Capítulos

12 de julio de 2013

DOMINGO 7: Nómina Bolivariana




La mala noticia de la que muchos se han dado cuenta ya es que a los reales se los chuparon la corrupción y el despilfarro en “República Bolivariana” (RB) y, desde hace tiempo, todo va de mal en peor en los “CDI”, misiones “Barrio Adentro”, “Por Amor Mayor”, “A toda vida Venezuela”, “Vivienda”, “Canaima”, “Madres del Barrio”, “Negra Hipólita”, y en por lo menos 30 títulos adicionales de igual argucia, los cuales cada vez están más vacíos de recursos para atender las ilusiones creadas a gente inocente.

La buena noticia es que  la sequía de dólares y las deudas bolivarianas a medio mundo, como eficaz purgante también expulsará a las cloacas a los parásitos nacionales y extranjeros de los fondos de todo el pueblo venezolano, empezando por los traídos de la “Cuba Castro-comunista”. Les seguirían camarillas enquistadas en el “Alba”,  y luego los incondicionales del comercio fácil de baratijas encabezados por Argentina, Brasil y Colombia, y de Rusia, China e Irán por supuesto.

Josué Fernández Alvarado 

Hasta la mala jugada de la reelección presidencial de 2012, los fondos del régimen de “RB” para comprar votos se repartían en viviendas, neveras, lavadoras, pensiones y  otros bienes tangibles hasta agotarse la existencia, aunque de entregas condicionadas para después de constatar la prueba de amor por la patria, cacareada por los de bolsillos repletos en las alturas del poder.  Pero, el entusiasmo bolivariano bastante apagado en abril pasado -por el duelo y un sucedáneo insípido- obligó a diversificar inversiones pagando apoyos de cantantes, artistas de televisión, animadores, deportistas, y a cualquier famoso que quisiera tomarse una foto con el candidato.  Sin embargo, “movilizadores” encargados de arrear votos bajo presión y coacción, todavía estarían esperando cobrar lo acordado por su complicidad para consumar el fraude electoral.

A falta de pan lo que quedaría es el circo, cuya carpa hay que mantener levantada sin pudor, degradando inclusive solemnidades tradicionales como la conmemoración de la “Independencia de 1811”, quizás por hallarse perdida desde 1998 a causa de una perniciosa invasión castro-comunista, con entreguismo de gallinas incluido. En Junio 24, menos de un mes, la prensa recogería que para celebrar la fecha de la batalla de Carabobo, héroes de la gesta fueron asimismo ridiculizados con representaciones de mujeres en “topless” y “body paint” como si fueran trajes de próceres. El símbolo de la bandera nacional padeció burla semejante en la piel de otra mujer desnuda cubierta solamente con una franja tricolor, posando en saludo militar al lado de una imagen del último presidente fallecido. 
 
La escasez de la nómina bolivariana apenas daría ahora para pagos de boletos de entradas al circo, trayendo escándalos baratos de dónde ocurran. Próxima atracción sería la de Edward Snowden, quien vendería su alma al espionaje de U.S.A. mientras consiguiera a alguien que le pagara la traición. La gran diferencia con los desertores del castro-comunismo cubano radicaría en que estos huyen de sus asignaciones en el extranjero al ver una rendija hacia su plena libertad, con preferencia precisamente por el propio imperio norteamericano. Los que aplauden al tránsfuga son los que se retuercen de rencor y envidia con su frustración comunista apodada “Socialismo Siglo XXI”, común a los fracasados en ganarse el progreso, a  fuerza de empeño y trabajo honesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario