Capítulos

30 de mayo de 2013

DOMINGO 7: ¡FELICES COMO NUNCA!



Al guía espiritual de “República Bolivariana” (RB) estaría por ofrendársele la culminación del país que perseguía en su rumbo indetenible hacia “el mar de la felicidad”, al terminar de amordazar a cualquier costo a medios informadores sobre violencia,  desmadre del costo de la vida,  golpe de muerte al bolívar “fuerte”,  desabastecimiento de alimentos, medicinas, demás productos básicos y repuestos; oferta laboral proselitista; apagones, cortes de agua y teléfono; los cuales el régimen ignora con cara de “yo no fui”. Más les valdría incluso, si silenciaran de ñapa la persecución a todo tipo de disidencia, la represión de protestas callejeras, el trato inhumano a presos políticos, y los ilícitos electorales.

Como en la Cuba apropiada por los dictadores comunistas Castro hace 54 años, ahora en su territorio extendido de la “RB”, desde hace 14, también se eliminarán “mensajes negativos” y desparecerán calamidades con solo dejarlas de mencionar en televisión,  radio y  prensa, aunque el pueblo las sufra callado y desesperanzado por agravada sordera de los responsables de sus penurias.


En Naciones Unidas ya se vislumbra el día en que rescatarán credibilidad perdida después de su informe conocido en 2013 sobre el segundo puesto alcanzado por “RB” en Latinoamérica, solo detrás de Costa Rica, entre las naciones “más felices del Mundo”. De allí vendría su regocijo por recientes abrazos y sonrisas de los amos de Venevisión y Televén en el palacio presidencial de “Miraflores”, y el consiguiente anuncio del vicepresidente ejecutivo, Jorge Arreaza, al salir de dicha reunión: "Estuvimos analizando un nuevo modelo de televisión que lleve como eje la paz, la tranquilidad y donde nuestros niños puedan ver con tranquilidad la tv, sin recibir mensajes negativos".

La enmienda a la plana de Naciones Unidas continuaría al desvelarse compromiso semejante de parte de los nuevos dueños de Globovisión, con ostensible agregado propósito de filtrar denuncias “en vivo” del  líder opositor respaldado por media población. “Ustedes saben por qué Globovisión no podía venir al Palacio de Miraflores y eso nunca más va a pasar”, apuntaría Juan Domingo Cordero, quizás adelantando complacencia editorial a cambio. Mientras se extinga la libertad de expresión e información, reponiendo el decreto de felicidad en el enclave castro-comunista cubano de tierra firme,  la verdad deberá aguardar por testimonios como los de Maria Elena Lavaud y “La Habana sin tacones”, o reportajes fotográficos como los de Jorge Royan de Argentina, sobre Cuba, disponibles en internet.
 https://twitter.com/jodofeal

24 de mayo de 2013

DOMINGO 7: “Adecuaciones”



“No es lo que tú crees” como muletilla de quien es decubiert@  haciendo algo impropio ahora se sustituiría oficialmente por un simple ruego de adecuación al otr@ que descubre la fechoría, según  código de ética de la administración de “República Bolivariana” (RB). Con tamaña caradura como recurso desesperado del régimen, y visible enojo en el dolor de bolsillo de la población, inclusive el aumento del 20% en los precios del pollo, la carne,  y la leche se trataría de pasar como esa “adecuación” que no requeriría explicaciones ni censura a los que acaban con mermados ingresos de los más pobres.

En mentes de escasos criterios, la sola invocación a la “adecuación” debería  reparar cualquier daño de los aumentos con el látigo del verdugo camuflado,  como a un tigre, o león, se le haría saltar la cuerda, pasar por el aro, pararse en dos patas, etc., después de afilarles colmillos, castrarles, y convertirles en animales domesticados.



De actuar por más de  14 años de “RB” como les viniera en gana -ignorando y subestimando consecuencias además-, la “adecuación” de los venezolanos a atropellos igualmente se daría por descontada, y ya nada impediría desmanes contra la industria, el comercio, los servicios, los empleos, la propiedad, la cultura, la educación, la independencia de los poderes públicos, el debido respeto al componente militar, a la representación popula, a la libertad de expresión e información,  la seguridad en las calles, y la promoción de la paz ciudadana; mientras resultan impotentes para detener desabastecimientos de alimentos básicos y medicinas, y hasta del papel higiénico.

No obstante, tanta impunidad no produce el hartazgo de los déspotas de RB y acentúan agresiones mediante amedrentamiento y lesiones a diputados de oposición, persecución política y encarcelamiento a quienes protesten con “cacerolazos”; y amenazas a centenares de empleados públicos por negarse a votar por el continuismo, y que el jefe de estado juramentado en apuros aseguraría tener identificados con nombres y cédulas, facilitados por los suyos en el mismo Consejo Nacional Electoral que le daría el triunfo.

Por último, los violentos dentro del oficialismo estarían divididos en bandos dispuestos a medirse a “golpes” para acabar los unos con los otros, de acuerdo a vergonzoso reporte grabado para su jefe y principal beneficiario el dictador Raúl Castro.  La mesura de media Venezuela optando por salidas democráticas, interpretada como débil “adaptación” de todo un pueblo, sí estaría en riesgo de convertirse en hartazgo y en desenlace para la “RB”.


17 de mayo de 2013

DOMINGO 7: DUEÑOS DEL GARROTE



El pueblo venezolano votó el 14-A  para zafarse democráticamente del yugo  impuesto en “República Bolivariana” (RB), pero fallaría en medio de transferencias en efectivo a miembros de poderes públicos. Sin embargo, poco a poco se desnuda el fraude de ventajismos desvergonzados, registro amañado de electores, coacción al votante, amedrentamiento y represión a testigos; y hasta la burla a otros países a los que se les ofrecería y luego negaría la auditoría seria para verificar quién habría obtenido la diferencia que le hiciera verdadero ganador de la contienda.



 Cuanto está ocurriendo en la “RB” supera las fechorías atribuidas a un ciego déspota en solitario, porque en ellas se cuela la alcahuetería de comunidades extranjeras que le prestan el garrote.  Anteponiendo intereses comerciales o compinches politiqueros, aún resultan de atorada digestión e imprevisibles consecuencias la  tolerancia y  convalidación tácita reciente de Brasil, Uruguay, Argentina y hasta Colombia a una usurpación -mientras no se pruebe lo contrario según la promesa a Unasur- que, seguramente, jamás permitirían a los suyos. 


El grado de “complicidad para delinquir” quizás castigará a los de adentro y afuera que hayan mantenido la vista gorda sobre abusos cometidos en “RB” en forma continuada desde 1998, en desconocimiento de derechos humanos, muchos calificados de lesa humanidad. La historia comenzaría con las sospechas de homicidio culposo por los retrasos para socorrer a las víctimas de la vaguada del litoral central en 1999.



Autores y solidarios de la “RB” tendrían que responder asimismo sobre desvío de culpabilidad en crímenes de Puente Llaguno; ocultamiento de  asesinos de Danilo Anderson; persecución a señalados en “Lista Tascón”,  despidos masivos de PDVSA; represión de protestas de estudiantes; perdigonazos y “gas del bueno” para manifestantes pacíficos y, de crueldad extrema, la muerte de Franklin Brito, y desmedidos atropellos a María de Lourdes Afiuni, Iván Simonovis, y al general Antonio Rivero.



La alevosía en “RB”, que compromete igualmente a los suministradores del garrote,  quedaría patente como muestra innegable en el anticipado desacato a una sentencia de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, para reparar daños causados a RCTV. A tantas otras situaciones al margen de las leyes se sumaría el ministro de la vivienda, Ricardo Molina, al declarar "Me importa en lo absoluto lo que dicen las normas laborales", dando calidad de parias a despedidos ilegalmente en su despacho. A la cárcel irán a parar todos, ¡temprano o tarde!

 


10 de mayo de 2013

DOMINGO 7: EL EJE DEL COCO





Del conocido cuento del coco para asustar niños vendría el  eje fundamental ideológico y estratégico de “República Bolivariana” (RB), prescrito por la dictadura comunista cubana  a falta de otros argumentos para ganar aceptación. Allí, la especie escogida para amenazas recurrentes, por una parte, sería de la clase fascista y de derecha, descubierta con susto propio por uno de sus altos gobernantes cuando se miraba al espejo; pero luego la encontraría genial para retener a  seguidores.

Por otra parte el inocente “coco”, acusado igualmente de pertenecer a la familia de la “derecha golpista”, en caso forzoso también aparecería como principal sospechoso de provocar apagones, desabastecimiento, descomunales aumentos de precios, sequía de monedas para adquirir en el extranjero repuestos y materia prima de la industria, el transporte, la agricultura, la ganadería, y el comercio;  en especial si se resistieran a pagar el peaje de alcabalas bolivarianas. 




En “el eje del coco” se prevén asimismo mutaciones como “oligárquico” y “capitalista”,  y estas lograrían a veces el paralizar de miedo a unos cuantos que reclaman libertades y mejoras aplazadas por la “RB”. Se les amonesta que valdría cuidarse de “tentaciones del diablo” por riesgos de perder empleos, aumento de salario, beca, jubilación, el tremendo negocio de tener casa sin título de propiedad, carros y electrodomésticos desahuciados de reparaciones debido a falta de técnicos y partes de reemplazo; o a terminar bloqueados a los privilegios del carnet rojo ofrecidos en las largas colas por las que hacen pasar a los más necesitados.


Sin embargo, ahora se registra el fuerte brote del susto de “casi te come el coco”, del lado oficialista, con el resultado de las elecciones presidenciales del 16-A, impugnado por la negativa de una auténtica auditoria de los votos atribuidos al régimen bolivariano. En medio de irregularidades que ponen ese triunfo bajo sospecha de apropiación indebida, el mismo Dr. Jenkins bolivariano creador del multifacético insecto, todavía temblaría de terror.


Hacia dentro del país, mediante regaño gubernamental se culparía a “desagradecidos” o “engañados” de retirarles apoyo -después de 14 años de desencantos-. A los de fuera en el exclusivo club “La Espada del Libertador”, Hollywood, “Alba”, “Petrocaribe”, “Unasur”, y en especial a los vividores comunistas cubanos, se les rogarían renovados esfuerzos en defensa de la “RB” o perderían gratificaciones para siempre. Como en la vida real, afortunadamente, a medida que la gente crece se deja de creer en “cocos” de cualquier tipo.