Capítulos

29 de mayo de 2014

DOMINGO 7: “No queda nada”

Por dónde miren y busquen, también la misma escasez ya se habría propagado tanto en República Bolivariana (“RB”),  que hasta la imaginación y argucia más elementales estarían desaparecidas del cerebro del  jefe visible de los déspotas, donde una vez estas abundarían apuntaladas por agentes del imperio de Fidel y Raúl Castro.  Sobreviven restos de puro blablá, que apenas alcanzarían hoy para anuncios ridículos, entre los que producen vergüenza ajena, además de los machacados atentados, los referidos a destituciones y elecciones de alcaldes, cada tres meses, quizás como la soga de gratis para poner fin a los excesos bolivarianos de siglo XXI.

A juzgar por las lecciones de San Diego y San Cristóbal, el domingo pasado, de cumplirse la cómica amenaza, cuantas veces fuera necesario el pueblo tomaría desquite de aquellas infelices bravuconadas de encarcelar y destituir a  alcaldes,  solo culpables de reconocer la validez de la protesta estudiantil. El procedimiento cobarde e ilegal aplicado con abusos de fuerzas policiales y judiciales, se sancionaría con palizas electorales en repudio al desconocimiento de la voluntad popular expresada cinco meses atrás, unido a simpatías con la protesta juvenil, y rechazo a jueces prestados a convalidar desafueros de los mandamases.


De la escasez que sufre el pueblo para aliviar consumos básicos -tal epidemia que no discrimina víctimas-, sus verdugos han comenzado así mismo a tragar la peor de las medicinas, cual es la merma del apoyo que les fue brindado anteriormente, y que malgastaron engolosinados sometiendo a  disidentes como principal proyecto de estado. Las derrotas sufridas por el régimen en San Diego y San Cristóbal, a manos de las esposas de los alcaldes presos, fue con número de votos superior a los que obtuvieron originalmente los ganadores, y a la inversa significó ahora un porcentaje bastante menor  para los perdedores de entonces.

Tampoco internacionalmente se registran las  risas de otros tiempos, cuando sobraban celebraciones de las ocurrencias de un  mísero y rebuscado  “Socialismo Siglo XXI”.  Lula Da Silva (Brasil), José Mujica (Uruguay), Rafael Correa (Ecuador), incondicionales de antes, ya han advertido sobre enfermedades graves de la “RB”. Su círculo ampliado  en “Unasur” acaba de rechazar igualmente el retiro de la Convención Americana de Derechos Humanos, que se hizo efectiva el 12 de septiembre de 2013, desanudando después la represión de guardias y policías bolivarianos contra estudiantes, en lo que va de 2014.


 “No queda nada” se  sufre en los huesos de la población,  al aceptar con indignación callada largas colas bajo sol y lluvia, para sobrellevar  la sequía de alimentos y medicinas,  prolongada por meses. De prevalecer las denuncias legítimas de adentro y de afuera, junto a consultas electorales transparentes -las revocatorias por ejemplo-, el destino de los asaltantes de “RB” estaría próximo al exilio voluntario o involuntario. Anclados en el ayer según su talante, en la aliada Argentina de la sucesión Kirchner, posiblemente llorarán el despecho recostados a una rocola, mientras escuchan la letra y música alusiva a su infortunio, cantada aquí por Mirtha, del famoso compositor Francisco Dino López Ramos, fallecido hace treinta años en Buenos Aires.


22 de mayo de 2014

DOMINGO 7: Esencia de Violencia


Apostados en escondrijos tenderían la emboscada  a verdaderos “soldados de la patria” -pero estos inexpertos y en desventaja-,  para acribillarles sin dejarles salir del desconcierto y del callejón de “La Alcantarilla” de Puerto Cabello. Allí fueron asesinados a  sangre fría por coterráneos, con aliento de agentes del imperio del tirano Fidel Castro, ya veteranos en 1962 en  paredones, fusilamientos y ejecuciones sumarias desprovistos de atenuantes para familiares, conocidos desde la infancia o amigos de toda la vida, “aun siendo inocentes”.

Con acecho y  acoso  de genocidas cubanos apoyados en la traición local, la recluta criolla engatusaría primero a adolescentes liceístas, quienes todavía atesoraban frescas aventuras de “Supermán” en muñequitos;  patines “Unión” y “Winchester” de cada diciembre, y  pistolitas de agua del carnaval. La esencia de violencia les adormecía con caricias de fusiles “Fal” y demás pertrechos militares, robados o contrabandeados,  prometedores de  gloria suprema tras salvar a los pobres. Empujados a la siembra de terrorismo y muerte, no habría escape posible al plan último del saqueo del petróleo del subsuelo en retribución a esa tutoría,  con ocultos colmillos de dominación. La entrega irreversible esperaría hasta 1998, cuando una mayoría facilitaría la cuchillada mortal de los reincidentes, fichados en expedientes subversivos y golpistas por incansables décadas.


La Republica Bolivariana (“RB”) crecería sobre una riqueza petrolera que a nadie costaría gran esfuerzo sacarla de abajo, y por lo tanto constituiría botín permanente y endosable a cualquier aventurero dispuesto a lidiarla,  según la atinada predicción de escasa resistencia debido a otro principio universal de que los regalos tampoco durarían demasiado, y las penas no pasarían de comprobar “el se acabó lo que se daba”.  Así, repitiendo acechos y acosos, cual animales insulares de rapiña cruzados con bolivarianos,  en la historia de “RB” los pobres padecen su misma pobreza, mientras los ricos de ahora no paran de gozar, pero vociferan y tiemblan por la corrupción descubierta y perseguida por leyes de Estados Unidos, o expuesta en Francia por Juan Reinaldo Sánchez, guardaespaldas de Fidel Castro durante 17 años.

Con pocas treguas en el período democrático precedente al 2000, de pura esencia de violencia se empaparían muertes de policías municipales ajusticiados por cobardes guerrillas urbanas, ataques a trenes turísticos llenos de distraídos pasajeros, arremetidas contra desprotegidas poblaciones aisladas, incendio de unidades de transporte público, asaltos a la UCV y “guarimbas” semanales en plaza Venezuela y “las tres gracias”.  Delitos perdonados con incomprensible benevolencia a través de una “pacificación” aprovechada para la renovación de fuerzas y la reincidencia múltiple. En el colmo del suicidio colectivo, después vendrían sobreseimientos e indultos, atrayendo fechorías y  bandoleros amparados en la ausencia total de castigos.


En época previa al abandono del pueblo por poderes ciudadanos que olvidaron el bien común, a favor de exclusiones partidistas, hubo instituciones como Pro-Venezuela y Alejandro Hernández, exigiendo atención al lema de “La violencia es el arma de los que no tienen la razón”. Sin embargo, las continuas pacificaciones enmudecerían y anularían aquella propuesta, para ceder a la aberración oficial de la violencia como arma de los que sí la ejercen y seguirían igualmente con la razón. La convocatoria a diálogos e invocaciones de paz, solo resultaría confiable para agentes de parecidos e históricos prontuarios de violencia. “RB” es un estado fugitivo pendiente de justicia por transgresiones y temeroso retiro de la Convención Americana de Derechos Humanos.



16 de mayo de 2014

DOMINGO 7: Venados Atrapados


Dieciséis años de impunidad para culpables de desafueros en República Bolivariana (“RB”), han hecho las veces de su propio corral sin salida, apretando cada día, tal ocurre a venados y demás presas animales que, una y otra vez, se tragan cebos escondidos tras barreras de un cercado, el cual  se les cierra amenazante de dejarles atrapados por siempre. En el caso  de los humanoides de este cuento, es tan repetida su ingesta de carnadas sin efectos nocivos, que aun juzgarían imposible imaginar algo o alguien bloqueándoles esa salida tenida por garantizada.

Las barreras rodeando a los venados de la especie bolivariana vendrían desde adentro y no desde afuera del rebaño. Son talanqueras ancladas lentas y profundamente en bochornosos sucesos como la glorificación de los pistoleros de puente Llaguno, el asesinato de Danilo Anderson, las infames listas de Gascón y Maisanta, los despidos ilegales de los tecnócratas de PDVSA, los ventajismos y fraudes electorales, la corrupción generalizada sin castigos; y en 2014 las muertes, torturas, persecuciones y cárcel para  participantes en protestas pacíficas promovidas por estudiantes.


La visible gran mentira de “RB” bambolea igualmente sobre las talanqueras del guión único de falsas subversiones, conspiraciones, magnicidios, invasiones del imperio yanqui, ataques de la derecha fascista y golpista, de las que nunca se revelan pruebas, respondiendo a la prescripción  de Fidel y Raúl Castro para consumo exclusivo de inocentes mayores de 18 años, fanáticos, o de los bien retribuidos por adhesiones incondicionales. El método muestra su eficiencia en 56 años de dictadura familiar en Cuba, con aplausos de minorías ignorantes del resto del mundo hasta que la desgracia se les viene encima, restringiendo sus libertades públicas y reprimiendo a transgresores.

El cercado asfixia pausadamente a estos venados –pero como si no fuera con ellos–, aunque peor todavía al remanente de la población al que ya no le alcanzan ingresos para alimentos, medicinas, repuestos –cuando se consiguen sufriendo sol y lluvia en largas colas–, o simplemente para pagar pasajes diarios al trabajo, la escuela, los hospitales o las frecuentes visitas a morgues, funerarias y cementerios.  Las barandas se levantan asimismo con altas cifras en dólares conseguidos prestados en el extranjero, y los cuales deberán ser pagados con adicionales privaciones para el pueblo, a corto plazo.

Los venados parecen no darse cuenta del corral que se han tendido ellos mismos, con la escasez de resultados concretos que signifiquen mejor calidad de vida a la de dieciséis años atrás. Nada sobresaldría por encima del gamelote creciente de palabrerías, discursitos y cadenas para atontar a seguidores, a pesar de los descomunales ingresos petroleros durante un acumulado de años jamás conocido, y por fuera de auditorías confiables. Escapar del propio cerco de talanqueras resultaría ahora improbable, y la represión desatada por el régimen presagia que algunos desearían abrirse paso a tiros, para salvarse de su suerte fatal.



 


8 de mayo de 2014

DOMINGO 7: ¡Sonríe!


Cuando se descubran los archivos secretos transportados por cable submarino a los dominios imperiales de Raúl y Fidel Castro, la pieza increíble sería el contaminante de vudú cubano inyectado al  “chip” de fotografías de cada registro a los que sacaron provecho del régimen bolivariano.  El veneno ablandaría a creyentes distraídos, pero ataría primero, de pies a cabeza, a “boliburgueses”, “narco-militares”, asalariados de  bandas civiles armadas, corruptos de cualquier índole, y también a los más necesitados de “cédula de buen vivir”, ayuditas de “barrio adentro”, de “madres del barrio”, “gran misión vivienda”, u otra “ñinguita” después de horas o días de espera en colas, incluyendo humillantes antesalas “caza-bobos” de disimulo democrático.

La receta de la “revolución” comenzaría con lavados de cerebros para negar tradiciones cristianas, y la racionalidad que separa de los rebaños de animales, seguidos de la penetración inmediata de la superchería,  la sugestión, y el temor a fetiches, brujerías, a la inoculación de virus mortales, y  maldiciones fatales a desertores. Tales previsiones se reforzarían con la tolerancia de comisiones, sobreprecios, delitos impunes en suspenso, carguitos en elecciones controladas, y demás prebendas tangibles para los reacios a tragarse maleficios del siglo XXI.


Aparentemente, toda foto procesada por sistemas de identificación alguno de República Bolivariana (“RB”), desde 1998 tendría que calzar obligatoriamente en una plantilla con código de seguridad, para lograr acceso a una tarjeta como la mostrada arriba. En el hueco de la cara feliz se coloca el rostro de la persona, y de inmediato caería dominada por un puño dictatorial y un dedo acusador sobre el hombro, anulando conciencia y lealtad a familiares, amigos y hasta a la tierra donde se nació. De allí en adelante, el efecto de la infección se reconocería por la mudez, la ceguera y sordera a las cadenas de abusos con las que se usurpan poderes, y se atenta contra la preservación de la paz  ciudadana.

Para los fichados a través del hoyo negro de la felicidad, se consideran inciertas las muertes de estudiantes, el acoso con perdigones y metras a los manifestantes, las asfixias con gases lacrimógenos, la cárcel sin procesos judiciales imparciales, el combo de represión corriente por más de dos meses con decretos que legalizan la violencia oficial.  Como si no fuera con ellos, tampoco padecerían la escasez de alimentos, medicinas, equipos y repuestos de transporte público, el desbordado costo de la vida, los impedimentos para adquirir divisas o salir del país, la supresión de libertades fundamentales y la imposición de una educación orientada a la instalación de la esclavitud castro-comunista. Ninguno lloraría a un familiar o amigo asesinado en la calle, o víctima de asaltos o secuestros.

Tal ocurre en las historias de magia negra, la suerte de los maleficios empezaría a revertirse contra los que la invocaron; o la artritis senil imposibilitaría desenredar las cuerdas de los títeres, o se agotó la pegada del puño y del dedo inquisidor. En los últimos minutos se cuentan incendio de universidades sumados a ataques frontales a importantes instituciones superiores, así como a colegios privados. El bozal seco de divisas aprieta sobre mayor número de medios impedidos de informar, mientras a otros se les persigue judicialmente, y se calla al popular “Plomo Parejo”. Antes, María Corina Machado fue despojada arbitrariamente de su curul, y se encarceló al líder Leopoldo López. El miedo y la desesperación a punto de estallar, con añadido incesante de disparates de enloquecidos desahuciados.



2 de mayo de 2014

DOMINGO 7: Muerte Súbita



Todo tiene un límite. En el fútbol se expresaría en la “Muerte Súbita” cuando se agota el tiempo reglamentario y las prórrogas, y cualquiera podría ganar o perder según sus restos de inspiración y esfuerzos, muy menguados por el cansancio. Más allá de las graderías pero en igualdad de condiciones  y reglas -sin abusos militares, de bandas civiles armadas, ausencia de   jueces imparciales o de groseros señuelos-, la resistencia civilizada en un juego democrático limpio igualmente sería determinante,  y habría que sobrevivir teniendo presente que “el que cansa pierde”.

 Como muestra de la indecencia, en República Bolivariana (“RB”) se encontraría la representación extrema mundial de los términos sucio y ventajista. Allí cualquier excusa serviría para justificar muertes de estudiantes en protesta; represión, torturas y cárcel por pensar diferente;  allanamientos sin trámites constitucionales, y hasta el aprovechamiento de asesinatos para inculpar a disidentes. La desvergüenza se extendería a complicidades manifiestas como la expresada por el Canciller de Ecuador, Ricardo Patiño,  quien omite  macabros detalles del cuadro anterior, para proclamar que "desde que llegó “Unasur” (Unión de Naciones Suramericanas), los muertos se terminaron allá" -citó la DPA-.


 
La vigésima edición de la Copa Mundial de la FIFA, a partir de junio venidero, asimismo contaría en cálculos oficiales para distraer a la “RB” de las gruesas calamidades alimentarias, en educación, salud, transporte y reducido poder adquisitivo de la población. Por pretendida afinidad ideológica con el Brasil anfitrión, se adelantarían planes montados en la euforia inicial con la llegada de barajitas para coleccionar y las cadenetas de banderas de los participantes, adornando con profusión a este país tenido por feliz a los ojos de “Unasur”. A los jóvenes rebeldes, el dulcito les apaciguaría la amargura por sus compañeros muertos o perseguidos, e incluso el reclamo del futuro de libertades que se les escapa con apoyo y a semejanza del imperio de los dominios de Raúl y Fidel Castro.

Al parecer, los resultados del “diálogo” que cumplirá un mes la próxima semana, solo ha servido para obtener ganancias concretas a la fracción a la que pertenecería como juez y parte el canciller Patiño.  A falta de noticias, la otra fracción sentada a la mesa, “la derecha fascista” -a juicio del mismo Patiño- solo lograría que sus hechos terroristas cesaran en gran medida. Al contrario, después de tres conversaciones, y la cuarta en camino, en “RB” no se ven señales de rectificaciones del régimen, y para el “84%” con alguna esperanza al respecto, el mismo Jefe aseveró "Jamás nos hemos sentado ni nos sentaremos a pactar absolutamente nada, una cosa es debatir, dialogar, y otra cosa es retroceder; no hay pacto, no hay negociación, ni con las burguesía ni con nadie".

Aun en juegos  de envite y azar, todos igualmente se desgastan al desnudarse el truco durante 16 años, y cuatro prórrogas. La muerte súbita acecha.

http://www.eldiariodeguayana.com.ve/opinion/4848-domingo-7-muerte-subita.html
https://twitter.com/jodofeal