Capítulos

26 de junio de 2014

DOMINGO 7: "Puentes Rotos"


Como vuelven las lluvias, la verdadera angustia de la población le impide reparar en condenados al foso de desconfianza e impopularidad, desplomados a nivel de “´puentes rotos” imposibles de pasar. Davis, Giordani, Navarro, Álvarez –creciendo el montón–, ya tendrían salvavidas de última hora. Sí hay mucha rabia, no obstante,  por el señuelo de puente levantado con complicidades nacionales e internacionales, para bloquear la justicia contra represores causantes de 42 fallecidos, millares de presos, y persecuciones a granel. Pero,  el terror actual cunde por estructuras empapadas sobre ríos, lagos,  y embalses  que estarían en peligro por nuevos desbordamientos, inundaciones, crecidas, deslaves y derrumbes, debido al abandono típico o “endógeno” en República Bolivariana (“RB).

Hace ocho años golpearía la urgencia de atender primero a los de adentro, en vez de esparcir corrupción en regalos de media riqueza petrolera a Fidel y Raúl Castro, a la intromisión en el extranjero con maletas repletas de dólares para doblegar voluntades, o simplemente en costosos ventajismos para aniquilar a la oposición. Ocurrió con la caída del viaducto N° 1 de la autopista Caracas-La Guaira, el cual de marzo 2006 a junio 2007, fue reemplazado por una “trocha” que produjo graves congestionamientos de tránsito, serios retrasos para conectar con el principal aeropuerto, y atracos a ocupantes de vehículos obligados a avanzar a mínima velocidad al atravesarla.


A pesar de esa emergencia, igual se demoró la conclusión de la obra durante 15 meses y el pesar por sus consecuencias, sin descartar la ocasión de liquidar comisiones y sobreprecios con imperturbabilidad bolivariana -excedida hoy, más madura, criminalizando movilizaciones estudiantiles, ignorando medidas humanitarias para presos enfermos, juicios imparciales para disidentes, y monopolizando instituciones de estado con funcionarios de legitimidad vencida-. Según se temía, siguieron eventos similares en Caño Negro”, Zulia; Cúpira, Boca de Uchire, Rio Chico, Miranda; y caño El Arzobispo en Barinas, en 2011, 2012 y 2013. En 2014, los puentes y viaductos de todo el territorio nacional seguirían afectados “entre 80 y 90%, mientras que la vialidad entre 60 y 70%, producto de la falta de mantenimiento y previsión”.

Los puentes rotos, en el sentido de interrumpir una continuidad prevista, refieren así mismo a cadenas despedazadas por pérdida de eslabones, tal es el caso de la desarticulada gerencia pública de “RB”, la cual hace bastante que lleva directamente al barranco.  La iguana come-cable ilustró el problema del suministro eléctrico; el racionamiento de agua, el déficit de inversiones en embalses y reparación periódica de canales de distribución; la escasez de alimentos, medicinas y repuestos, el agotamiento de divisas y créditos para importaciones; el hundimiento de la industria del petróleo, la incapacidad para reponer yacimientos y refinerías.

El fatal desenlace de la secuencia de “puentes rotos” todavía no se ve completo, porque viene pausadamente. El relevo indispensable se ha descabezado con la sumisión al régimen como única credencial para la sucesión técnica y administrativa que garantizaría el desenvolvimiento de la nación, a partir de sus provisiones eléctricas, hidráulicas, sanitarias, alimentarias, o petroleras. Los profesionales escapados de “RB” han ido a aumentar riquezas y bienestar de diferentes regiones, mientras aquí quedaría aún, de brazos cruzados, cierto lastre restando bríos al reclamo generacional por mejor destino. De tanta siembra de puentes rotos, y excedente antillano anulado a lo comunista, una buena cosecha pareciera improbable.






19 de junio de 2014

DOMINGO 7: Tracalerías


Con  certificación indiscutible, el verbo “tracalear” y la acción y efecto de la “tracalería” tienen en común su condición de uso en Venezuela solamente, sin extensión a ningún otro país, según referencia de la versión en línea del Diccionario de la lengua española (DRAE) edición actual —la 22. ª—. Allí estaría una de las explicaciones, si se anotara el abuso corriente de aquellas acciones,  del porqué  este territorio metamorfoseó hasta degenerar en República Bolivariana (“RB”), como probable etapa culminante antes de terminar hecha polvo final.

Imperturbabilidad de por medio, común a los mandantes de “RB”,  seguramente entre ellos se disculparán excesos, apelando al caso extremo de la inocente serpiente del Paraíso Terrenal, la cual encabezó el primer embauque y conspiración registrados en la historia de la humanidad.  Sin embargo, entonces no existían los tribunales internacionales de justicia de La Haya, para juzgar aquel daño, que provocó la expulsión de Adán y Eva de la tierra de los privilegios,  y su desgracia y la de todas sus generaciones, por los siglos de los siglos.



Como años pasan de la existencia de  “RB”, así se abulta el expediente de tracalerías comprobadas de funcionarios de cualquier nivel de la administración pública. Para reventar frenos y resistencias, tracalear ha sido una constante desde su preámbulo en un alzamiento militar con un centenar de muertos; luego su nacimiento montado en una asamblea constituyente sin previsiones constitucionales para la época; apelaciones fraudulentas a causas sobrevenidas; persecución de firmantes de listas obtenidas de forma ilegal; modificaciones ventajistas del padrón electoral; complicidades incitadas en arbitrajes y auditorías electorales, así como en tribunales de justicia. Mientras tanto, la economía y el bienestar social  se comprimieron con el peso de una corrupción hipertrofiada, y solo quedó  la muerte, cárcel y represión continuada de estudiantes o de cualquier disidente.

De otro lado van los misterios de “RB”, entre los cuales revestirían mayor gravedad el silencio oficial dado, en su momento, al delicado estado de salud del presidente, para empujarle a la reelección y a encontrar allí su propia muerte; la fecha y lugar dudosos de esa defunción; y el acta de nacimiento que corroboraría nacionalidad y legalidad de quien le sucedería. Con tantos antecedentes opacos, la situación viene empeorando en 2014 con la  necesidad de desviar la atención de los ciudadanos sobre el descomunal precio de alimentos y medicinas, la escasez de esos bienes, y el colapso de servicios básicos como agua y electricidad. La tracalería de estos días apuntaría a señalar culpables de un complot para asesinar a quien ejerce de presidente, justamente entre notables opositores.

La tracalería como exclusivo patrimonio nacional de “RB” tendría una vieja referencia, que también encajaría en el empeño de ir hacia atrás del régimen bolivariano. Alexis Márquez Rodríguez, en diciembre de 2012, se la atribuía a “Doña Bárbara”, quien la utilizaría “para administrar su fama de bruja…”, de acuerdo a la novela de Rómulo Gallegos de 1929. Igualmente, el Diccionario de venezolanismos, de M. J. Tejera et/al, definiría “trácala” como “Estafa, engaño, trampa”, y aparecería en obras de Lisandro Alvarado, R. D. Silva Uzcátegui, Arturo Úslar Pietri y otros. Aunque en 2012 el profesor Márquez halló usos parecidos en México, Puerto Rico, y Ecuador, según el DRAE de hoy, la tracalería sería más bien exclusividad de “RB”.


 


9 de junio de 2014

OVEJADAS


Las ovejas  y también los ovejos -para mantener el criterio de igualdad de estos tiempos entre hembras y machos-, son los seres que, con mayor frecuencia, se les piensa por su mansedumbre y blancura como representación de la paz. En la mente de cualquiera, en algún rincón se guardan desde sus repetidas figuras obligatorias en las recreaciones del nacimiento de Jesús de Nazaret, hasta las propiedades de serenidad de sus secuencias de saltos acompasados sobre talanqueras.

En ese sentido,  la construcción de un modelo de ciudadanía cimentado en la cultura de la no violencia, debería tomar de esas características de benignidad una porción razonable para prolongar en el tiempo una auténtica  fortaleza, que ofrezca sosiego para sorprender y derrotar burlas precipitadas, de quienes descalifican y se desentienden de “mansos corderitos(as)”. Se trataría de “alcanzar la paz sin utopías”, por algunos de los caminos que excluyen los diálogos condicionados, y exigen la prédica de la armonía y la convivencia cada día.




Las acciones que afectan a las sociedades, con mayor gravedad, provienen de malintencionados disfraces de corderitos. La mansedumbre se usaría de pura careta para asaltar posiciones que condujeran a la represión y esclavización de los pueblos. Es por lo que, los dirigentes populistas no se quitan de encima la piel de cordero, particularmente si requieren votos en sistemas que los puedan catapultar al poder, o una sumisión incondicional aun a costa de la lucha contra y entre los propios hermanos, si se tratara de consolidar tiranías.
Las mentiras encubiertas con pieles de corderos no se sostendrían indefinidamente y, cuando cayeran, el consentimiento al déspota devendría obligatorio mediante la fuerza de armas de fuego,  torturas y cárceles, con la confiscación permanente de la verdad. Ya habría sido tarde para aprender del cuento de Pedro, causando alarma por diversión sobre la venida del lobo, hasta que nadie lo socorrió cuando  el animal efectivamente apareció devorando ovejas.  A la población entera, mientras viva en libertad, mejor le estaría aguantar como oveja, aunque lista para enfrentar los sorpresivos ataques de fieras. El verdadero ovejo en su significado degradado sería el que cree que los demás lo son, y aprovecha debilidades ajenas confiado en que no existirá fecha de vencimiento para sus atropellos, o quizás le alcance la muerte sin intentar la paz siquiera para sí mismo, y tal vez esta persista huidiza inclusive en su propio sepulcro.







4 de junio de 2014

DOMINGO 7: Ubicatex “Extra Fuerte”


Una más de la escasez en  República Bolivariana (“RB”) –a juzgar por los hechos– es la desaparición del “Ubicatex”,  el cual ingerido oportunamente solía prevenir reincidencias en hacer el ridículo, de pasar la raya de la moderación,  o de ir a parar a lo más profundo de las consecuencias de la patanería  o de la idiotez. Así se deduciría, entre otros desplantes,  de los distintos matices de invocación  a la paciencia de Job, por analistas tomados por expertos, como medio que sería lento,  pero seguro,  y que  evitaría aquí la repetición de una brutal dominación similar a la del pueblo cubano, ahora allá por casi seis décadas.

La inspiración de esa fe que podría resultar desmedida considerando la separación de causas y escenarios,  vendría de gestas como la de Mahatma Gandhi en India, por cerca de 30 años, y  Nelson Mandela, en África,  por aproximadamente igual tiempo. En los dos casos, con resistencia pacífica contra un imperio, y oposición tenaz a un apartheid, sus luchas fueron  básicamente contra británicos. Además de la validez de sus reclamos, los cálculos de aquellos férreos disidentes, tal vez apuntaban en paralelo al derrumbe del  patentado honor y vergüenza ingleses, aunque la guerra y la opresión fueran juegos lícitos de entonces.
  

Ubicatex Forte, “Extra Fuerte”, de encontrarse en las farmacias de “RB” quizás permitiría entender que la opresión bolivariana se fortalece precisamente de su imperturbabilidad,  superando de lejos aquella  flema característica de algunos procedentes del Reino Unido, o de cualquier otra región de ayer o de hoy. Un ejemplo destacado de esta semana ha sido el asesinato  a tiros en la cercanía del palacio presidencial de Miraflores, de su aliado con apodo de “Gordo Bayón”, abultado prontuario policial, y rango adecuado para proveer protección a la fuerza, si hiciera falta. El suceso ratificó una  vez más, la calaña de asociados a la violencia y al sostén del régimen.

El blindaje de “RB”  contra presiones, vengan de donde vengan,  surgiría de respaldos que no son todos  descubiertos de esa trágica manera. Abundan en secreto e impunidad los remunerados con negocios sucios, aunque mantengan una respetable y fingida inocencia, pero vulnerables a cualquier lupa de decencia sobre el origen ilícito de fortunas. Se cuentan también disfraces de disidentes en  simbiosis ocultas con guisadores oficialistas. La porción menor de apoyos vendría precisamente de los pocos conformistas del repele de la inmensa corrupción -a falta de mejor cosa-. Es el pueblo mal pagado para las fotos para contentar a “progresistas” del mundo, dispuestos a aplaudir esos míseros reinos de pobres, cuando ocurren en tierras ajenas.

El método bolivariano, certificado en el imperio de Raúl y Fidel Castro, con distintas variantes ha tenido éxito adentro y afuera, dondequiera haya cómplices para negar la decadencia de un país, en 16 años de plan prioritario para la aniquilación de cualquier opositor. En Tiananmen hace un cuarto de siglo le salió verruga al comunismo chino, por la acción de potencias occidentales que impusieron sanciones a los asesinos de estudiantes. Por estas latitudes, la OEA y cuanta multilateral tropical asome vulnerabilidad, de inmediato se opone a sanciones y presiones para agresores de estudiantes y revocadores de libertades. En famosa aplicación de Ubicatex “Extra Fuerte” –buena de recordar a ilusos actuales– retumba el legado de Juan Carlos I, en Santiago de Chile, en la pregunta- ¿Por qué no te callas?