Capítulos

3 de diciembre de 2015

El paraíso perdido: “el Paraíso se encuentra, vive y respira en nosotros mismos”

A propósito del 2015 que se apaga y de radiantes amaneceres por llegar, con la reposición para los lectores de www.comunicadorcorporativo.blogspot.com de este escrito de Rodolfo Izaguirre, publicado en “El Nacional”, va atado nuestro saludo de navidad y año nuevo, y mejores deseos porque  LA LUZ perviva en familiares, amigos y conocidos.
El paraíso perdido
RODOLFO IZAGUIRRE29 DE NOVIEMBRE 2015 - 12:01 AM
Izaguirre_0_746325596.html

Para Giuseppe y Jenny


Se dice que encontraremos el paraíso perdido solo después de haber alcanzado y conocido “lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande”; lo que, a su manera, proponía William Blake ya avanzado el siglo XVII: “Para ver un mundo en un grano de arena y un paraíso en una flor silvestre sostén el infinito en la palma de la mano y la eternidad en una hora”.
También se asegura que para llegar a él se precisa recorrer un camino que conduce a un centro místico desde donde brotan ríos esenciales y en la plaza mayor, más allá de cualquier latitud u horizonte conocido, hay un palacio dorado donde vive y reina un príncipe cubierto de polvo de oro y creemos hallarlo allí, pero mientras lo buscamos nos extraviamos y sucumbimos, perecemos en rumbos ajenos, en florestas hostiles sin percatarnos de que el Paraíso se encuentra, vive y respira en nosotros mismos y por torpeza e ignorancia emprendemos su búsqueda, infatigable e infructuosamente, en lugares inalcanzables porque se nos hace difícil, por no decir imposible, sostener el infinito en la palma de nuestra mano. Y en nuestros confusos e intermitentes ramalazos de claridades rastreamos por toda la geografía humana las llaves de la memoria y la rosa del conocimiento sin saber ¡que las llevamos dentro! ¡Es tan poco lo que sabemos de nosotros mismos, entrabados como estamos por el orgullo y la vanidad de creernos necesarios e indispensables! Recorrer con humildad senderos espirituales puede conducirnos al paraíso pero el paraíso también puede estar en el cuerpo de la mujer o en la apostura del hombre y podemos encontrar en esos cuerpos deleites y desilusiones, ascensos y caídas, palacios de oro y la eternidad en una hora. Se dice, también, que el “descanso semanal” es una imagen temporal del paraíso.
En 1667, John Milton describió la caída de Adán y la precipitación del conocimiento en las profundidades de la materia entrelazados con la rebeldía de un ángel resplandeciente y luminoso que, al caer junto con nosotros, fue obligado a cambiar su nombre de Luzbel por el de Satanás y su radiante hermosura se transformó en un ser deforme y abominable, pero tan astuto que ha sabido reinar con persistente encono sobre toda la faz de la Tierra oculto tras la cruz del cristianismo; exponiendo dogmatismos brutales entre las páginas delMein Kampf, del manual marxista estalinista de Plejánov, del Libro Rojo de Mao o los “pensamientos” del Che Guevara y, hoy, de las feroces, despiadadas e inventadas entrelíneas del Corán y la ominosa preparación de una terrorífica guerra santa, una tercera guerra mundial abominable porque el enemigo sería el kamikaze musulmán indetectable que puede estar a tu lado, nacido en tu país y apoyado en un tecnología cada día más peligrosa en la medida en que contribuye a arrasar el mundo mediante la inmolación.
Comparado con el submundo larvario y bolivariano en el que me abismo y me obligo a subsistir, me pregunto si aquella cuarta república que me vio nacer y hacerme el hombre que soy, imperfecto por ser humano pero democrático en mis comportamientos, no sería el paraíso de las ilusiones que perdí cuando la república cayó al vacío desde el momento que se escuchó una voz ordinaria decir: “¡Por ahora!” anunciando, sin que nos diéramos cuenta, una catástrofe mayor que nuestra propia caída a las profundidades del desacierto político, a la fosa del estrepitoso fracaso económico, la intolerancia social, los acosos al lenguaje, al conocimiento y a la vida cultural.
Perder el paraíso para el venezolano de la hora actual significa abandonarse, pervertirse, tropezar dentro de una quincalla ideológica y contaminarse; caer en la confusión y alimentar el desinterés por lo humano, es decir, por el carácter sagrado de su vida. Aceptar la indignidad de un régimen perverso y autocrático. ¡Abrazarse a la ignominia! ¡Llenar el corazón y el alma de desencantos y desolaciones y ser expulsado nuevamente del paraíso!

19 de octubre de 2015

PROGRAMA AVANZADO EN COMUNICACIONES ESTRATÉGICAS OCTUBRE 2015

CORPORACIONES Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL

 U.A.M. VALENCIA



Testimonios fotográficos de mi complacencia como docente del Programa Avanzado en Comunicaciones Estratégicas, durante Octubre de 2015, encargado del Módulo IV sobre "Corporaciones y MCS", gracias a la iniciativa de la Universidad Arturo Michelena de Valencia, Carabobo.



Ysamar Galíndez, Nathalie Bravo, Daniel García, Getzemaly Berbecía y Yanetsi Colmenares.
Neyla Campos, Eucaris Ponte , Ana Albornoz, Williams Zambrano

José Miguel García, Joselyn González, Milagro Torres, Luis Acuña y Nicolás Brizuela.
       Daniela Chirinos, Marja Cicero, Alejandra Espinoza, Gabriela Espinoza y María Elsa Bastidas.

13 de septiembre de 2015

"No existe familia perfecta": Papa Francisco


Con motivo de la visita del Papa Francisco a Quito, Ecuador, del 5 al 8 de julio de 2015, en el palacio presidencial de "Carondelet"  se extendió una alfombra compuesta de centenares de miles de rosas ecuatorianas naturales, y se exhibió un busto de S.S., delante de los cuales fuimos obsequiados con una fotografía oficial, que siempre agradeceremos. 

A principios de año, con la celebración de la Jornada Internacional de la Comunicación Social, el diario español "ABC" publicó el mensaje de Francisco sobre la familia y el perdón, puntualizando que «el seno materno que nos acoge es la primera «escuela» de comunicación, hecha de escucha y de contacto corpóreo», pues allí «comenzamos a familiarizarnos con el mundo externo en un ambiente protegido y con el sonido tranquilizador del palpitar del corazón de la mamá».

Tomando un pasaje de «La Alegría del Evangelio», el documento programático de su pontificado, Francisco recuerda que «la familia es el lugar donde se aprende a convivir en la diferencia», donde se descubre que hay distintos sexos, generaciones, tareas y gustos que hay que armonizar.

Muchas veces es difícil, y hay que saberlo de antemano. Según el Papa, «no existe la familia perfecta, pero no hay que tener miedo a la imperfección, a la fragilidad, ni siquiera a los conflictos». Al contrario, «hay que aprender a afrontarlos de manera constructiva. Por eso, la familia en la que, con los propios límites y pecados, todos se quieren, se convierte en una escuela de perdón».

Después de invitar a aprender mucho de las familias con discapacitados, y a enseñar a los hijos a no sembrar cizaña hablando mal de otras personas, el Papa aborda el creciente papel que juegan en el hogar «los medios más modernos de comunicación, irrenunciables para los más jóvenes», en alusión a los teléfonos móviles, tabletas, ordenadores, videojuegos, etc.
Francisco advierte que, paradójicamente, disminuyen la comunicación si se usan «para sustraerse de la escucha, aislarse de los demás y saturar cualquier momento de silencio». En cambio, la favorecen «si ayudan a contar y compartir, a permanecer en contacto con quienes están alejados, a agradecer y a pedir perdón».

En la presentación del mensaje a la prensa, el arzobispo Claudio Maria Celli, presidente del Pontificio Consejo de Comunicaciones Sociales, alertó frente al «gran riesgo de que el niño o el adolescente se encierren o se aíslen en el ‘mundo virtual’, reduciendo su necesaria inserción en la vida real de todos los días».

Refiriéndose al diluvio de información sin análisis ni contexto que vuelcan los medios, el Papa señala que «el desafío que hoy se nos propone es, por tanto, volver a aprender a narrar, no simplemente a producir y consumir información».

Francisco advierte que «los medios de comunicación tienden en ocasiones a presentar la familia como si fuera un modelo abstracto que hay que defender o atacar, o una ideología de unos contra la de otros». Es, en cambio, «una realidad concreta que se ha de vivir, un espacio donde todos aprendemos lo que significa comunicar en el amor recibido y entregado».

El Papa se despide afirmando que «la familia más hermosa - protagonista y no problema-, es la que sabe comunicar, partiendo del testimonio, la belleza y la riqueza de la relación entre hombre y mujer, y entre padres e hijos». Ese es el modelo, y «no luchamos para defender el pasado, sino que trabajamos -con paciencia y confianza, en todos los ambientes en que vivimos cotidianamente-, para construir el futuro».

En otra versión de esas palabras, en las redes sociales se ha escrito:

 "No existe familia perfecta. No tenemos padres perfectos, no somos perfectos, no nos casamos con una persona perfecta ni tenemos hijos perfectos. Tenemos quejas de unos a otros. Nos decepcionamos los unos a los otros. Por lo tanto, no existe un matrimonio saludable ni familia saludable sin el ejercicio del perdón. El perdón es vital para nuestra salud emocional y sobrevivencia espiritual. Sin perdón la familia se convierte en un escenario de conflictos y un bastión de agravios. Sin el perdón la familia se enferma. El perdón es la esterilización del alma, la limpieza de la mente y la liberación del corazón. Quien no perdona no tiene paz del alma ni comunión con Dios. El dolor es un veneno que intoxica y mata. Guardar una herida del corazón es un gesto autodestructivo. Es autofagia. Quien no perdona enferma físicamente, emocionalmente y espiritualmente. Es por eso que la família tiene que ser un lugar de vida y no de muerte; territorio de curación y no de enfermedad; etapa de perdón y no de culpa. El perdón trae alegría donde un dolor produjo tristeza; y curación, donde el dolor ha causado enfermedad".

 Papa Francisco.



12 de mayo de 2015

¿Radical yo, Luis Vicente?


 ORLANDO VIERA-BLANCO|  EL UNIVERSAL
martes 12 de mayo de 2015  12:00 AM

(A los lectores de comunicadorcorporativo.blogspot.com, de seguida repetimos una opinión necesaria para comprender a quienes luchan por una verdadera libertad)


¿Cómo hubiesen llamado a Gandhi, Mandela o Winston Churchill, por luchar por la libertad, la paz y la prosperidad  de sus pueblos?  Muchas de las vedettes demoscópicas,  apelando a sus "mediciones" y cualidades para explicar el presente y anticipar el futuro, no dudo los hubiesen etiquetado de "radicales", por ser  los padres de históricas movilizaciones que cambiaron al mundo. Ellos no pensaban electoralmente sino generacionalmente. En ese sentido, quiero ser radical.

Al ser invitado a un programa de TV, la producción -entre otros temas- quería propiciar un debate entre Luis Vicente León y este columnista. Nuestro trabajo en El Universal "Los datanalíticos de pura paja" (28/4/15), levantó caña. En momentos que se avecinan parlamentarias, era bueno revisar si este evento comporta realmente el l'état de la question, en un país donde más importa cargar con la harina PAN que atender al chofer herido o muerto que la transportaba... Luis Vicente respondió con acritud: "Con‎ Orlando no voy a discutir porque yo -no debato con radicales" -sic-. Pues nada amigo mío, si no podemos conversar democrática y libremente a través de un medio que tanto os gusta, hagámoslo por esta vía. Ambos seguimos en casa. Comencemos por decir que ganar o no la AN, no cambiará para nada lo que padecemos en Venezuela. Mi preocupación es aportar más en lo ciudadano. Es despolarizar nuestra sociedad e impulsar un nuevo liderazgo que posibilite la reconstrucción del país, en un clima de concertación, no violento. Es el uso de los sondeos, no para espetar de radicales a María Corina, López, Tovar Arroyo o a un servidor, por promover la libertad, la democracia real, esa que se viste de tolerancia, de separación de poderes, alternabilidad o al decir de Churchill "de capacidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás". Mi frustración Luis Vicente, os confieso, es que habiendo transcurrido tres largos lustros de la peor crisis moral, social, política y económica que haya vivido la República, aún tenemos una sociedad dividida, sin que un 80% de rechazo al Gobierno pueda ser capitalizado por una alternativa de poder empática, merecida y construida desde un consenso-país.  Mi visión es que las encuestas sirven para explicar el fenómeno, el clivaje político (anclaje), pero no para resolverlo.  Mi llamado a los demoscópicos es que  hagan sus mediciones, incidan sobre la opinión pública, pero no la condicionen, ni la confundan. Encuestador no es presentador. Respeten a los actores políticos, no pretendiendo Uds. serlo. Y si quieren ser presidentes, apártense del oficio de censores. Sincérense. No tilden de fanáticos a quienes protestan; a nuestros estudiantes, a quienes sacrifican sus vidas y su libertad, por defender tus derechos. Quizás no da votos, pero sí dignidad.

La encuesta es un instrumento de investigación utilizado para diagnosticar un fenómeno, conocer la opinión de los ciudadanos o la percepción que se tiene sobre algún hecho o acción, representando una "fotografía" válida en un momento y espacio determinado. Pero es efímera. La política y el liderazgo por su parte, tienen vocación de permanencia. Sus ideales son profundos y universales. Mandela dijo que "los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo". Expresión que cataliza el valor superior del liderazgo político. No es un tema de medir si una marcha, o Brito, o una madre haciendo huelga de hambre por salvar a su hijo, es un acto "productivo". Gandhi decía que "si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo", por lo que la gente tiene derecho a arriesgar, apelando a su más profundas convicciones morales, amén de lo que piense la sacrosanta opinión pública. En momentos de pérdida y dolor, no importa cualquier atrevimiento."Quisiera sufrir todas las humillaciones, todas las torturas, el ostracismo absoluto y hasta la muerte, para impedir la violencia". También lo dijo Gandhi y lo cito mil veces, porque "las citas cuando quedan esculpidas en nuestra memoria, nos sugieren pensamientos originales". No por su decir, Gandhi, Mandela o Churchill, fueron radicales. Por el contrario, fueron reconocidos como los valientes de la historia, siendo que sus principios superaron la borrachera y la resaca de cualquier encuesta.

Sartori (1998) señaló que las encuestas son volátiles. Aproximaciones, bocetos, mapas en busca de un territorio, pero no hacen el territorio mismo. Es la humildad y el perdón, lo que como polvo, se desliza en el alma de los pueblos y vence el miedo. Andrés Valdez, (Ventajas y desventajas de las encuestas), alerta que "Lo ideal no solo es contar con una buena "fotografía," sino con la "radiografía" que posibilite tomar las mejores decisiones políticas. Y el debate en libertad, es la luz que enciende esa radiografía. Sin encono LV. Como nos enseña el maestro Mahatma: "No dejes que se muera el sol sin que hayan muerto tus rencores". Ese es el ejemplo que debemos dar: cesar la aversión y la prepotencia, variables que no miden las encuestas. Salut
!

vierablanco@gmail.com

29 de enero de 2015

Prohibido hablar

LUIS UGALDE |  EL UNIVERSAL
jueves 29 de enero de 2015  12:00 AM

Es curioso, el presidente de la Asamblea Nacional, desde el foro democrático creado para debatir y aportar propuestas diversas a la solución de los problemas del país, fue quien primero saltó diciendo que la Conferencia Episcopal no tiene derecho a opinar sobre la situación nacional hasta que no se inscriba como partido político. Fue el mismo quien llevó a prohibir que los partidos no controlados y sumisos presidan una comisión parlamentaria, y que se inhabilite a los diputados que no le agradan y a todo partido que no esté de acuerdo con las políticas gubernamentales lo acusan de subversivo y de estar a las órdenes del imperio, solo por el hecho de no creer que el gobierno que tenemos lo está haciendo muy bien dentro de un modelo envidia del mundo. Los obispos no tienen derecho a decir, como lo han hecho:

 ­Que "la violencia social es cada vez peor" y que la "crisis de inseguridad es intolerable".

 ­Que tenemos "una deuda externa gigantesca", "inflación desbordada", "desabastecimiento de productos básicos", "empobrecimiento de amplios sectores de la población", "corrupción administrativa" e "ineficacia de las medidas y planes que está aplicando el Gobierno Nacional para enfrentarla".

Que "la causa de esta crisis general es la decisión del Gobierno Nacional de imponer un sistema totalitario y centralista" que "atenta contra la libertad y los derechos de las personas y asociaciones". Los obispos mientras no se inscriban como partido no pueden decir que "el diálogo es la vía indispensable para lograr la concertación y resolver los graves problemas de nuestro país", ni que " los "líderes de los diversos sectores políticos, empresariales, laborales y culturales deben participar en la solución de dichos graves problemas". Les está prohibido decir que "los líderes de la oposición están en la obligación de presentar un proyecto común de país y trabajar por el bien de Venezuela, superando las tentaciones del personalismo", que "el estamento militar debe actuar con la imparcialidad postulada en la Constitución" y "que cada uno de nosotros, como ciudadanos, tiene responsabilidades políticas que no puede delegar". Que "el sistema económico que está imponiendo el Gobierno Nacional es, a todas luces, ineficaz" y que "Venezuela necesita un nuevo espíritu emprendedor con audacia y creatividad y que es urgente estimular la laboriosidad y la producción dando seguridad jurídica y fomentando empresas eficientes, tanto públicas como privadas". No están autorizados los obispos para decir que "esta crisis nacional no será resuelta en su totalidad sin una renovación moral y espiritual que lleve a líneas concretas de acción", ni a pedirnos que "rechacemos la injusticia, la corrupción y la violencia como males morales que hunden al país, y que vivamos de acuerdo al proyecto del Reino de Dios predicado por nuestro Señor Jesucristo".

Los obispos que se callen esas y otras opiniones y orientaciones sobre el país, pues no se inscribieron como partido político. Y que los partidos políticos también guarden silencio, pues si no están de acuerdo es porque son agentes golpistas del imperio.
Ya sabíamos que a las dictaduras de derecha y de izquierda, desde Franco y Pinochet hasta Stalin, les gusta que la Iglesia los bendiga y alabe o se someta y calle. O si no los callarán ellos asesinándolos, como ocurrió con Monseñor Romero por pedir a los militares, en nombre de Dios, que dejen de matar campesinos.

Defender la vida y la dignidad de los venezolanos y sus derechos humanos es una obligación de todo seguidor de Jesús de Nazaret. No es una opción, sino una obligación llamar a la conciencia de los venezolanos a "defender activa y firmemente nuestros derechos y los derechos de los demás y exigir el respeto a las condiciones necesarias para una convivencia nacional justa, pacífica y provechosa para todos". Parece que todo eso es fácil de entender. ¿Será que el presidente de la Asamblea Nacional confunde la República con un cuartel?
No es necesario preguntarse por qué la inmensa mayoría de los venezolanos aplaude y agradece la valentía y claridad de los obispos, justamente porque no están inscritos en un partido político para defender al gobierno, ni para atacarlo. La palabra de Dios no es para formar serviles ante los poderes, sino para despertar conciencias en defensa de la vida y una convivencia política y social de justicia, de paz y de amor.

fernandamujica@gmail.com

25 de enero de 2015

“libre comunicación de pensamientos y opiniones”


Comunicación y poder
ANTONIO PASQUALI
25 DE ENERO 2015 - 12:01 AM
La feroz matanza perpetrada en la redacción de un irreverente semanario parisino, y la inmensa concentración humana de rechazo que le siguió: casi 5 millones de franceses (el triple que el día de la Liberación en 1945) con 50 jefes de Estado, primeros ministros y ministros de todas partes, debe incitarnos a serios análisis conceptuales y de conducta, no solo porque nada de la humana familia nos es ajeno, sino porque padecemos en carne propia una  versión soft pero tenaz, y por colmo gubernamental, de aquella misma  intolerancia hacia el libre y diverso decir, hacia la resistencia racional y democrática a dogmas y hegemonías.
La intolerancia, esa violencia moral que “retrasa el progreso manteniendo en vida la tortura y masacre de inocentes” (Marcuse, 1965), privilegia hoy de víctimas a quienes ventilan y denuncian con pluralidad de criterios los abusos de poder. ¡Trágica paradoja de esta era de las comunicaciones! Ser comunicador se ha vuelto doquiera una profesión hasta mortal (66 asesinados en 2014). Sin ir lejos, en el vecino país mártir, Colombia, se han matado en  35 años a 142 periodistas; entre ellos aquel Guillermo Cano de El Espectador, asesinado en 1986 por los narcos y hoy epónimo de un Premio Mundial a la Libertad de Prensa de la Unesco. En esa ocasión los medios colombianos decidieron publicar idénticos y anónimos editoriales antinarco; una astucia valiente en la que parecieran haberse inspirado los 12 periódicos del Quebec francófono que reprodujeron juntos una de las caricaturas de Mahoma que le costara la vida a los colegas de Charlie Hebdo
Roberto Saviano, el escritor perseguido por la camorra, escribió en los días álgidos, con pesimismo, que a falta de adecuadas reacciones “nos veremos en la próxima masacre”, pero Patrick Pelloux, escapado de milagro de la muerte, exclamó: “Toda esa humanidad reunida por la libertad de expresión… es sin duda el primer día de algo”. Y lo fue.
¿Por qué la “libertad de expresión”, en fórmula anglosajona, o la “libre comunicación de pensamientos y opiniones”, como dice con más pertinencia la “Déclaration” de 1789, han pasado a ser la piedra de toque de nuestros derechos individuales y sociales; por qué concitan hoy a tantos millones en su defensa; por qué hasta la Iglesia romana afirma ahora que su nueva doctrina de la libertad religiosa es “tan fundamental como la libertad de expresión”? Por una razón filosófica y otra política. Por un lado, sabemos que comunicarnos es la condiciónsine qua non de nuestra relacionalidad con el semejante, que toda forma de convivir es un derivado del modo de comunicar que predomina, y quien obra por desfigurar o hegemonizar sus espontáneos, libres y plurales flujos y contenidos busca alterar en su favor nuestros libre albedrío, relacionamientos y modelos sociales. Por el otro, la historia ratifica que solo hay democracia allí donde los ciudadanos, informándose recíproca y libremente, generan a flujo continuo y sin impedimentos una genuina opinión pública, OP, autorregulada y no manipulada, pluralista y contralora de los vicariales poderes públicos. Mantener en vida una libre OP es hoy imperativo categórico en democracias que dejaron atrás sus revoluciones y kaisers, soviet y fascismos, nazismos, caudillos, ayatolás y coroneles golpistas manipuladores del poder mediático, enemigos del comunicar libre y por eso ontológicamente antidemocráticos y despóticos, como en el caso nacional.
Sobre contenidos: la tragedia francesa confirma que el fundamentalismo es particularmente intolerante a la sátira mordaz que deja en ridículo la seudoseriedad de los tiranos de toda pelambre. En Venezuela, país gobernado por demodés y patéticos egresados de las vetustas escuelas cubanas de intoxicación ideológica, hay buena sátira (acosada) pero sin masa crítica. Falta estigmatizar menos ocasionalmente las incontables ridiculeces y crueldades del régimen, reinventar un Cojo Ilustrado, un Morrocoy Azul, y ponerlos a morder con ritmo y estrategia el hueso Miraflores/Capitolio.
Prohibido hablar, prohibido reírse

SERGIO RAMÍREZ
25 DE ENERO 2015 - 12:01 AM
El asalto despiadado de unos fanáticos yihadistas al periódico humorista Charlie Hebdo, y el asesinato masivo causado por este ataque, que diezmó la plana mayor de la redacción del semanario, entre ellos varios de los dibujantes de caricaturas de Mahoma, ha sido uno de los hechos que mayor indignación y repudio ha causado.
Todo pasó hace ya algunas semanas, pero nunca se llega tarde a esta clase de acontecimientos. Se trata de un ataque a la libertad de expresión y un ataque a la libertad de reírse, perpetrado desde las oscuras cavernas de la ignorancia fundamentalista que se profesa como religión, porque la ignorancia también llega a ser una profesión de fe. Como no entienden de bromas, las risas las apagan a fuego de metralla.
La indignación despertada por este crimen inaudito ha sido como una gran ola que ha estallado por todas partes, muy saludable en un mundo donde todos los días vemos amenazada la libertad de palabra por la pesada mano del poder. Periodistas decapitados por denunciar a los traficantes de drogas, y perseguidos y encarcelados por exponer los actos de corrupción gubernamental; diarios y revistas que se cierran por temor ante la represión, o por amenazas, o porque los gobiernos les quitan o restringen el acceso al papel de imprenta, o la publicidad oficial; estaciones de radio y televisión compradas por el poder, para acallarlas o mediatizarlas. De todo eso, que no son sino formas de intolerancia, tanto como la intolerancia religiosa, somos testigos a diario en América Latina.
Pero al paso de esa ola de indignación, comenzamos a escuchar voces que nos preguntan si los redactores y caricaturistas de Charlie Hebdo no debieron ser más moderados para evitar así la represión brutal de que fueron víctimas. Nos dicen que si se hubieran abstenido de burlarse de Mahoma, porque todas las religiones merecen respeto, esa tragedia se habría evitado. O sea, que estaba en manos de las propias víctimas evitarse el riesgo de ser asesinadas, con solo hacer uso de la moderación y el buen juicio. ¿Por qué caer en actos de provocación, si uno sabe que en eso le va la vida?
Esas reflexiones sobre la prudencia desbordan la infamia de los asesinatos de París, y se extienden a todo el oscuro territorio de la libertad de expresión, amenazada en tantas partes. ¿Por qué un periodista de esos que son asesinados en Honduras o en México no piensa mejor en la familia que va a dejar desamparada, antes de exponerse, con sus pertinaces denuncias, a la ira de los narcotraficantes o de los pandilleros? ¿Por qué mejor no se quedan callados los medios de comunicación que hacen revelaciones peligrosas para que no les pongan una bomba? ¿Por qué no guardan silencio los periódicos a los que reprimen negándoles papel, y así tendrán suficiente para imprimir todo lo que quieran, menos aquello que al poder no le gusta?
Si se trata de una fiera que ya sabemos que es peligrosa, que tiene colmillos afilados, y no entienden ni de chistes ni de bromas, ¿la sensatez no nos indica que no debemos provocarla, ni burlarnos de ella, ni reírnos en sus narices? Estos razonamientos son parecidos a los que se usan para eximir de culpa de los agresores sexuales. ¿No harían mejor las mujeres en vestirse de manera recatada, en lugar de usar provocativos escotes, o minifaldas atrevidas? Son ellas las que los incitan al pecado, y después no deberían quejarse si las violan.
Si esta lógica de la cobardía prosperara, estaríamos aceptando que la libertad de expresión debe ser cedida por partes, según la conveniencia de la sensatez lo vaya dictando, y luego, cuando abriéramos los ojos, nos daríamos cuenta de que la hemos cedido toda, y la hemos dejado en manos de quienes, gracias a nuestra prudencia, la estarían ahora administrando: los fanáticos que solo saben leer en las páginas en blanco del libro de la ignorancia. Los capos del narcotráfico. Los dueños iluminados de la verdad. Los autócratas que tienen proyectos de redención para sus pueblos, y a quienes la palabra libre estorba sus planes.
Y habríamos cedido también el saludable derecho de reírnos en público. De reírnos de las ideas fijas y solemnes, de las verdades cerradas, de los personajes pomposos que tanto se toman en serio a ellos mismos, de las ridiculeces y de las iniquidades del poder, de los políticos corruptos, de los oropeles y fastos con que se visten los reyes del narcotráfico y sus acólitos. Permitiríamos ser expulsados del mundo de la risa, que es por naturaleza irreverente.
No hay risas reglamentadas. Y como la risa es un don creativo, también los administradores y censores, o supresores, de nuestra libertad nos exigirían entregar el resto de nuestras potestades creativas. Escribir solo aquellas novelas que no ofendan al Dios autoritario que los extremistas tienen en sus cabezas; no más caricaturas, canciones ni películas opuestas a la fe de otros, que debemos respetar al precio de pagarles el tributo del silencio.
Un escritor argelino, Kamel Daoud, se está viendo en esas ahora mismo, después de la publicación de su novela Meursault, contrainvestigación, candidata en Francia al premio Goncourt. Un oscuro clérigo salafista que dirige el grupo Frente Despertar Islámico, nada versado en literatura, tildó al novelista de enemigo de la religión, y llamó a su ejecución pública “por la guerra que está instigando contra Dios y el profeta”.
Ahora Daoud se halla bajo amenaza de muerte, aunque la solución, para su tranquilidad, hubiera sido presentar primero su libro a la censura de un ungido de la fe, que apenas sabe leer, a fin de que suprimiera lo que no fuera de su gusto. Y los caricaturistas de Charlie Hebdo estarían vivos si hubieran hecho lo mismo, someter sus dibujos a los dueños de la sanidad religiosa, que no entienden de bromas ni de risas.
Así viviríamos todos felices, serios y callados, contemplando en la pared de nuestras celdas mentales el rótulo: “Prohibido hablar, prohibido reírse”.