Capítulos

8 de agosto de 2014

DOMINGO 7: Maní Galáctico


Causan asombros parejos aquellos rezagados en el buen aprovechamiento de posibilidades de la comunicación e información bautizada 4.0; como los que se sumergen tan a menudo y profundo con propósitos evasivos, alcanzando distanciamientos tales que les transportarían a otros planetas. Los últimos, entre jueguitos electrónicos, chat sin valor agregado, permutas de fotografías de ególatras, y añadidos remanentes de frivolidades en red, quizás estarían experimentando el nuevo síndrome del Maní Cerebral Galáctico (“MCG”).

Falta mucho aún para que prevalezca el lado positivo de la etapa 4.0, a la que se ha evolucionado desde el aprovechamiento individual del ciberespacio, a la reciprocidad mediante blogs y páginas web, y más recientemente a la inteligencia colectiva que lleva a compartir recomendaciones de calidad en cualquier tema. De las generaciones jóvenes es lamentable que sucumban en el lado negativo. De los adultos mayores, resultaría estúpido caer atrapados a destiempo en entramados de trivialidades, antes que dar ejemplo admirable a hijos o nietos.


Las personas enfermas invadidas por “MCG” son reconocidas fácilmente cuando yacen abducidas por cualquier aparato portátil inteligente, que se apodera primero de sus manos, luego de la vista, oídos y el resto de sus sentidos, hasta hacerlas ausentes a pesar de incontables pares de ojos, allí mismo al lado, que las observan desconcertados. Los trances se presentan por igual en reuniones de juntas, conferencias, en comida familiares o de negocios, o a punto de profundizar una experiencia amorosa. Imperdonables como excusas de aburrimiento o desinterés, convertidas en ofensas a interlocutores inmediatos. Reprochable en extremo si proviene de quien funge de líder, cuando se explora el destino de la coalición ciudadana que haría frente a la dictadura instaurada en República Bolivariana (“RB”).

El síndrome “MCG” tendría particular gravedad cuando ocurre además en forma de ataques frecuentes, porque podría adquirir carácter crónico, con efectos residuales. La hipótesis se fundamenta en muestras tomadas, por otra parte,  entre alta dirigencia de la “RB” que es usuaria pesada de la tecnología portátil de última generación y tarifas ilimitadas de conexión a redes, con las minucias de sus gastos extraídos en efectivo del tesoro nacional. Así se explicaría la evasión permanente del régimen para dar respuestas a las grandes necesidades de la población, y concentrarse, por ejemplo,  en fiesta populistas de cumpleaños de muertos, y excentricidades afines.

De la concentración en las pendejadas de los aparatos portátiles, también procederían proclamas de pazguatos en “RB” para requerir aumentos de precios de la gasolina, mientras se regala combustible privilegiando a  la siniestra regional.  Ofrecer auxilio a terroristas bajo pretexto de ayudar a niños acosados por guerras extranjeras, y dejar perecer de desnutrición a pequeños locales. Quemar divisas en corrupción y despilfarros, pretendiendo facturarlos en  impuestos internos, desaparición de insumos importados y desabastecimientos, así como cancelación de posibilidades aéreas hacia otros países. El pueblo desconcertado busca “vergatarios” y “canaimitas” (*)  inteligentes para ignorar a los borrachos de la acera de enfrente, hasta ayer agrupados en las “MUD”, peleándose hoy por la posesión de una botella vacía de aguardiente.

(*) Nombres de aparatos producidos por “RB”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario