Capítulos

24 de septiembre de 2014

DOMINGO 7: Pacto con demonios



En el pasado lejano -restituido durante década y media en República Bolivariana (“R.B.”)-, se hacía creer que los individuos que vivían del mal de otros, que perjudicaban a sus semejantes hasta demoler a dos terceras partes de un país con sus habitantes incluidos, y aparentemente no recibían castigos del más acá ni del más allá, simplemente se valían de la protección de algún pacto con demonios. Entonces, ese cuento de espantos se sostenía en las tinieblas de la ausencia de luz eléctrica,  y en la ignorancia del pueblo, al cual se distanciaba de la escuela, para convertirle en presa fácil de supercherías.

Mantener sugestionados a los débiles contaría como primera condición para lograr su sumisión, a través de aquella herramienta creída mágica que -según la historia antigua permitiría abusos a los dueños del poder para apropiarse de  fortunas, amores,  familias, e imperios. En textos especializados se expresa que normalmente, este ritual se plasmaba bajo la forma de uno o varios sacrificios humanos ejecutados por un brujo, bruja o nigromante a petición de ansiosos beneficiarios. Se han documentado pactos utilizando animales, plantas u objetos, pero parece que al final se revertían en desgracias sobre los practicantes.


No extrañaría que en “R.B.” haya muchos doblegados por pactos con demonios, cuando el gran esfuerzo reciente en la modificación de la educación obligatoria se refiere a la difusión de textos en los que se venera a un muerto, por encima de todo.  Adicionalmente, mientras crece la cercanía con el régimen y las raíces traídas del imperio de Raúl y Fidel Castro, así aumentaría la posibilidad de tropezarse con ofrendas de origen africano al dios yoruba Oduduwa, que pasó casi sin cambios al vudú y otras religiones como el Anago, Oyotunji, Candomblé, Lucumí/Santería, Orisa, Umbanda, Winti u Obeah. Tantos nombres distintos, se dice igualmente, “porque las religiones monoteístas posteriores trataron de borrarlos o confundirlos bajo numerosos apodos e invenciones”.

El pacto con demonios requeriría profundización con añadidos contundentes contra la educación universal libre, rebautizada “bolivariana”, también para despistar el calco totalitario pre-masticado por comunistas cubanos. Incluso en el portal “Aporrea” favorable casi siempre a la “RB”, ya en 2008, la experta Yoagnny Martínez preguntaba si ¿están los alumnos siendo promovidos en base a las competencias y conocimientos adquiridos? O simplemente por comodidad del personal docente están siendo promovidos sin estar preparados. La respuesta podría tenerla la “OCDE”, la cual mediante el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos, “Pisa”, incluyó a Venezuela entre las 10 naciones latinoamericanas con peores niveles educativos.

Ese dictamen sería rechazado por ministros de educación de Mercosur en 2013, ya que también caerían en la lista Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, obteniendo los últimos lugares en el ranking internacional de “Pisa”. A propósito del inicio del año escolar 2014-15, se ha sabido de la necesidad de entre 8 mil y 10 mil docentes para atender aulas abiertas pero carentes de docentes de Física, Química, Biología y Matemáticas, debido a que la carrera es poco atractiva por los bajos salarios. Cerca de 130 mil personas dan clases aunque no poseen títulos de educadores, y unos 140 mil son interinos impedidos de obtener titularidad y aumentos de sueldo. Los repetidos apagones junto al ocaso de la educación, probablemente aumentarán el terror a los pactos con demonios a víctimas marginales, apartadas adrede de la alfabetización por la libertad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario