Capítulos

24 de septiembre de 2014

DOMINGO 7: Pacto con demonios



En el pasado lejano -restituido durante década y media en República Bolivariana (“R.B.”)-, se hacía creer que los individuos que vivían del mal de otros, que perjudicaban a sus semejantes hasta demoler a dos terceras partes de un país con sus habitantes incluidos, y aparentemente no recibían castigos del más acá ni del más allá, simplemente se valían de la protección de algún pacto con demonios. Entonces, ese cuento de espantos se sostenía en las tinieblas de la ausencia de luz eléctrica,  y en la ignorancia del pueblo, al cual se distanciaba de la escuela, para convertirle en presa fácil de supercherías.

Mantener sugestionados a los débiles contaría como primera condición para lograr su sumisión, a través de aquella herramienta creída mágica que -según la historia antigua permitiría abusos a los dueños del poder para apropiarse de  fortunas, amores,  familias, e imperios. En textos especializados se expresa que normalmente, este ritual se plasmaba bajo la forma de uno o varios sacrificios humanos ejecutados por un brujo, bruja o nigromante a petición de ansiosos beneficiarios. Se han documentado pactos utilizando animales, plantas u objetos, pero parece que al final se revertían en desgracias sobre los practicantes.


No extrañaría que en “R.B.” haya muchos doblegados por pactos con demonios, cuando el gran esfuerzo reciente en la modificación de la educación obligatoria se refiere a la difusión de textos en los que se venera a un muerto, por encima de todo.  Adicionalmente, mientras crece la cercanía con el régimen y las raíces traídas del imperio de Raúl y Fidel Castro, así aumentaría la posibilidad de tropezarse con ofrendas de origen africano al dios yoruba Oduduwa, que pasó casi sin cambios al vudú y otras religiones como el Anago, Oyotunji, Candomblé, Lucumí/Santería, Orisa, Umbanda, Winti u Obeah. Tantos nombres distintos, se dice igualmente, “porque las religiones monoteístas posteriores trataron de borrarlos o confundirlos bajo numerosos apodos e invenciones”.

El pacto con demonios requeriría profundización con añadidos contundentes contra la educación universal libre, rebautizada “bolivariana”, también para despistar el calco totalitario pre-masticado por comunistas cubanos. Incluso en el portal “Aporrea” favorable casi siempre a la “RB”, ya en 2008, la experta Yoagnny Martínez preguntaba si ¿están los alumnos siendo promovidos en base a las competencias y conocimientos adquiridos? O simplemente por comodidad del personal docente están siendo promovidos sin estar preparados. La respuesta podría tenerla la “OCDE”, la cual mediante el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos, “Pisa”, incluyó a Venezuela entre las 10 naciones latinoamericanas con peores niveles educativos.

Ese dictamen sería rechazado por ministros de educación de Mercosur en 2013, ya que también caerían en la lista Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, obteniendo los últimos lugares en el ranking internacional de “Pisa”. A propósito del inicio del año escolar 2014-15, se ha sabido de la necesidad de entre 8 mil y 10 mil docentes para atender aulas abiertas pero carentes de docentes de Física, Química, Biología y Matemáticas, debido a que la carrera es poco atractiva por los bajos salarios. Cerca de 130 mil personas dan clases aunque no poseen títulos de educadores, y unos 140 mil son interinos impedidos de obtener titularidad y aumentos de sueldo. Los repetidos apagones junto al ocaso de la educación, probablemente aumentarán el terror a los pactos con demonios a víctimas marginales, apartadas adrede de la alfabetización por la libertad.



17 de septiembre de 2014

DOMINGO 7: “El héroe de Haarlem”



La historia del héroe de Haarlem, un  muchacho holandés que metió el dedo en el agujero del muro de una represa para evitar la inundación de su ciudad,  se leería en inglés desde 1850, pero alcanzaría  difusión masiva con la versión de Mary Mapes Dodges, en su relato publicado en 1865, en el que le escoge el nombre de Hans Brinker.  La responsabilidad primero, sobre cualquier riesgo, en poco menos de 24 horas en la vida de ese muchacho, le haría ganar una admiración que todavía perdura, como modelo de auténtica generosidad y entrega incondicional.

La mención viene al caso porque propondría una leyenda dorada de la narrativa, en la que aun transcurrido el tiempo,  los hechos valiosos para los pueblos sobrevivirían inalterados en su esencia, tanto en  origen como en su evolución posterior.  Algo ignorado en República Bolivariana (“RB”), por ejemplo, donde por el contrario es motivo de recreación la leyenda oscura de los hechos reales de un militar traicionero a su juramento patriótico, causante de muertes entre pobladores sorprendidos en la madrugada con el impacto de balas asesinas,  y cuyo crimen seria sobreseído debido a un falso arrepentimiento, para llevarle después a la “presidencia”, en elecciones democráticas.


Mucha gente de la que dice tener “más de dos dedos de frente”, y acreditaciones académicas del mayor nivel, superaron con creces la rendición de los golpistas del 4 de Febrero de 1992, tras oír al jefe de la asonada  asumir la responsabilidad de su matanza e insurrección, y babeaban aturdidos al ver al barrabás confesar su traición, en un país donde todos pecarían impunemente. Siguió el efecto cascada entre las bases de los partidos políticos dominantes entonces, sin que nadie tuviera liderazgo para imitar la grandeza del tal “Hans”, y poner el dedo para detener la peor catástrofe.

Aquel bochorno habría quedado convenientemente olvidado, y solapado para algunos desmemoriados de sus imperdonables omisiones, con la abstención voluntaria de un grueso de la población, en 2005, nuevamente carente de líderes creíbles y convincentes.   Nada produjo entusiasmo superior al de la aventura de desconocer las elecciones de diputados de la Asamblea Nacional, por estar sometidos a despilfarro de bienes públicos,  anulación de instancias judiciales para reponer la legalidad pérdida, y ausencia de cabezas, troncos y extremidades, para profundizar la lucha callejera subsiguiente, y combatir a la dictadura desde cualquier trinchera. 

 “Hans” siempre recibirá aclamaciones porque posee valor de autenticidad, inmune a dobles lecturas, a diferencia del uso común en “RB”, bien por voceros del régimen que no encuentran como limpiar el lodo que dejan a su paso; igual por quienes se atribuyen la condición democrática, excluyente, pero incomprendidos por un pueblo que sería  esquivo y desagradecido. Seguramente,  mejor les iría a los miembros de la MUD,  retratados en las hecatombes de 2002 y 2005, el proponer futuro y compromiso, en vez de escudriñar culpables, para achacarles lances desafortunados. Por ahora, en “RB” no están dadas las condiciones para honrar obras personales como la del gran “Hans”, que continúan siendo indiscutibles, después de 164 años.



11 de septiembre de 2014

DOMINGO 7: “La llave de afuera”


La llave puede tener la condición de valioso trofeo,  y como tal es indispensable reunir méritos suficientes antes de merecerla. La primera llave en la vida de cualquiera, que llena de hondo orgullo a quien llega a recibirla, es precisamente “la llave de afuera”, la que permite entrar y salir de casa pasando por alto retrasos de alcabala. No obstante, ese premio es perecedero y podría perderse el derecho a tenerlo, junto con la confianza que se disfrutó, como consecuencia de temerarias irresponsabilidades e insolvencias posteriores.

Según asegurarían de lado y lado, la puerta de las elecciones parlamentarias de 2015 estaría por abrirse en República Bolivariana (“RB”), con los argumentos  de cada bando que basan su fortaleza para atravesarla y llevarse nuevamente el trofeo, unos; o arrebatarlo, otros; en la obligación del pueblo a ofrecer indistintos respaldos ciegos para no perder las migajas que los hacen inocentes esclavos de pensamiento y acción, o  por el contrario a zafarse del yugo. El cálculo incluiría la obligación de olvidar exigencias de antecedentes de decencia y de compromiso rotos a los que prometen conducir a supuestos rebaños rojos o multicolores,  porque solo haría falta la lealtad a cantaletas, y esperar sentado el  milagro que  jamás llega.
 


Por miles, por no decir millones, se cuentan las personas que perdieron temporal o permanentemente  el beneficio de llevar en el bolsillo “la llave de afuera”. Las negativas a rendir cuenta, a hacer lo que les viniera en gana, pondrían fin a ese privilegio; a pesar de dramas de arrepentimientos que resultaban falsos, o es que el vecino lo hace aún peor,  bravuconadas a salirse por la ventana en lo adelante, o de irse y no regresar. El caso se repetiría ahora en “RB”, donde, aunque no se crea, tales excusas infantiles inspiran razonamientos del sector adverso al régimen,  como base principal para reclutar seguidores. En su parcela, sin discusión, el autoritarismo imperante solo utilizaría fuerza y chantaje, para blindar una supuesta mayoría.

Como  “el vecino lo hace aún peor”,  hay un sector que considera urgente e inaplazable el otorgarse a ellos mismos  una carta de buena conducta, y en blanco el nombre de quien se acredita, por la simple razón de que la llave debería dársele al menos malo, y no al que posea competencias superiores para realizar la tarea. Reclamar la renovación de postulantes  en listas invariables por década y media, exigir hojas de servicio para conocer contribuciones públicas concretas, de inmediato levantaría la acusación de “tontos de la anti-política”, con sospechas de promoción de abstencionismos, de divisionismos contrarios a la unidad incondicional, de aliados de los esbirros pero a la vez de desestabilizadores y de subversivos, si trancarán una calle en protesta. Ni hablar de las maldiciones a los que soliciten reemplazos  de conductores de este proceso, o de exploración de otros métodos complementarios, o no, para alcanzar metas de fines comunes, los cuales suscitan la inmediata descalificación a lo dictatorial, con sectarismos descarados, bien lejos de procedimientos democráticos de entendimiento colectivo.

Para superar tanta decadencia, engaños y farsas en 15 años de “RB”, quizás haga falta acreditar nuevos aspirantes recurriendo a una versión criolla de "La llave y la letra",  escultura original de Antòni Tàpies  en la ilustración de arriba, la cual se entrega con  80.000 euros a los ganadores del “Premio Internacional de Cataluña”. Los candidatos ostentan participaciones importantes en el desarrollo de valores culturales, científicos o humanos alrededor del mundo.Desde que el filósofo Karl Popper triunfara en  la primera edición, por la Generalitat han sido distinguidos Jacques-Yves Cousteau, Jacques Delors, Václav Havel, Bill Viola, Haruki Murakami, Claude Lévi-Strauss, Doris Lessing, Luis Inázio Lula da Silva, la niña paquistaní Malala Yousafzai, la exprimera ministra noruega Gro Harlem Brundtland, y el arzobispo sudafricano Desmond Tutu, también Premio Nobel de la Paz en 1984. Con los mejores, en vez de los menos malos, probablemente acabarían los continuados ensayos de fracasos.



3 de septiembre de 2014

DOMINGO 7: Bailar al muerto



Innumerables antecedentes existen de la fijación de diferentes culturas con el baile de sus muertos, pero era difícil imaginar que algún día impondría la política de estado de algún país, aunque fuera en el más tarado de todos, tal cual ha hecho méritos sobrados la República Bolivariana (“RB”) para llevarse esa distinción. Los pobladores del interior particularmente, quizás recuerdan , y hasta seguirían participando en  las largas procesiones con el cajón llevando al difunto por las calles, a la iglesia, y luego al cementerio, entre hombros moviéndose de derecha a izquierda,  y viceversa, y cortos pasos muchas veces hacia adelante y hacia atrás. 

Tratando inútilmente de evitar el llegar a la fosa con  boca abierta,  cansada de esperar,  también el régimen de “RB” se entretiene en una prolongada danza macabra, que supone le aleja de la inevitable sepultura. Es oficial, aplazar lo que no tiene remedio es el mandato en lo adelante. El aumento del precio de la gasolina, la subida del transporte, de estacionamientos, las libretas de racionamiento capta-huellas,  la  pulverización del bolívar, la deuda sin pagar a productores nacionales, aerolíneas, dotación de empresas expropiadas, paralización de obras públicas, castigo a corruptos, entre otros, serían serios tropiezos que se quisieran esquivar con  el ritmo casi paralítico de su procesión.

  

Bailar al muerto en “RB”, por ratos con pleno abandono a una fiesta como si fuera “la hamaca” del carnaval de San Millán en Puerto Cabello, igualmente tendría estaciones para vociferar entre el licor, café y chistes, sobre la pronta llegada de un reino rojo de los cielos. Con aclamaciones pagadas por adelantado, uno de los funcionarios oficiantes condena los reclamos de medio pueblo que viviría equivocado, y lo cual demostraría su impedimento para ver  lo bueno de la escasez de productos en el mercado nacional, repuestos y medicinas; precios de gasolina, alimentos y de las ausentes luz y agua por las nubes;   libreta de racionamiento “capta-huellas”, y el bolívar que llegó de primero a la tumba, y tiene tanta tierra encima, que no saldrá a flote jamás.

La hambruna, el desempleo, los bolsillos vacíos, quizás reflejarían asimismo  que si "le duele a la burguesía, es bueno para el pueblo", por extensión del reciente criterio apuntado por Diosdado Cabello, primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela. Las burlas ya sobrepasan la elemental tolerancia y no se aguantan en la calle, pero aún siguen propuestas como la de la voluntaria María Estrella Uribe,  con su ofensa a los cristianos de la oración “Chávez nuestro que estás en los cielos, en la tierra, en el mar y en nosotros los delegados… santificado sea tu nombre, venga nosotros tu legado para llevarlos a los pueblos… danos hoy tu luz para que nos guíe todos los días y no nos dejes caer en la tentación del capitalismo más líbranos de la maldad, oligarquía y el delito del contrabando, por los siglos de los siglos amén. Viva Chávez”.

En 15 años de una sola cadena de disparates, siempre continuada con un eslabón todavía peor al anterior, para la gente que sigue libre de demencia queda el consuelo del conjuro de Abraham Lincoln, para quien "Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. Por bastante que se estire la caminata fúnebre, entre los que saben que el muerto, temprano o más tarde, no se salvará de su sepultura, a la vez que bailan el cajón, muy bajo susurran la letra de la cancion: “que quieras, que no quieras que allá vas”.