Capítulos

3 de agosto de 2012

DOMINGO 7: GRAN MISIÓN “PIRÁMIDE”



La fingida inocencia de cualquier cristiano, al dejarse engañar por ganancias de toda clase con ofertas baratas, poco trabajo y sin sudar ni una gota, es la que hace más pobres a los engatusados por distintos métodos. Sin embargo, a veces se da la “justicia divina” que no cree en compra de jueces ó sobornos;  y los embaucadores o “embarcadores” como también se les conoce en Venezuela, terminan a su vez colgados de un árbol, oprimiendo un gatillo en su sien, ó padeciendo con incurable muerte lenta el derrumbe del fraude que montaron.

Al final llegaría la ruina para perdedores de ahorros jugados a la lotería; en casinos; esperando sentados el dinero fácil de una usura al diez por ciento mensual; y hasta soñando despiertos la retribución de grandes capitales cuando se alcanzara una prometida “punta de pirámide”. Peor es el caso de creyentes en  gobiernos que siempre podrían saciar algunas necesidades populares, sin que nadie tuviera que costear “platos rotos” de los vividores que comían de gratis, a costillas del hambre para mañana de muchos otros.


En la “República Bolivariana” (RB) se tiene  instalada una gran pirámide  desde sus inicios hace 14 años, la cual ha reportado enormes ingresos en dólares del “imperio” al “cogollo rojo” que expropió la “punta”, y que peleará como sea para no aflojarla. Mientras tanto, la mayoría sufre en ascuas porque sí sabe que tendrá que costear con graves sacrificios propios los excesos “bolivarianos”.En 1998 la deuda externa total del país rondaba los $ 39.911 millones, de los cuales $ 28.455 millones (70%) eran deuda pública. Hoy (1 trimestre de 2012, fuente BCV) ese número es de $ 107.484 millones donde $ 95.554 millones (90%) son deuda pública”, así lo escribió recientemente Luis Oliveros, en “El Universal”.

Contando con el petróleo, la “RB” montó un esquema piramidal suponiendo ingresos, en crecimiento constante, debido a las ganancias en alza de sus exportaciones. Pero, la llegada de dólares se estancó por esa vía, aún con tendencia a la baja, y el país tampoco aumentó la producción por la carencia de apoyo técnico, el abandono de pozos y la falta de  inversiones. Así, el desastre inevitable comienza con los desesperos de los de arriba, atrapados por mentiras de promesas imposibles, para disfrazar los hurtos a la población a pura labia y triquiñuelas; y ahora empeñados en prolongar la estafa hasta por 20 años.

Después del fiestón, el “ratón” ataca  con razón a los que disfrutaron del bonche, aunque con extrema injusticia y crueldad a quienes ni siquiera dejaron acercárseles, impedidos por los anillos de seguridad cubanos. Según pronóstico del grupo “Nomura” de servicios financieros, PDVSA debería destinar a pagos de deuda $ 7.000 millones anuales hasta 2017, vendiendo el futuro de todos los venezolanos en papeles, con altos intereses añadidos, como gusta a los jugadores a la “ruleta rusa” rebautizada “bolivariana”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario