Capítulos

4 de junio de 2014

DOMINGO 7: Ubicatex “Extra Fuerte”


Una más de la escasez en  República Bolivariana (“RB”) –a juzgar por los hechos– es la desaparición del “Ubicatex”,  el cual ingerido oportunamente solía prevenir reincidencias en hacer el ridículo, de pasar la raya de la moderación,  o de ir a parar a lo más profundo de las consecuencias de la patanería  o de la idiotez. Así se deduciría, entre otros desplantes,  de los distintos matices de invocación  a la paciencia de Job, por analistas tomados por expertos, como medio que sería lento,  pero seguro,  y que  evitaría aquí la repetición de una brutal dominación similar a la del pueblo cubano, ahora allá por casi seis décadas.

La inspiración de esa fe que podría resultar desmedida considerando la separación de causas y escenarios,  vendría de gestas como la de Mahatma Gandhi en India, por cerca de 30 años, y  Nelson Mandela, en África,  por aproximadamente igual tiempo. En los dos casos, con resistencia pacífica contra un imperio, y oposición tenaz a un apartheid, sus luchas fueron  básicamente contra británicos. Además de la validez de sus reclamos, los cálculos de aquellos férreos disidentes, tal vez apuntaban en paralelo al derrumbe del  patentado honor y vergüenza ingleses, aunque la guerra y la opresión fueran juegos lícitos de entonces.
  

Ubicatex Forte, “Extra Fuerte”, de encontrarse en las farmacias de “RB” quizás permitiría entender que la opresión bolivariana se fortalece precisamente de su imperturbabilidad,  superando de lejos aquella  flema característica de algunos procedentes del Reino Unido, o de cualquier otra región de ayer o de hoy. Un ejemplo destacado de esta semana ha sido el asesinato  a tiros en la cercanía del palacio presidencial de Miraflores, de su aliado con apodo de “Gordo Bayón”, abultado prontuario policial, y rango adecuado para proveer protección a la fuerza, si hiciera falta. El suceso ratificó una  vez más, la calaña de asociados a la violencia y al sostén del régimen.

El blindaje de “RB”  contra presiones, vengan de donde vengan,  surgiría de respaldos que no son todos  descubiertos de esa trágica manera. Abundan en secreto e impunidad los remunerados con negocios sucios, aunque mantengan una respetable y fingida inocencia, pero vulnerables a cualquier lupa de decencia sobre el origen ilícito de fortunas. Se cuentan también disfraces de disidentes en  simbiosis ocultas con guisadores oficialistas. La porción menor de apoyos vendría precisamente de los pocos conformistas del repele de la inmensa corrupción -a falta de mejor cosa-. Es el pueblo mal pagado para las fotos para contentar a “progresistas” del mundo, dispuestos a aplaudir esos míseros reinos de pobres, cuando ocurren en tierras ajenas.

El método bolivariano, certificado en el imperio de Raúl y Fidel Castro, con distintas variantes ha tenido éxito adentro y afuera, dondequiera haya cómplices para negar la decadencia de un país, en 16 años de plan prioritario para la aniquilación de cualquier opositor. En Tiananmen hace un cuarto de siglo le salió verruga al comunismo chino, por la acción de potencias occidentales que impusieron sanciones a los asesinos de estudiantes. Por estas latitudes, la OEA y cuanta multilateral tropical asome vulnerabilidad, de inmediato se opone a sanciones y presiones para agresores de estudiantes y revocadores de libertades. En famosa aplicación de Ubicatex “Extra Fuerte” –buena de recordar a ilusos actuales– retumba el legado de Juan Carlos I, en Santiago de Chile, en la pregunta- ¿Por qué no te callas? 




No hay comentarios:

Publicar un comentario