Capítulos

4 de enero de 2013

DOMINGO 7: “FANTOCHES”




 

Desde febrero de 2012, el conjunto de medios propagandísticos de “República Bolivariana” (RB) y sus máximos dirigentes han tenido la tarea de afirmar que, en el peor de los casos, el Presidente-Comandante en Jefe tendría una lesión que tal vez lo llevaría nuevamente al quirófano, pero sin llegar a afectar su salud como obstáculo para optar a la prórroga de su mandato, hasta el 2019. Todavía en medio de su última gravedad, en esa misma onda de burlarse del pueblo,  no llega a 15 días el cuento del Vicepresidente Nicolás Maduro sobre una "llamada directa" de unos 20 minutos del mandatario del país, Hugo Chávez, quien está caminando, haciendo ejercicios y le dio "un conjunto de órdenes de trabajo".

Sin necesidad de recurrir a los acertados informes del periodista Nelson Bocaranda ó del Dr. José R. Marquina, y más bien apegado a los partes del ministro Ernesto Villegas, ya van varios días de un estado de gravedad tal que permitirían deducir que sólo para agravar más al magno paciente le estarían involucrando en las decisiones de los hermanos Castro. De allí las denuncias de un virtual secuestro con excusas médicas, para garantizar las cuotas de  manutención  a los cubanos, aún después del fin de la era bolivariana, evitando las confrontaciones de los herederos legítimos con méritos suficientes para aspirar a la sucesión.

Por su parte, el Presidente de la Asamblea Nacional hasta este 5 de Enero y quizá en lo adelante, ha asegurado, a quien dudara de su desinteresado apego, que “yo y que me fui para La Habana, no fue ayer nada más, yo he ido todos estos días, voy y vengo, porque si yo pudiera estar todos los días visitando al compañero Chávez allá, viendo cómo está, iría todos los días". También después de uno de esos tantos viajes, el dos de enero pasado, finalmente avisó que “los Chavistas tenemos muy claro lo que haremos”, en relación a la eventual inasistencia del presidente electo a la toma de posesión del jueves entrante.

Algunos cronistas de la historia de Pinocho “el títere de madera”,  lo describen como “autoconsciente y gamberro, que aspira a convertirse en niño, y constituiría uno de los primeros mitos de la historia de la literatura infantil. Pinocho refleja las preocupaciones pedagógicas que siempre tuvo en mente su autor, y supone un aguijonazo contra la mentira y la pereza, así como una advertencia sobre las consecuencias de las “malas compañías” (*). Demasiadas lecciones, omitidas todas en la “RB”. ¡Amanecerá y Veremos!

---------
(*) http://www.guiascostarica.com/pinocho/

No hay comentarios:

Publicar un comentario