Capítulos

20 de septiembre de 2013

DOMINGO 7: Inmolaciones




Sin escarmiento alguno, en República Bolivariana (“RB”) se ha desempolvado en 2013 un fracasado guión de Joseph Goebbles,  queriendo ignorar las nuevas realidades de Twitter, Facebook, y las otras redes sociales para denunciar fraudes al segundo de cometidos. Es por lo que  el actual regente de República Bolivariana (“RB”) ahora si dormiría intranquilo porque bastaría poco tiempo y  varias ediciones diarias de su “Noticiero de la Verdad”, en cadena de radio y televisión, para que aquí, allá,  y en el mundo entero, todos caigan convencidos de sus mentiras.La peor gallina es la que más cacarea” (Anónimo).

Desde luego, para los ramplones estrategas comunicacionales de  “RB”, la veneración a quien se acuso además de obtener ventajas como “amigo íntimo” de Adolph Hitler, sólo les deja ver la receta de "una mentira repetida mil veces” que se convertiría en verdad. No obstante el cúmulo de pérdidas para la humanidad de tal desplante, ni en Alemania, ni ahora en la “RB”, nadie antepuso a otro alemán, Friedrich Wilhelm Nietzsche, quien previamente dejaría sentado que “La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano”. Como corolario de aquellas “verdades” de la Alemania nazi,  en 1945, Goebbles se suicidó junto a su esposa, tras el asesinato por ellos mismos a sus seis hijos.
  

El “Noticiero de la Verdad” sería quizás un plan “B” para hacer tragar, por un rato, la gruesa desfachatez inminente del soborno a diputados con dinero sacado del Tesoro Nacional para así  apropiarse de una licencia habilitante la cual facilite arreciar fechorías contra la Constitución Nacional y los derechos del pueblo. También cabría el recurso de la gavilla o de leguleyos para el forjamiento de expedientes que despojen de su investidura a quienes les votarían en contra, En lo adelante, a lo mejor no, a lo peor sí, los periodistas de medios públicos o privados, nacionales o internacionales, tampoco podrían entrar a su palco en la Asamblea Nacional, por indeseables como testigos de primer orden, en el ejercicio cabal del oficio de éstos.

Por su parte, en el plan “A”, al estilo del tirapiedras que esconde la mano, también se seguirá apelando al atropello cobarde del cierre de periódicos, emisoras de radio y televisión, o su virtual asfixia con el retiro de pautas de organismos públicos y la persecución a los anunciantes privados que coloquen en ellos sus avisos publicitarios. A los que logren sobrevivir se les impondrían entonces limitaciones de cualquier tipo para la obtención de las divisas requeridas para la importación de repuestos y equipos, y los bienes consumibles más comunes como el papel en el caso de la prensa.

Mientras tanto, la estrategia de adquirir medios con dinero mal habido en comisiones y sobreprecios de compras del gobierno bolivariano, con o sin testaferros, igualmente continuaría si quedara combustible de los dólares cobrados por PDVSA, de las ventas de la malgastada riqueza petrolera, A excepción del aumento del patrimonio de los compradores y el blanqueo de capitales de origen dudoso, no se olfatea calidad y menos independencia en los medios aparentemente neutralizados. El “coaching” del castro-comunismo cubano ya tiene el precedente de una inmolación en Chile, de la que se cumplieron 40 años. El método pareciera repetirse  en “RB” como colonia desde 1998, cuando esta cayó bajo el dominio de  Fidel y Raul. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario