Capítulos

28 de septiembre de 2016

TERAPIAS DE TUMOR MALIGNO, por Josué D. Fernández (*)

La lesión que hoy padece Venezuela encaja bastante en la sintomatología de tumor maligno, propagado además a órganos fundamentales. De los cinco componentes de su ADN constitucional, cuatro muestran prominentes desórdenes fisiológicos, y solo uno de ellos, la Asamblea Nacional, se mantendría resiliente pero con alarmantes signos de debilitamiento, provocados por el acoso indetenible de ese entorno.

Para el diagnóstico del tumor maligno aquí referido, se prescinde de comprobaciones complementarias a través de rayos “X” o análisis de sangre, porque los desarreglos se registran en ataques continuados que se cuentan por años, contra el mapa de funcionamiento o carta originaria, en especie de suicidio de células enfermas que arrastran igualmente a las más vulnerables, todavía sanas.

Cuando se presentan estados parecidos en los individuos,  desde temprano sobran recomendaciones de expertos y curanderos en intento apurado por salvar la vida del enfermo, a través de terapias químicas, radiológicas, o alternativas naturales como néctares de tomate de árbol, guayaba, capsulas de guanábana o graviola, y  otras de sanaciones holísticas. 

Sin embargo, en el caso del país perforado de tumores, priva la confusión y la indeterminación sobre los métodos a emplear para su salvación


La constante descalificación de iniciativas terapéuticas para aliviarle padecimientos al país, ha obligado a descontinuar algunos tratamientos medianamente aplicados, antes de valorar las recuperaciones logradas. Sin razones claras, de la batería de opciones se excluyen componentes, mientras se sigue arriesgando  la existencia de cerca de 31 millones de venezolanos, que desfallecen privados de alimentos, medicinas, y de las libertades esenciales para su mayor bienestar. Aún no se conoce por ejemplo, el por qué se ha descartado el proyecto de convocatoria de  Asamblea Constituyente que también marcó el origen de la era patológica, o el plan a seguir para hacer valer las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional, o la comprobación definitiva de la sospecha de nacionalidad impropia del primer relevista.

La lista de intentos fallidos para tratar a la Venezuela plagada de tumores malignos, según se insiste a diario incluye métodos pacíficos y democráticos expresados en marcha gigantesca para forzar la renuncia del Presidente de la República –“la cual aceptó”–, abstención electoral, plazas tomadas por militares desertores, manifestaciones ante embajadas y organismos internacionales, cacerolazos, huelgas de hambre estudiantiles de labios cosidos, protestas de gremios, entrega voluntaria de disidentes, leyes formales para detener atropellos de los poderes públicos sometidos al Ejecutivo, recolecciones de firmas, “guarimbas”, cierre de calles y avenidas, y montones de lemas como “va a caer”, “salidas” y etcéteras.


Por su parte, si no fuera suficiente la represión a fuerza de bombas, granadas y peinillas para sofocar esas manifestaciones “pacíficas y democráticas”, las células indeseables se reponen en el corto plazo con la ayuda de cómplices transnacionales. Luego, en renovadas escaramuzas se hacen leyes ventajistas a la medida, con jueces mercenarios y testigos “estrellas”, e inventan organismos paralelos, o  se quita presupuesto a instituciones producto de elecciones. Hay burla constante a lo que el pueblo logra rescatar mediante el voto, el cual le dejarían ejercer a la conveniencia oficial, en cuanto a fechas, circuitos, y registros electorales.


La lección del tratamiento de tumores malignos mediante diversas terapias con programación consecutiva, -sin descartar ninguna-, y hasta reciclándolas si fuera necesario, merece prioridad si lo que se desea es devolver la salud institucional de Venezuela cuanto antes, en vez de preparar terreno a quienes calculan el “cómo te quito para ponerme yo”, con el menor riesgo añadido.

2 comentarios:

  1. Felicitaciones Josue, tu comparación es bastante clara y asertiva. Me parece excelente. No entiendo,¿dónde andan? Pues, Marisa debe acompañarte, como siempre. Te enviaré a tu correo, unas reflexiones mías sobre la hiper crítica de los compatriotas a las acciones de la MUD. Saludos, solidarios y afectuosos,para ambos, Gloria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Gloria gracias por tu distinción al leerme y comentar los escritos. Marisa conmigo para arriba y para abajo. Ahora estamos en Caracas. Pendiente de la remesa a mi e-mail. Abrazos grandes.

      Eliminar