Capítulos

1 de julio de 2013

DOMINGO 7: Chica “17” Bolivariana





Visto que la “Chica 10” fue un fenómeno durante la “IV”, cualquier alusión parecida en “Socialismo del Siglo XXI” debía superar la marca para hacer la diferencia. Así, la chica bolivariana del “17” -por su gusto por las cosas más finas y costosas de procedencia incierta-,  sin embargo por poco agraciada nadie habría querido retratarla para recrear la vista como a Bo Derek, sino en fotos tipo expediente policial donde algún día cobren carácter de pruebas acusatorias de corrupción.


La chica “17” llevaría tiempo luciéndose como insignia de “República Bolivariana” (RB), y por donde pasa, después de pagar  hasta por un simple apretón de manos –nadie se recuesta de gratis a su fealdad repleta de verrugas-, lo que se escucha es el estribillo  
 “Dónde se mete la chica del 17,
De dónde saca pá tanto como destaca...”



La insignia de “RB” como la referencia del viejo cuplé se baña en perfumes de París, aunque aquí por falta del papel higiénico a cambio de “patria”, pero en ésta ignorando el reclamo de remuneraciones y reivindicaciones dignas a profesores y estudiantes universitarios; disminuyendo aportes al Fonden por desvío de ingresos petroleros superiores a los presupuestados; prolongando la sequía de divisas para importación de bienes, servicios, medicinas y repuestos básicos; sometiendo a tratos inhumanos a presos políticos. La prioridad del régimen sería la maniobra para legitimar su débil procedencia de elecciones bajo protesta, con decisiones judiciales cómplices a la medida hasta obviando exigencias de nacionalidad venezolana para ejercer la Presidencia. 


Las anteriores verrugas solo entre las más notorias en la insignia de “RB”, dentro de una larga lista de atrocidades en 14 años de elecciones electrónicas amañadas, atropellos continuados a ciudadanos, permisividad de violencia callejera, asociación ilegal a la dictadura castro-comunista,  y privación de fondos hacia adentro para regalar hacia afuera.


Oliver Stone ha sido contratado como maquillador bolivariano con base en su fracaso cinematográfico “Al Sur de la Frontera”, a cambio de nuevas ganancias a costas de un fallecido. En igual onda también cobrará Ignacio Ramonet, con su “obsequio” póstumo para el mismo difunto. A la insignia de la chica “17” bolivariana le sobraría de lo que saca cuando la Contraloría duerme, y no necesitaría coger peces ni acordarse del refrán. También le sirven a la carta, en aviones de “Cubana de Aviación”, incluyendo al Vaticano entre sus muchos destinos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario