Capítulos

10 de enero de 2013

DOMINGO 7: RESACA DE “MAREA ROJA”



Catorce años  de “Mareas Rojas" de las que presume la “Revolución Bolivariana”  (RB) suman fenómenos tan poco creíbles que, en gran parte, responderían a  encargos sucios a expertos, resteados con abusos a través de artimañas para sustentar el cuento, amenazas de despedidos a empleados públicos, retiro de ayudas a clientes de misiones, compras de “franelas rojas” para unidades fletadas, etc.  La realidad queda expuesta cantado el triunfo en cada votación, que el pueblo evita celebrar como algo propio, y  calla desconcertado por miedo a la aplicación de los castigos ofrecidos.

El alucinar con “mareas rojas”, inclusive en lugares distantes del mar, además podría reflejar afecciones cerebrales derivadas de  indolencias a los daños que están causando a la humanidad. En la naturaleza,  ese extraño oleaje rojo  resulta del incremento de toxinas en el agua. Tristemente, el efecto invernadero y el ascendente calentamiento global llevan a que se produzca con mayor frecuencia, dañando la flora marina y todo tipo de peces.



Al estilo “marea roja” –tal se llama a las reuniones callejeras de la “RB”, y de donde sale el “mareado” parejo–, el pasado 5 de Enero el oficialismo en la Asamblea Nacional luciría afectado por posibles excesos de “fin de año”. Como si continuaran embriagados, frente al país entero que los seguía por televisión, ellos caerían en la grosería suprema de desconocer derechos de diputados representantes del 51,88% de los electores de esos parlamentarios escogidos en 2010. La ausencia total de instancias válidas, independientes, les protegería con segura impunidad mientras  haya  “RB”.

Pero en las “mareas rojas” brota otro tipo de resaca, distinta a la de  saldos de borracheras. Por razones inexplicables, quizás mala suerte, se dan ahogados arrastrados hacia adentro del mar, impedidos de flotar ó  volver a la orilla. Los que flotan por impunidad en la “RB” creerían igualmente estar asegurados contra esta resaca, la cual se escaparía de una corriente por debajo, a apenas tres centímetros, que podría llevarles a perder el equilibrio, el agua de encima terminaría por arrastrarles, y acabaría con sus vidas.

Tras ganar el 16-D con el máximo líder postrado en cama, se desató la lucha por el botín de la “RB” descontando la falta de su inspirador y suponiendo energías recargadas para atropellar a los demás víctimas que recordarán arbitrariedades hasta pasados estos tiempos. Aún peor, la calamidad de llegar al 10-E se remediaría con traición descarada a la misma voluntad escuchada a su “Presidente-Comandante” al designar a Nicolás Maduro para finalizar el 9-E el mandato iniciado en 2007 y, apegado a la Constitución, que fuera “candidato” para ejercer de 2013 al 19 si él estuviera ausente para la nueva juramentación. “Herederos en vida”, interesados cómplices externos e inaceptables tutelajes se alzarían contra “simples formalismos” según retorcidos criterios, sin pararle a deslealtades, ilegalidades y riesgos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario