Capítulos

27 de septiembre de 2013

DOMINGO 7: Parapetos



Con muchas penas y sin gloria visible, la República Bolivariana (“RB”) ha entrado   en la mitad del primer año del ejercicio de su segundo regente proclamado a prisa titular del cargo, legitimando una abusiva atropellada por la baranda, en  carrera amañada del  14 de Abril. Como entonces, ahora, y probablemente en el tiempo que ha de venir, el sostenerse de barandas o de cualquier parapeto que sirva para detener su caída, sería lo más corriente de ese régimen adscrito a la dictadura castro-comunista-cubana.

Al parecer, esa caída quizás no vendría de conspiraciones de opositores superlativamente democráticos que, tal borrachos peleando por una botella aparentemente vacía, sin plan “B” alterno, desatenderían cálculos, chanchullos y emboscadas para ganar alcaldías y cámaras municipales, en supuestas elecciones limpias. Para ellos, significaría nada la amenaza oficial, en el caso bastante improbable de perderlas el 8 de diciembre,  de reemplazarlas ipso facto por comunas inconstitucionales, pero colocadas en la mira como próximos parapetos para quedarse asimismo con el repele.


De parapeto en parapeto, la “RB” es una quinceañera decrépita mantenida sin escrúpulos, bajo el amparo de celestinas de adentro y de afuera, las cuales silban y miran al techo para ignorar enriquecimientos por sobreprecios y comisiones de funcionarios públicos; utilización de tribunales para el encarcelamiento y la persecución  de gente de la oposición; aprovechamiento del Tesoro Nacional para sobornos en especie a seguidores; malversación, peculado y usufructo de bienes del Estado en cuestiones particulares; y cadena de fraudes electorales, que encapucharían la serie de delitos que recrudecen ante el evidente retiro progresivo de apoyo popular.

Cualquier parapeto resultaría bueno igualmente para engañar a ilusos que desearían creer en los regentes del régimen, siempre aludiendo al mismo comodín de un imperio norteamericano como causante de sus desdichas, acorde al lavado de cerebro de  inocentes muchachitos condicionados con ese “coco” del sistema escolar de los castro-comunistas-cubanos, también replicado en su colonia bolivariana de tierra firme. Hoy, a pesar de la riqueza con altos precios del petróleo, la “RB” tiene la exclusividad de una gigantesca devaluación de su supuesto “bolívar fuerte”, del desabastecimiento de alimentos e importantes productos básicos, de la escasez de repuestos, y del mal funcionamiento de los servicios de electricidad, agua y cloacas.

Si fueran pocos tantos parapetos, todavía se echarán manos a algunas reservas en oro de la que nadie sabe su paradero real pero que el BCV analiza la opción de pedir crédito a cambio de garantías en barras de oro depositadas en el exterior, y que al cierre de junio su valor rondaría 2 mil 600 millones de dólares. Se dice que los fondos que se levanten con la operación permitirán elevar el monto de las reservas internacionales líquidas. Adicionalmente, de Asia llegaría un crédito adicional de $5 mil millones, aunque la desconfianza china vetó las remesas de dinero en efectivo para acrecentar ganancias revolucionarias locales. Antes, China le habría prestado a Venezuela más de 36.000 millones de dólares que se reembolsan en parte con crudo. Todos los parapetos nunca alcanzarán para hartar la voracidad de la “RB”, ya arrastrada  a su barranco sin salida, mientras el país sigue durmiendo empujado al abismo.


20 de septiembre de 2013

DOMINGO 7: Inmolaciones




Sin escarmiento alguno, en República Bolivariana (“RB”) se ha desempolvado en 2013 un fracasado guión de Joseph Goebbles,  queriendo ignorar las nuevas realidades de Twitter, Facebook, y las otras redes sociales para denunciar fraudes al segundo de cometidos. Es por lo que  el actual regente de República Bolivariana (“RB”) ahora si dormiría intranquilo porque bastaría poco tiempo y  varias ediciones diarias de su “Noticiero de la Verdad”, en cadena de radio y televisión, para que aquí, allá,  y en el mundo entero, todos caigan convencidos de sus mentiras.La peor gallina es la que más cacarea” (Anónimo).

Desde luego, para los ramplones estrategas comunicacionales de  “RB”, la veneración a quien se acuso además de obtener ventajas como “amigo íntimo” de Adolph Hitler, sólo les deja ver la receta de "una mentira repetida mil veces” que se convertiría en verdad. No obstante el cúmulo de pérdidas para la humanidad de tal desplante, ni en Alemania, ni ahora en la “RB”, nadie antepuso a otro alemán, Friedrich Wilhelm Nietzsche, quien previamente dejaría sentado que “La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano”. Como corolario de aquellas “verdades” de la Alemania nazi,  en 1945, Goebbles se suicidó junto a su esposa, tras el asesinato por ellos mismos a sus seis hijos.
  

El “Noticiero de la Verdad” sería quizás un plan “B” para hacer tragar, por un rato, la gruesa desfachatez inminente del soborno a diputados con dinero sacado del Tesoro Nacional para así  apropiarse de una licencia habilitante la cual facilite arreciar fechorías contra la Constitución Nacional y los derechos del pueblo. También cabría el recurso de la gavilla o de leguleyos para el forjamiento de expedientes que despojen de su investidura a quienes les votarían en contra, En lo adelante, a lo mejor no, a lo peor sí, los periodistas de medios públicos o privados, nacionales o internacionales, tampoco podrían entrar a su palco en la Asamblea Nacional, por indeseables como testigos de primer orden, en el ejercicio cabal del oficio de éstos.

Por su parte, en el plan “A”, al estilo del tirapiedras que esconde la mano, también se seguirá apelando al atropello cobarde del cierre de periódicos, emisoras de radio y televisión, o su virtual asfixia con el retiro de pautas de organismos públicos y la persecución a los anunciantes privados que coloquen en ellos sus avisos publicitarios. A los que logren sobrevivir se les impondrían entonces limitaciones de cualquier tipo para la obtención de las divisas requeridas para la importación de repuestos y equipos, y los bienes consumibles más comunes como el papel en el caso de la prensa.

Mientras tanto, la estrategia de adquirir medios con dinero mal habido en comisiones y sobreprecios de compras del gobierno bolivariano, con o sin testaferros, igualmente continuaría si quedara combustible de los dólares cobrados por PDVSA, de las ventas de la malgastada riqueza petrolera, A excepción del aumento del patrimonio de los compradores y el blanqueo de capitales de origen dudoso, no se olfatea calidad y menos independencia en los medios aparentemente neutralizados. El “coaching” del castro-comunismo cubano ya tiene el precedente de una inmolación en Chile, de la que se cumplieron 40 años. El método pareciera repetirse  en “RB” como colonia desde 1998, cuando esta cayó bajo el dominio de  Fidel y Raul. 



13 de septiembre de 2013

DOMINGO 7: Fraude Finito



Tienen en  común la procedencia de fraudes el  “corazón de la patria” –cursi bobería bolivariana–, y el poema “La  Marioneta” atribuido como despedida de Gabriel García Márquez,  en 1999, al diagnosticársele un cáncer linfático. La existencia negada de ese supuesto generoso corazón, por el veneno que supuraría esta víscera, se reforzaría en la estrofa cuya autoría niega asimismo el escritor colombiano, pero según la cual “Si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol”.

En catorce años de salidas de sol en la República Bolivariana (“RB”) los casos de odios se graban más bien en estacas de hierro, que se avivan al fuego cada día además, para agravar sufrimientos de familias enteras y amigos, así como de las propias víctimas del régimen cuya larga lista incluye al mártir Franklin Brito, ahora a Iván Simonovis, y a María de Lourdes Afiuni, entre muchos otros inocentes que todavía no se reponen del efecto de las  privaciones de sus derechos a una vida sana y en libertad plena.


En los últimos tres quinquenios, el fraude  y la “RB” han sido una misma cosa. Desde su propio inicio, con la perorata del Ateneo de Caracas en 1998, que emocionaría  en un mismo combo a aprovechadores que saboreaban riquezas fáciles y venganzas por venir, al lado de unos cuantos ilusos.  Le seguiría la proposición tramposa de una Asamblea Constituyente para la aprobación de una nueva Constitución Nacional, “la mejor del mundo”, aunque no pasaría de excusa para derribar instituciones del Estado, y pisotearla mientras se le reemplazaba por el andamiaje metido de contrabando por la dictadura castro-comunista-cubana, ante la sumisión de sus subalternos domésticos, de cerebros lavados e infiltrados por décadas.

El fraude se ha servido igualmente de colaboracionistas, con roles protagónicos en iniciativas particulares. que llenan capítulos complementarios de la destrucción masiva del país, y entre los cuales aparece el caso “sobrevenido” de “Las firmas planas”, la persecución apoyada en la “Lista Tascón”, las manipulaciones de rectores del “CNE” expresadas en modificaciones de circuitos, abultamiento de registros con fallecidos que siguen votando, negativa a auditoria de cuadernos  electorales, prolongación ventajista de períodos de funcionarios por elección popular o mayorías parlamentarias. Todos eslabones de la cadena de complicidades necesarias, para disfrazar despotismos entre los que se hacen los tontos desde adentro y de afuera, con la apuesta de perpetuar el fraude y sus ganancias.

Un fraude conduce a otro fraude, y entre la población ya no hay sorpresas sino interrogantes sobre cuál será el próximo, a partir de las mentiras sobre la buena salud del candidato oficial  presentado para la reelección en 2012, y su muerte sin llegar a tomar posesión, en fecha y lugar bajo sospechas por falta de un acta de defunción creíble. La desaparición de actas se repite con la del nacimiento del actual titular del régimen bolivariano, que significa el mayor desprecio a la obligación de haber nacido en el país que se pretende gobernar, a excepción de las colonias bajo yugos extranjeros. “Tanto va el cántaro al agua...” 

6 de septiembre de 2013

DOMINGO 7: Quiebra Final



Lo que se adquiriría con 32 bolívares en 2013, es equivalente a lo que se compraría con un “real”, 50 céntimos, de 1998, cuando se dejó entronizar el proyecto de destrucción masiva llevado a cabo en República Bolivariana (“RB”), con la regencia de domésticos subalternos de la dictadura castro-comunista. El pobre bolívar de hoy valdría 64 veces menos que un “real” de entonces.  Después de la eliminación de tres ceros a la moneda, en 2008, al estrenarse el billete de 100, este representaba el 16 por ciento del salario mínimo vigente (614 bolívares), mientras que ahora no sería más del 4,0 por ciento del sueldo, y para finales de año, la proporción será todavía menor. De allí que, a juicio del economista Ronald Balza de la UCAB, todas “las monedas fraccionadas con poder de compra nulo,  deberían salir de circulación.

Hace apenas un mes, el ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas de Venezuela (ANCEV), Pedro Palma, por su parte advirtió de “la antesala de un "tsunami cambiario" que podría traer como consecuencia altos niveles de inflación, incluso de hasta tres dígitos, para lo que resta de 2013, principios de 2014. Sin embargo, toda esa gravedad económica no se compara con la maxi-devaluación del capital social, y la degeneración inducida de los activos humanos a través de patadas continuas a los valores más apreciados universalmente, con lo cual se configuraría una indetenible quiebra final de país y de sus habitantes.


Ya está completamente devaluada la gran riqueza que supuestamente alcanzaría para muchas generaciones por venir en “RB”, y que a duras penas sirve en estos días para cubrir algunas necesidades de los más necesitados. Agotada la ilusión de salir de abajo  con una cartera llena de bolívares -que valen casi nada-, la crueldad de la pobreza se hace mayor con la falta de servicios de electricidad, agua y cloacas, accesos confiables a la salud y a la educación,  escasez de empleos, medios de transporte, deportes y sano esparcimiento, así como frecuentes arrestos domiciliarios, impuestos por delincuentes a través de la violencia.

En  el plano de la quiebra de los activos humanos de arriba hacia abajo se observan temerarias adhesiones a regímenes acusados de emplear armas químicas contra inocentes, y celebrar a otros gobiernos de fuerza enemigos de las libertades ciudadanas. Suficiente desvergüenza para ilegitimar aún más un precario origen, se adorna con vulgaridades en público, deliberadas o no, las cuales se reivindican luego como gracia, aunque infelices, por las carencias del sentido de las rectificaciones de forma y fondo que solo distinguen a la gente noble. Para colmo, la comunidad de viciosos se propaga con tuits en inglés, francés, portugués y árabe,

Más abajo se halla el complemento de poderes del estado y una Asamblea Nacional en la que su mayoría simple aprueba atropellos que comienzan con el desconocimiento reiterado de una bancada parlamentaria que personifica a la mayoría del país. Abundan en decisiones arbitrarias en cayapa, con agresiones físicas, y ofensas, pero callan el exterminio de indigentes por cuerpos armados, la colocación de recién nacidos en cajas de cartón,  las muertes por negligencia en centro asistenciales, y el ocultamiento de epidemias que arremeten contra la población. Por último, en esa desbordada situación de caos, resulta imposible encontrar ojo, oídos y bocas que pongan coto a la corrupción de los nuevos ricos que han saqueado la bonanza petrolera de los últimos 15 años.