Capítulos

11 de abril de 2014

DOMINGO 7: Pasar página de horrores



En la lista de tinieblas de República Bolivariana (“RB”) estaría la de dilucidar si su mandatario, a la “hora de las chiquitas”, se inclinaría por su patria adoptada cuando naufragaba en el coto privado de Fidel y Raúl Castro, a finales de los años 80. O, si se rendiría a favor de su verdadera tierra natal, que no pareciera ser en la que ahora ha estado dirigiendo una indolente y feroz represión contra la protesta, iniciada en febrero pasado por estudiantes de las principales universidades del país, con grave remanente de muertos, torturados, heridos, y encarcelados, entre muchas arbitrariedades registradas y documentadas.

Ciertamente, el asunto del comienzo no se encontraría en el tope de prioridades esperando solución en “RB”, porque esa  eventual triple nacionalidad prohibida en el texto esencial de la “patria” ha devenido en minucia frente al desproporcionado daño tangible, carente de reparación a la vista, a los derechos humanos, la  opresión sobre libertades básicas, y el estrangulamiento de los más pobres con  dominación despiadada a través de ideologización compulsiva y dosificación de viviendas, alimentos, medicinas, atención médica, educación y empleo. 


Pasar la página de horrores sin dejar ninguna esquina doblada, a falta de jueces y tribunales probos dispuestos a desentrañarlos, dependería en primer lugar de la cesación del autoritarismo militar de una de las partes, hasta deponer de manera fehaciente la malsana pretensión de esclavizar a civiles a la fuerza. Requeriría así mismo de muestras de vergüenza a proposiciones burlonas y pérdidas de tiempo en diálogos que, para ser válidos, tendrían que resultar de su exclusivo beneficio. Omisiones o ligereza de la delegación de UNASUR, al equivocarse en ponderar tales factores críticos, pronto acribillarían esa instancia como mediador fiable para erradicar la violencia del régimen. Demostraría además la prevalencia de ataduras conocidas a la parcialidad de sus comprometidas simpatías, de las que no habría querido zafarse.

En las mencionadas circunstancias, Unasur probablemente evitaría una tercera visita por los repetidos desplantes oficiales a sus cancilleres, movidos en dos ocasiones para encontrarse con igual plantón, contrario a la reposición de libertades democráticas fundamentales,  y a la reparación de los agravios causados en casi 16 años de  extremos totalitarios. Preparando el ambiente para contrarrestar  consecuencias de tamaño fracaso de indiscutible repudio nacional e internacional, en boca de uno de los defensores súper fanáticos de “RB” ya se ha sentenciado una especie de instigación de “nuevas formas de violencia y terrorismo, y también las enfrentaremos con la firmeza del pueblo" -así dijo Jorge Rodríguez-.

Cerca de la sede en Caracas del Programa de las Naciones Unidas (PNUD), una vigilia de jóvenes en carpas portátiles se ha venido repitiendo diariamente, hasta llenar el frente de dos manzanas. Allí se guardan restos de municiones de distintos calibres usadas para sofocar a juro la protesta de millares por el bloqueo que se les impone a sus vías de tránsito hacia el futuro.  Su lucha no la comparten todos los transeúntes, pues algunos quisieran calles limpias y despejadas como las del primer mundo, aunque tuvieran que pagarlas sumisos a un gobierno dictatorial tercermundista. Si faltaran árbitros confiables, los delegados de Naciones Unidas sabrían dirimir sobre merecidos castigos a los atropellos llevados a cabo ante sus propios ojos, causando los peores daños aun para los que aplaudirían arremetidas contra estudiantes, poniéndose a favor de la creciente tiranía.
 
http://www.eldiariodeguayana.com.ve/opinion/4637-domingo-7-pasar-pagina-de-horrores.html
https://twitter.com/jodofeal

No hay comentarios:

Publicar un comentario