Capítulos

7 de marzo de 2016

DR. HUMBERTO FERNANDEZ-MORÁN VILLASMIL (Maracaibo, Venezuela, Feb. 18 19241999, Mar. 17, Estocolmo, Suecia)

DESTACADOS RETAZOS BIOGRÁFICOS A PROPÓSITO DEL ENSAYO CORTO
“CHICAGO-PUERTO CABELLO ‘66”, de Josué D. Fernández A., en 

El Dr. Humberto Fernández-Morán (close-up), al recibir del presidente del comité pro graduación y autor de este Blog, Josué Fernández, el diploma que lo acreditó como padrino de la promoción de bachilleres en ciencias de 1966 del liceo “Miguel Peña” nocturno, de Puerto Cabello



El título del Dr. Humberto Fernández-Morán fue el de “Professor A. N. Pritzker of Biophysics" y Director de la División de Ciencias Biológicas y de la Escuela Pritzker de Medicina. Comenzando en 1962, concibió y desarrolló el Ultramicroscopio Electrónico de Alta Resolución. “Un aporte realmente trascendental para la ciencia”. En esa universidad recibió la alta distinción de profesor vitalicio. El nombre del científico aparece al lado de Albert Eistein, quien le auparía en Princeton (EE:UU.) en 1946, para que atendiera estudios de especialización en Suecia. Luego en 1967, al recibir el Premio John Scott, se le asoció al de otros ganadores anteriores, como Jonas Salk por la vacuna antipoliomielítica, a Marie Curie por el descubrimiento del Radio y la determinación de sus propiedades radiactivas, a Thomas Edison por la lámpara incandescente y a Alexander Fleming por el descubrimiento de la penicilina. Se menciona que la cuchilla de diamante le valió a Fernández-Morán ese Premio, convirtiéndose en el único latinoamericano con dicho galardón.

En Febrero de 2015, la Agencia Venezolana de Noticias (“AVN”) escribió que Fernández-Morán fue investigador principal del Proyecto Apolo 11 de la Nasa en los Estados Unidos, país que le propone ser nominado al Premio Nobel, el cual rechaza para mantener su nacionalidad venezolana, puesto que para la nominación debía aceptar la ciudadanía norteamericana.

Según “AVN” igualmente, “después de su muerte, ocurrida en Estocolmo el 17 de marzo de 1999, el gobierno venezolano pidió a la familia de Fernández-Morán traer sus restos al país y también conferirle los respectivos honores por su obra, pero no fue posible. Sus restos fueron cremados y sus cenizas reposan hoy en su segunda patria, Estocolmo, Suecia”. De veracidad dudosa sin embargo, porque en versión del diario “La Verdad”, en junio de 2012, se indicaba que la fosa de Humberto Fernández-Morán, estaría “enmontada” en  el cementerio “El Cuadrado” de Maracaibo,  y que Tito Fernández, hermano del médico -que vive en Caracas-, habría explicado en esa fecha que “Yo no estoy allá, no sé decirte qué pasa. El tiempo que tengo sin visitar el cementerio no tiene nada que ver con que esté enmontado. Allá todas las tumbas están enmontadas, señorita. Si la alcaldía o la gobernación limpia, pues se lo agradecería". 

En Venezuela, ocupó el Sillón XXVI de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales y fue designado en su honor el departamento de Biología Estructural Humberto Fernández-Morán, creado en 1997 por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).

Para la cita con los estudiantes porteños de bachillerato, Fernández-Morán era aludido por los menos neófitos en materia científica como el fundador en 1954, junto con otros, del Instituto Venezolano de Investigaciones Cerebrales (INVIC, hoy IVIC) en Altos de Pipe, estado Miranda. “Estableció allí el primer reactor atómico de América Latina y el primer centro científico tecnológico del continente. Logró reunir una comunidad científica interdisciplinaria que, atendiendo problemas de orden nacional y regional desarrolló programas de formación académica para investigadores”, según lo reporta el periodista zuliano Julio Fernández León, en una de sus biografías.




No hay comentarios:

Publicar un comentario