Capítulos

14 de marzo de 2014

DOMINGO 7: Repeles




Las peleas en las colas, ya conocidas,  tenderán a ser más frecuentes cuando el repele siga mermando en los días por venir, y haya que disputarse los pocos alimentos, medicinas, cosas de aseo personal, etc., que el régimen pudiera conseguir afuera, al fiado y de pura chiripa. A pesar de las advertencias por más de quince años, al regalador bolivariano finalmente se les acaban los reales, ya gastados en sus mantenidos del castro-comunismo-cubano, y en cuanto adulante apareciera, incluido Hollywood, y que vendiera su barata postración por encargo.

El otro  repele, pero el de incondicionales de adentro,  tal vez seguirá sufriendo callado la peor parte de la dictadura, aunque se  le aquietaría con libreta de racionamiento, o con sus cómplices colectivos motorizados armados –“ejemplares”, “ajustados a la ética”– dados a la tarea de  mantener a raya a los descontentos, donde se atrevieran a asomar el pescuezo, sin excepciones. No obstante, a los de cualquier bando se les mataría igual con unos contados productos por grupo familiar, que adquirirían felizmente con tarjeta electrónica, del tipo pague ahora y coma después. Como el purgante que  para tragarlo hace falta un dulcito, en este caso se hará fraudulentas promociones a quienes soliciten la tarjeta, con premios de viviendas, vehículos y paquetes turísticos, además de ofertas adicionales en artículos, de acuerdo a la temporada y del ministro de Alimentación Félix Osorio.

De repele en repele la República Bolivariana (“RB”) pretende mantenerse en pie, a espaldas de los estudiantes que pierden sus vidas en demanda de un futuro inmediato de libertades, de cese de detenciones  y de prisión ilegales, arrebatones de programas de educación pública, asfixia a universidades autónomas, y consentimiento de violencia callejera que aborta a menudo el regreso en paz a los hogares. Lamentablemente, esos reclamos se intentan acallar con repudiable represión ventajista, y ataques propagandísticos desvergonzados. Sobresale alguna escoria de radio y tv especialmente, la cual hipotecó criterios independientes para sumar apoyos al propósito castro-chavista de extender su tiranía cincuentenaria en estas tierras,  y pagan con llantos desafinados en ferias decadentes, lo que les abonarían contantes y sonante en el banco.

De otro lado, lo que en cambio pareciera mantenerse en “RB” sería la indiferencia a mirarse en los espejos de la miseria, bastante visibles en la oprimida población cubana por más de medio siglo, buscando en vano las desaparecidas oportunidades de viviendas, alimentación, trabajo, y acceso a los avances culturales, científicos y tecnológicos. Quizá por ello, la única técnica bien desarrollada en aquella isla radica en obligar a sus habitantes a vivir contentos de repeles, a menos que prefieran la cárcel por denuncia de algún vecino de la comuna. Por acá, asimismo de casi inmediata aplicación como indiscutible estado dependiente asociado al eterno dominio particular de los sátrapas Raúl y Fidel Castro.

Mientras tanto, el repele se extiende y se sufre ahora en “RB” con dosis de humos peligrosos de bombas lacrimógenas vencidas, y peor aún reforzadas con arsenal de fabricación casera bolivariana de perdigones y balas, disparadas con cobardía escudados en armamento y equipos militares chinos y rusos, estos adquiridos con sobreprecio mediante permuta por petróleo, con las cotizaciones más bajas del mercado. El sello de la dictadura cubana en “RB” ya rueda por calles y avenidas en automóviles viejos, de más de diez años, que carecen de repuestos y de modelos sustitutos. O se saca de raíz la plaga asesina a sus anchas desde 1998, o las privaciones ahogarán sin remedio a los cerros y a las urbanizaciones, por igual, a falta de salvavidas milagrosos. Winston Churchill no se equivocó: "El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria."


http://www.expresionlibre.org.ve/data.php?link=4&expediente=1053

https://twitter.com/jodofeal

No hay comentarios:

Publicar un comentario