Capítulos

22 de julio de 2017

"Tierra de Gracia"

Comentarios,  testimonios, anécdotas, hechos destacados o simples opiniones, de gente con méritos para ostentar título de mayor -sin importar la edad-, pero tomando en cuenta la altura de sus contribuciones para redondear percepciones de oportunidades y problemas que se atraviesan en la vida diaria de cualquiera.

En el suplemento "Experiencias Mayores", de la revista "Estamos en el Aire", nuestro deseo es que la discusión planteada crezca  con la participación de los seguidores invitados a conectarse a a las 4:30 de la tarde, cada sábado, por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, llamar a los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, o aquí en www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

La música del suplemento esta vez será un tema que hace años es oración de los venezolanos en las encrucijadas, y que se escucha en marchas y emisoras de radio, haciendo coro multitudinario a una pieza de Yordano Di Marzo, que sirve de aliento en la lucha que no cesa porque “Algo Bueno tiene que pasar”…


“EXPERIENCIAS MAYORES”  se refiere este sábado a la etiqueta “TIERRA DE GRACIA”, con la que se ha nombrado en muchas ocasiones a Venezuela, y al supuesto destino afortunado que desde entonces encerraría la ocurrencia de Cristóbal Colón, durante su  tercer viaje, alrededor del 5 de agosto de 1498, al  llegar a Macuro, en la parte baja de la punta suroriental de la península de Paria. Ciertamente  ya van más de cinco siglos de malas y de peores, pero también salpicados de cosas buenas que el pueblo se ha ganado con sus luchas sin cansancio, frente a malhechores de variada calaña que aparecen de pronto como pestes en su historia.






Entre las cosas buenas recientes, ya en la historia de las hazañas populares, es necesario hoy y siempre el mantener viva la alegría, el compromiso y la clara determinación de siete millones y medio de venezolanos que el pasado domingo salieron de sus casas  a rechazar de forma ordenada, pacífica y pública el acoso dictatorial del régimen que da la espalda a las normas de bienestar, progreso y libertades para la mayoría. Aquí dentro, y en el mundo entero, es muy grande la admiración por ese acto de desobediencia civil, récord continental  debido a su enorme dimensión  a pesar de los pocos recursos y tiempo para celebrar esa jornada. La inmensa luz del pasado 16 de julio se ha convertido en el faro que iluminará cada trecho del camino por delante. 

Las nuevas bases para recuperar el entendimiento se están haciendo más sólidas desde entonces. Solo tres días después, los factores de oposición agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática se comprometieron a conformar un gobierno de unión nacional como objetivo para alcanzar justicia social, atacar la crisis humanitaria por falta de medicinas y alimentos, el problema de la inseguridad por la delincuencia desbordada, y garantizar la gobernabilidad del país en caso de que se logre la salida del presidente Nicolás Maduro del poder. Elecciones primarias sin reelección inmediata para elegir al candidato reemplazante, naturaleza civil preponderante, se mencionaron igualmente como condiciones complementarias de los avances por alcanzar.

Al quinto día, vino la sesión especial de la Asamblea Nacional donde se juramentó a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que harán relevo indispensable para que haya  un futuro de progreso y oportunidades para todos, donde tengamos una justicia al servicio de los venezolanos, donde todos seamos iguales frente a la ley…, según lo expresó el diputado Julio Borges, presidente del Parlamento. Ellos deberán poner fin a la justicia parcializada, amañada y cuartelaría con la que ahora se acosa a quienes piensan diferente a la minoría en el poder.

Desde el mediodía de este sábado, los venezolanos volvieron a la calle, en esta ocasión para expresar respaldo a los treinta y tres magistrados recién juramentados tras comprobar  requisitos de calificaciones profesionales e imparcialidad necesarios para ser miembro legítimo del máximo tribunal.


Pero, lamentablemente, las celebraciones están suspendidas por duelo porque por otra semana, el número de asesinados y heridos así como de presos políticos incomunicados continua creciendo entre los manifestantes pacíficos, por acción de los agentes de la represión, y de los grupos armados paramilitares que igualmente integran los combos de brutalidad Siglo XXI, en estos territorios que están por recuperar su status predominante de “Tierra de Gracia”. 

   
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario