Capítulos

14 de febrero de 2013

DOMINGO 7: Esqueleto Bolivariano




Solo podría pasar por alto el total deterioro del que sería un “bolívar fuerte” quien no quiera verlo porque está ciego;  porque le pagan para que se lo haga; o porque se aprovecha de un barril sin fondo de monedas bolivarianas, vaciado sin ley, esfuerzos ni trabajo

El triunvirato Maduro-Cabello-Ramírez termina el primer mes doblemente mal con la usurpación del Presidente Electo Continuista (PEC), y el “paquetazo”, iniciado en  carnaval, que acabó lo que antes se podía comprar a Bs. 4,30  y ahora costará 6,30,  equivalente a la mitad de más de un solo porrazo, con IVA incluido.




Hace mucho tiempo que lo verdaderamente fuerte aquí es el billete verde del Imperio, el dólar americano, en este país obligado a vivir de lo que se produce  y se compra en el extranjero, por la aniquilación de las posibilidades nacionales debido a expropiaciones, controles de precios y persecuciones. Así, todo el que pudo hacerlo, hasta pidió prestado para comprar neveras, lavadoras, secadoras, televisores, etc., en los días hábiles de la semana pasada que hicieron posible ganancias aunque efectivas a futuro. Los pesos colombianos salieron disparados a cruzar la frontera para adquirir cualquier cosa casi regalada.

Sin embargo, llegan a números muy superiores los desafortunados que, sin que les crezca el sueldo, caerán como víctimas de aquellos especuladores permitidos por el propio gobierno, a la vez que les saldrán más caros los alimentos, la ropa y hasta el transporte, los cuales también sufrirán los aumentos de repuestos, en su mayoría fabricados afuera. A los enfermos les subirán las medicinas, a los estudiantes los libros, y a todos los que vivan afuera, incluyendo pensionados, recibirán menos para atender gastos.

Pero el cuento no terminará allí. Desde ya se encuentra gente conocedora de estos asuntos, que predice para los meses venideros una pérdida adicional del valor del “esqueleto bolivariano” en el que han convertido la moneda nacional de la “RB”. Nadie confía en ese cambio de 6,30 por dólar pues se requerirá multiplicarlos por montones de bolívares para engañar inocentes otra vez, comprarlos y hacerlos votar por una mala imitación del alborotador comandante de antes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario