasando bien, y que no es otra cosa que la traducción literal de "I’m having a good time".


5 La alternancia de lenguas es la forma más extraña para quien no habla uno de los dos idiomas que integran el spanglish. Por ejemplo, cuando se dice "empujé pa’ trás, and then, everything started", en lugar de "cuando retrocedí, todo comenzó".

Spanglish, ¿nueva lengua o destrucción del idioma?

EL NACIONAL - Domingo 13 de Junio de 2010 Siete Días/5

Siete Días

Debate lingüístico. Millones de latinos que viven en Estados Unidos mezclan el castellano con el inglés. Aunque choque a muchos puristas, evidencia la hibridez que hoy caracteriza la cultura de ese país
MICHELLE ROCHE RODRÍGUEZ
mroche@el-nacional.com


En una avenida de Queens, el lugar en la ciudad de Nueva York donde la población hispana es más numerosa, puede leerse un anuncio publicitario de un profesional que ofrece sus servicios: "Soy un contador con experiencia: pague sus taxes a tiempo".

Frente a este cartel, hay otro en el que una mujer habla por celular: "Hey, papi, ya me llegó el green card, estoy muy happy".

Son frases construidas en spanglish, una forma de expresión utilizada por muchos inmigrantes latinos en Estados Unidos que hoy en día es centro de análisis de lingüistas, lexicólogos y especialistas en el idioma castellano dentro y fuera del país.

Cuando en el año 2008 el jurado del Premio Pulitzer otorgó el galardón en la categoría de mejor trabajo de ficción al autor dominicano Junot Díaz por la novela La breve y maravillosa vida de Oscar Wao, demostró que el sector universitario estadounidense reconocía la fuerte influencia hispana en ese país.

En el libro de Díaz se alternan dos historias, una que cuenta las tribulaciones de Oscar León, un joven latino en Nueva Jersey, y la de su madre, Belicia Cabral, en la República Dominicana de la época de Rafael Trujillo. La novela describe la vida del working class hispano en Estados Unidos, dicho en su propio idioma, el spanglish. "Listen palomo: You have to grab a muchacha y méteselo. That will take care of everything. Start with a fea. Coge that fea!", le aconseja el tío Rodolfo al protagonista de la novela para "resolver" su castidad.

Con esta manera de escribir, Díaz propone lo que denomina "un shift", que revela el peso de los hispanos en la cultura nacional y la importancia no sólo de hablar inglés, sino español. Prueba de ello es que en la cadena de librerías estadounidense Barnes & Noble sugieren un diccionario español/inglés a quienes compran la novela.

El spanglish o inglañol, en su definición básica, se refiere a la mezcla del inglés con el castellano y es consecuencia del intercambio cultural de los numerosos inmigrantes latinos que en las últimas décadas han llegado a tierra estadounidense. Estadísticas de la oficina del Censo de Estados Unidos revelan que el español es, después del inglés, el segundo idioma más importante y se habla en el hogar de más de 40 millones de habitantes. En el año 2050, los hispanos representarán 24,4% de la población total de ese país, lo que corresponde a alrededor de 102,6 millones de personas. Una cifra difícil de ignorar.

Los medios de comunicación son vitrinas de esta forma de hablar. Lo usan revistas como Latina, las cadenas de televisión Telemundo y Univisión, y cerca de 300 estaciones de radios hispanas de esa nación. También es usual en programas infantiles como Plaza Sésamo y Dora la Exploradora; en este último, la protagonista pasa del inglés al castellano inadvertidamente, pues algunos personajes del dibujo animado sólo saben hablar en español.

Bildin’ una lengua. Dos tipos de críticas son las más comunes frente a este fenómeno.

La de los investigadores que encarnan la posición de los miembros de la Academia de la Lengua de Estados Unidos y las escuelas universitarias de español, y la de los individuos de número de la Real Academia de la Lengua Española.

Los lingüistas del castellano en Estados Unidos observan en esta forma de hablar híbrida un ingrediente político. De acuerdo con el Atlas de la lengua española en el mundo (Editorial Ariel, 2007), es "una variedad de mezcla bilingüe que, desde un punto de vista sociohistórico, surge principalmente en el seno de un grupo étnico que se resiste de algún modo a la completa asimilación del grupo dominante".

Asume que el spanglish se construye a partir del castellano al introducírsele términos anglosajones sin traducir, o traducidos de forma incorrecta. Sin embargo, otros lingüistas lo consideran un idioma cuya base gramatical está en el inglés. Para Gerardo Piña-Rosales, director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, una institución a la vanguardia del estudio de este fenómeno lingüístico, "el spanglish disminuirá a medida que los hispanos tengan acceso a la educación, y gracias a ella puedan llegar a dominar bien su propia lengua y, por supuesto, el inglés".

El profesor de Cultura Latinoamericana en el Amherst College de Massachusetts, Ilan Stavans, que estuvo recientemente en Caracas para dictar unas charlas sobre el tema, está convencido de que la inmigración latina está cambiando la cultura estadounidense y que ello se refleja en el uso extendido del spanglish entre sus clases populares. Asegura que la aceptación de esta manera de hablar en la literatura culta demuestra que ha comenzado a pasar de la fase oral a la escrita y que podría convertirse en un nuevo idioma, a través de un proceso parecido al de la formación de las lenguas romances en la temprana Edad Media.

Los puristas de la Real Academia de la Lengua Española no comparten la visión de Stavans e incluso han llegado a calificarlo de charlatán, sobre todo desde 2003, cuando publicó Spanglish: The Making of a New American Language (Harper Collins). En el libro, el autor reúne 6.000 palabras en spanglish y traduce la primera parte de un libro fundamental del castellano, Las aventuras del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes.

Para Roberto González-Echeverría, profesor de la Universidad de Yale, es un problema de dignidad: el avance de una aberración del castellano (y del inglés) resta sobriedad a la cultura de los hispanos ante los ojos de la comunidad anglosajona, mayoritaria en Estados Unidos.

Al otro lado del océano Atlántico, las posiciones son inflexibles. El Diccionario de la RAE no reconoce ni la voz spanglish ni sus sinónimos; el Merriam-Webster, en cambio, lo aceptó en 1965.

Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española, niega la importancia de un fenómeno lingüístico semejante y lo describe como un "mito comercial" para dar poder a los hispanos y mostrar, a través de la herramienta cultural que ofrece el spanglish, una homogeneidad que no tiene, pues es tan diverso como las naciones originarias de sus hablantes. Por ello se habla del dominicanglish, el cubonish y el newyorican. Prefiere hablar de "un idioma que convive con otro y se influyen mutuamente".

No todos los españoles tienen prurito frente a esta forma de hablar. Para el filósofo catalán Eduardo Subirats, académico de la Universidad de Nueva York, la posición de la RAE evidencia una "administración torpemente centrada en los principios de vigilancia y castigo, por una parte, y la exaltación nacionalista por otra", posiciones que considera típicas de la derecha católica que aún rige la cultura de la península ibérica.

El ciberspanglish. En Latinoamérica, la discusión se centra más bien en la necesidad de defender el castellano del ciberspanglish, una forma de hablar, que aunque está desvinculada de las construcciones gramaticales del inglés, introduce términos de la informática en este idioma al castellano.

Luis Barrera Linares, individuo de número de la Academia Venezolana de la Lengua, indica que el préstamo de un idioma a otro no tiene que ver con que falten las palabras en castellano, sino que pocos se preocupan en buscarlas: "Le tengo más miedo a la anglobalización, porque ésta implica la imposición a través de Internet de una sola lengua hegemónica que controlará prácticamente todo el conocimiento.

No estoy en contra de la influencia del inglés en la cultura, pero creo que si queremos defender el poder cultural del español, hay que poblar la red con otras lenguas; si queremos defender el poder cultural del español, hay que hablarlo en línea".

11 de junio de 2010

LA SINTAXIS DEL CEREBRO

EL NACIONAL - Sábado 05 de Junio de 2010 Opinión/8

Opinión
La sintaxis del cerebro


SERGIO DAHBAR


sdahbar@hotmail.com


C ierta gente piensa que el cerebro es un país insospechado. Como el neurólogo Oliver Sacks. O el profesor universitario Josef Grodzinsky, quien asegura que las mujeres y los niños tienen más facilidad para aprender los idiomas. "Cuanto más utilizamos el mecanismo cerebral del encendido y apagado de una lengua, más fácil es hablarla".

Aprender un idioma es un divertido juego para un niño y una empresa interesante para los jóvenes, asegura
Grodzinsky , porque ambos consideran que equivocarse es parte del juego.

Y cuanto más se equivoca uno, más aprende.

"En cambio, el ego del macho dominante no puede soportar la cura de humildad que supone ser incapaz de expresarse; él, que está acostumbrado a dar órdenes, en el nuevo idioma no utiliza el encendido/ apagado y tal vez por eso contrata una secretaria obediente que hable inglés". ¿Reconoce al personaje? El profesor en Neurolingüística de la universidad canadiense de McGill y de la Universidad Autónoma de Barcelona, Josef Grodzinsky, sueña con retirarse a vivir frente al mar.

Aún no se lo permite.

Nació en la ciudad israelí de Haifa, fue profesor en la Universidad de Tel Aviv, pero ahora pero vive entre dos continentes, Canadá y España. Y ha investigado toda la vida cómo pasamos del pensamiento al habla en el cerebro. Una ruta de viaje tan fascinante como un road movie.

Como ocurre con todo neurólogo, cuando relatan casos pareciera que se refieren a galaxias desconocidas. Por ejemplo, cuando menciona el caso de un paciente que hablaba con elocuencia, pero se bloqueaba cuando le hacían cualquier pregunta. Así de fácil.

Las preguntas y las respuestas, alega Grodzinsky, son gestionadas por áreas diferentes del cerebro. "Es mucho más fácil declarar que responder y más cuando alguien está bajo presión".

Los ejemplos que utiliza Grodzinsky recorren la red. Los periodistas se fascinan con su discurso y las ideas que echa a correr su cerebro hiperactivo.

Numerosos blogs recogen sus estudios porque parecieran anunciar descubrimientos fascinantes en un territorio cercano a la ciencia ficción.

Hay gente que no puede responder porque sufre una afasia, consecuencia de un ataque cardíaco que afectó la zona de las respuestas en el cerebro, pero eso no le impide ser brillante emitiendo largas sentencias.

Hay casos y casos. Pacientes capaces de decir: "Yelitza toca a Yorman" pero incapaces de formular: "Yelitza es tocada por Yorman", porque la voz activa y la pasiva son gestionadas por diferentes sectores del área cerebral de Broca, donde se localiza el lenguaje. "A este paciente un ataque le había dañado el punto de la voz pasiva, pero la de la activa funcionaba bien".

Grodzinsky refiere los alcances de la resonancia magnética funcional (FMRI), que permite obtener imágenes del cerebro en actividad, mientras piensa, mira, oye, calcula, habla o lee.

"Algunos científicos creen que pronto llegaremos a la neurología inversa, es decir, que podremos predecir el comportamiento viendo esas imágenes del cerebro en actuación. Ya sabemos al ver esas resonancias que gasta más energía la persona que hace las preguntas que quien las contesta. Y que cada idioma ocupa una zona diferente del cerebro".

A Grodzinsky le interesan las diferencias individuales en el modo de hablar. Cuando advierte a alguien que pronuncia mal las rr, por ejemplo, trata de caracterizar el error y saber si es relevante. "Los neurólogos y los lingüistas tienen que trabajar juntos si quieren entender cómo piensa y habla un ser humano".

El segundo objetivo que busca este catedrático de investigación neurolingüística, que suele pasar hasta 2 y 3 semanas en su casa sin salir, con una temperatura exterior de 25 grados bajo cero, es trazar el mapa de la sintaxis en el cerebro.

"Sabemos, al haber estudiado a esos afásicos, que cada función tiene su lugar en el cerebro. Si supiéramos localizarlo, descubriríamos el misterio de la formación de una frase.

Así sabríamos si nacemos con la capacidad de hablar o la aprendemos".

Grodzinsky lo sabe y lo repite una y otra vez: Comprender la relación pensamiento/lengua es la próxima gran frontera de la ciencia. Para lograrlo hace falta que se derrumben los muros de los corporativismos y que todos los especialistas trabajen juntos: neurólogos, lingüistas, psicólogos, filósofos Ahí está el detalle.