Capítulos

21 de febrero de 2013

DOMINGO 7: Histeria Histórica




 La “República Bolivariana” (RB) produce tales trastornos mentales, que los efectos más graves en las personas son directamente proporcionales a la cercanía en que se encuentran del cogollo. Sin precedentes ha resultado la propagación del paroxismo, en lo interno y en lo externo,  encubriendo la decadencia de un régimen prolongado teatralmente, durante catorce años. La turbación alcanza momentos culminantes en la manipulación indolente de un enfermo como espectáculo central, y  se recurre a escenas de suspenso para elevar el drama de la función.

No obstante, aguardando el juicio sin ventajismos de tarde o temprano, también sigue creciendo el “Expediente de Delitos del Gobierno Bolivariano” instruido con  la violencia sin reparo, la baja en los índices educativos, la construcción defectuosa de viviendas, la permisividad otorgada a sus corruptos, la desaparición de alimentos y medicinas, etc.,  y ahora  la reducción  a la mitad del valor de la moneda del pueblo. De la mayor inclemencia, asimismo, los maltratos a la jueza Afiuni  y al comisario Simonovis, entre los presos políticos llevados a extremos de sufrimiento. El autor principal de ese desastre no podrá lavarse las manos argumentando enfermedad.



En la “RB” solo guardan silencio cómplice del “Expediente de Delitos del Gobierno Bolivariano”, aquellos bien conocidos que son retribuidos con favores obtenidos de abusos de poder y de los ingresos de las ventas petroleras. Sin embargo, el procedimiento ensayado fronteras adentro tiene desvergonzados clientes, ya identificados igualmente, en Argentina, Ecuador, Bolivia, Brasil Colombia, Cuba, Nicaragua, Perú, Uruguay, Unasur, Petrocaribe, y  en la Secretaría General de la OEA. Las excepciones de dignidad nunca serán olvidadas al recobrar Venezuela su nombre singular.

Cuando se escriba fríamente sobre esta especie de histeria continental sin dudas de carácter histórico, los maromeros de mayor audacia quedarán minimizados con las extraordinarias volteretas para explicar los cuentos del candidato enfermo que estaba sano,  el truco de la ausencia temporal, el elegido de sobrevenida acción prolongada según condición caduca de presidente, posteriores juramentaciones a escondidas aún por verse, la usurpación de un triunvirato interino; y las maniobras electorales para cubrir apariencias democráticas y caras de fariseos aquí y allá ocultando afanes dictatoriales, pero “protagónicos y participativos”, los cuales se servirían de los débiles.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario