Capítulos

30 de agosto de 2013

DOMINGO 7: Gangas



Es difícil encontrar a quien no haya sufrido en su bolsillo las consecuencias de comprar muy barato, y que después no terminara arrepentido al sacar las cuentas de lo muy caro que le salió el negocio. Sin embargo, a  pesar de los conocidos excesos de la regalada y regaladora República Bolivariana (“RB) para pagar apoyos extranjeros y favores de amigotes cómplices,  todavía se halla a los que creen en gangas para el pueblo provenientes de ese régimen; sin que aquel, este, ni nadie, tengan que pagarlas algún día a costa de “sangre, sudor y lágrimas” (Churchill dixit).

Más perversos aún resultan los chanchullos de “dar y quitar” como los engaños de “casas propias” de la “misión vivienda”, con un precio que deberían pagar sus adjudicatarios, aunque nunca recibirían el correspondiente título de propiedad, y tendrán que devolverlas pasado algún tiempo. En igual clasificación se encuentra la extensión a dos días de descanso de la nueva Ley del Trabajo, acabando con las posibilidades de horas extras de fines de semanas, y menos plazas por encarecimiento del empleo.  Con efectos parecidos ha resultado la protección a “trabajadores residenciales” que, en la práctica, ha traído el cierre progresivo de todas las conserjerías existentes anteriormente.


Las próximas gangas se esperan con la entrada en vigencia de  la Ley que Regula la Compra y Venta de Vehículos Automotores Terrestres, Nuevos y Usados Nacionales o Importados, sancionada por la Asamblea Nacional a mediados de mes. A principios de los 70, después del aumento de los ingresos petroleros venezolanos, hubo un mercado alterno de carros regulados, en el que las unidades salían al mercado con rines,  y tapicerías de cuarta categoría, sin platinas, alfombras ni aire acondicionado. En breve, volverán los caparazones de automóviles como oferta ajustada a la nueva Ley, por los cuales tampoco se obtendría mayor garantía. Como antes, los afortunados, ahora boli-burgueses, seguramente continuarán con sus super-naves.
 
El asunto tiene precedentes en el ejemplo ofrecido por el propio gobierno bolivariano, según denuncia en “Aporrea”, en la que se contó que a los vehículos Chery, Lada y Venirauto no se les consiguen repuestos. En ocasiones, hay que esperar meses e incluso años para conseguir un repuesto... las ventas de repuestos Lada que ya estaban en el país no importan repuestos para los nuevos modelos, lo que indica que algunos debemos pagar por un carro que está parado y sin esperanzas de poder repararlo.” Por otro lado se menciona a los modelos “Arauca” y “Orinoco”, con “un problema: No se consiguen repuestos y los mismos pueden tardar hasta 6 meses para llegar al país”.

El verdadero problema de las “gangas bolivarianas”, referida esta vez a los vehículos que serían vendidos con sus partes reducidas a las esencialmente necesarias para que rueden si no llueve, podría empeorar, incluso para la población que no tiene carro,  si se repitieran similares consecuencias con la providencia de la Superintendencia Nacional de Costos y Precios (Sundecop), mediante la cual se categoriza la prestación y los precios de los servicios médicos por parte de centros de salud privados.  Otra muestra de lo caro que sale lo barato, lo están dando hoy las escuelas privadas, reguladas desde hace mucho tiempo, y que ahora incluyen en las listas requeridas a los alumnos, el papel sanitario, jabón antibacterial, toallas para las manos, y material de oficina necesarios para las evaluaciones, control de asistencia y otras actividades propias de la enseñanza de los alumnos.


22 de agosto de 2013

DOMINGO 7: Salvavidas Desinflados



El riesgo mortal de encontrarse con un salvavidas desinflado, cuando más se le necesite, estaría bloqueado a la percepción de lo que les queda de cerebro a  quienes alzan sus manos en la Asamblea Nacional, para ahondar la fosa que en su momento también les alcanzará a ellos mismos, a sus propios familiares y amigos.  Mientras tanto, diputadas y diputados sometidos “rodilla en tierra” continuarán creyendo que están decidiendo una derrota aplastante de enemigos artificiales, los cuales fueron sembrados en las cabezas de muchos de ellos,  hasta el convencimiento de que aquellos jamás tendrán el derecho a la resurrección y la revancha.

Bien conocida es la parábola sobre los hitlerianos buscando comunistas, socialdemócratas, sindicalistas, judíos, y la pasividad de la gente en silencio porque el asunto no les concernía, hasta...“cuando vinieron a buscarme,  pero ya no quedaba quien pudiera protestar”, a decir del pastor luterano Martin Niemöller Stiftung, en su sermón ¿Qué hubiera dicho Jesucristo?, pronunciado en la Semana Santa de 1946, en medio del inventario de los estragos del nacionalsocialismo “nazi” en Europa. 


Con la ilusión de seguir pegado al salvavidas que los hace flotar aun después de quince años de uso y abusos de poder en República Bolivariana (“RB”), las advertencias sobre caducidad no son tomadas en cuenta, y sus usuarios vendrían acercándose a un seguro naufragio. Con la excusa de atacar la corrupción que se ha robustecido con su permiso desde 1998, ahora se pretendería habilitar a su Presidente para que dicte leyes anulando a la Asamblea Nacional. La experiencia indica que, una vez habilitado, el jefe del gobierno podría utilizarla para mandar a su exclusivo antojo, arremetiendo contra quien le estorbe a su paso, sin excepciones de color, ni prisión alguna para los grandes corruptos como ahora.


El cálculo de los náufragos se basa en que legislar en contra de ellos mismos como en el caso de la Ley Talanquera, fue la vacuna que los libraría de castigos gubernamentales. Aplaudir agresiones por diferencias al asumir sexualidades, las grabaciones ilícitas, y demás procedimientos arbitrarios, resultarían antídotos para que esbirros oficialistas nunca lleguen a reventar las puertas de los sumisos. Hasta les parecerían decentes y honrados los sobornos para corromper con dinero robado al tesoro nacional, a cualquiera que se venda para sumar el voto adicional obligatorio para completar una nueva trampa jaula.



Lo que abunda en extremo en los buenos salvavidas son los avisos de las innumerables precauciones requeridas para confiar en esa protección. Sin embargo, en “RB” la constante descansaría en la prioridad a la vista gorda para justificar rentables componendas de pocos.  Tanta indolencia contra la tierra natal de casi todos –menos uno– de los encaramados locales del régimen subalterno de la dictadura castro-comunista cubana, quizás lo explique el efecto de un poderoso veneno ideológico que antepone la salvaguarda de los intereses de aquellos y de otros extranjeros parásitos, a los del pueblo de aquí que sufre abandonado a su  interminable penuria, si no se doblega a la invasión ajena a su libre manera de vivir. 




16 de agosto de 2013

DOMINGO 7: Pum...Pum



A una navidad a la inversa, que no para en todo el año, pareciera amenizar el estribillo de Pum...Pum -en macabra degeneración del famoso “Tun-Tun”- que sonaría a la par de fogonazos y relámpagos de armas de fuego, en reemplazo de los juegos pirotécnicos de cada fin de año.  Una enloquecida violencia sin origen preciso, pero enlazada a un consumo de drogas y  tráfico armamentista en complicidad eventual de autoridades policiales y militares, haría improbable identificar a victimarios pero si a las víctimas, inocentes en su mayoría, en las listas de las morgues a donde ingresan sus cadáveres.

Peor todavía, se dan casos en los que se impediría a la verdadera “Gente de Paz” protegerse con ese popular “santo y seña”, porque le ha sido arrebatado con desfachatez por quienes deberían atender la indefensión de las familias honradas. Más bien, a estas las sorprenderían con balas que perforan sus cuerpos, cayendo inermes, aunque después se esconden responsabilidades tras “lamentables errores”.


"Me dijeron: así era que te quería agarrar. Arrodíllate que te voy a matar. Traté de liberarme de eso, pero escuché que habían herido a Zoe. Lograron tirarme al piso y darme patadas", narró. Dubraska López, también hermana de la fallecida, manifestó que su familia implora la justicia: "Deja a tres huérfanos que preguntan por su mamá todos los días". Zoe López fue herida el 15 de julio pasado, cuando viajaba junto a otras mujeres y su hermano hacia la Alta Guajira en un camión Tritón. Tres balas hirieron gravemente el pecho de la mujer, a tal punto, que le atravesaron las costillas derechas y el hombro. De levantar el fusil en contra del pueblo acusan a dos tenientes. (Diario “La Verdad”, Maracaibo, Julio 28,2013)

Según publicó el 5 de julio el diario de Falcón, “La Mañana”, la ciudadana Luimina Pacheco de Pérez (45) y una de sus hijas morochas, María Gabriela Pérez Pacheco (15) murieron abaleadas la noche de este jueves en un hecho calificado por los habitantes de la parroquia Las Calderas como "masacre"  y de la que hacen responsables a efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana que se equivocaron de objetivo. Testigos aseguran haber visto a los guardias entrar en shock cuando, después de dispararle al Chevrolet Corsa plateado, abrieron las puertas y descubrieron que no eran hombres los que estaban adentro, sino cuatro mujeres, entre ellas una adolescente que histérica, gritaba "mi familia, mi familia". Testigos aseguran que los guardias eran entre 20 y 25, andaban en motos y portaban armas de diferentes calibres.

El 11 de Julio de 2013, “El Nacional publicó que “El muchacho dijo que fueron dos soldados que lo agarraron y lo maltrataron y le dieron a tomar combustible. Necesitamos justicia por nuestro sobrino. Esto no puede quedar impune”, dijo la mujer quien reconoció que su sobrino era pimpinero. “Si, eso no lo vamos a negar. Él estaba descargando una pimpina de gasolina pero él no es el único. El mismo gobierno se encarga de esa corrupción y por qué hicieron eso con un muchacho que apenas tiene 24 años de vida. Deténganlo o pónganlo preso pero no que lo maltrataran como lo hicieron”, agregó. Según trascendió, el cuerpo del joven tendría quemaduras y laceraciones en el cuello y tórax.

El 8 de Agosto de 2013, “Ultimas Noticias” recogió que los parientes de Anderson Jesús Oliveros Rojas contaron que pasada la media noche, cuando se desplazaban por una calle escucharon unas detonaciones y se percataron que unos militares a bordo de un vehículo Tiuna les estaban disparando. Pararon la marcha, pero ya era tarde. Oliveros Rojas había recibido un mortal disparo en el cuello. Coromoto Rojas, madre del estudiante fallecido, se mostró consternada y exigió justicia por lo que consideró una acción desmedida de parte de las autoridades. Amigos del universitario señalaron que el vehículo Ford, modelo Fiesta, presenta varios impactos de proyectiles y criticaron los magros resultados del Plan Patria Segura.