Capítulos

5 de marzo de 2014

DOMINGO 7: Raíces

El despotismo se inmortaliza sobre la pobreza en el “Cuartel de la Montaña”.


En el texto del Nuevo Testamento conocido como “Carta a los hebreos”, en un mismo capítulo, el XII, se hace referencia a “correr la carrera que nos toca”, pero advirtiendo a la vez sobre brotes de “alguna raíz de amargura, (que) os estorbe, y por ella muchos sean contaminados”. La reflexión se vincularía con el propósito de alcanzar la gracia de Dios, aunque esas palabras bien podrían extenderse como apelativos bastante apropiados a la lucha en las calles de los jóvenes estudiantes venezolanos.


Las adaptaciones de esa cita a la Venezuela actual irían aún más lejos, cuando se considera la interpretación de Encuentro bloggers en Vaticano, “para toda persona, para todo hombre y mujer que anhela la felicidad. Que cada uno los llene con la aplicación necesaria para su vida”. Así,  “1.Quitémonos lo que nos estorba y el pecado que nos ata 2. Corramos en la carrera que nos toca 3. No nos retiremos 4. Fijemos los ojos en Jesús 5. Renunciemos al  gozo inmediato 6. Soportemos la cruz 7. Despreciemos la ignominia 8. No nos cansemos ni perdamos el ánimo”.

Partiendo de sus raíces de amargura, el régimen de República Bolivariana (“RB”) se encuentra urgido de una relegitimación que se le ha puesto difícil fronteras adentro, y ha acudido hacia afuera con un pretexto, inclusive con invitados extranjeros y cuerpo diplomático requerido, quizá teniendo en mente la repetición de represión y muertes del 27 de Febrero de 2004, iniciada cuando una manifestación  pacífica opositora  trató de acercarse a la XII Cumbre del Grupo de los 15 (G-15) para entregar un documento sobre su visión de la situación venezolana. La estridencia ahora programada arroparía de complicidad el aniversario de la defunción del creador de la “RB”, al que se llega entre estudiantes caídos, ataque militar a la protesta, aumentos de precios de bienes y servicios, quiebra de hospitales públicos, falta de medicinas, repuestos y alimentos, y pretendido bloqueo del porvenir mediante un forzado contrabando castro-chavista.

Sin embargo, la madre de las raíces engrosaría desde Abril de 2002, con la desestimación oficial de registros fotográficos de pistoleros disparando desde Puente Llaguno a la protesta opositora de entonces, con pérdidas de 19 vidas, y centenar de heridos. En juicio expedito al gobierno bolivariano, el alto mando militar designó al general Lucas Rincón, para expresar en la madrugada siguiente: “Al presidente Chávez se le solicitó la renuncia, la cual aceptó”. No obstante, dos días después, la historia se cambió para inculpar a varios comisarios de la policía, entre quienes se hallaba Iván Simonovis, que sigue detenido a pesar de su comprometida salud.


Dejando de lado los tumores enquistados en raíces secundarias, 2007 marcó la derrota electoral del plan castro-comunista-cubano, pero que todavía se insiste en imponer a través de cualquier patraña al alcance. En 2013 vendrían las dilaciones al informar sobre la defunción que demandaría una presidencia transitoria pero hecha entonces a capricho, y burlando la previsión constitucional. Finalmente, se llegó a la proclamación del nuevo  mandamás cuyos requisitos de mayoría de votos y nacionalidad carecen de comprobaciones cabales. En Marzo de 2014, después de 15 años de irrespetos eternizados, para acallar a los jóvenes manifestantes de hoy, la paz es invocada por quienes siempre han preferido la guerra ventajista contra ciudadanos indefensos, en vez de procurarla con transparencia y cese de emboscadas. Mientras haya gente dopada con hongos que ciegan, es preciso insistir en  acabar con esas raíces de amargura.

http://www.eldiariodeguayana.com.ve/opinion/4168-domingo-7-raices.html
http://www.expresionlibre.org.ve/data.php?link=4&expediente=1052

https://twitter.com/jodofeal

No hay comentarios:

Publicar un comentario