Capítulos

20 de julio de 2012

DOMINGO 7: PAVO REAL 2019



Ocultándose a si mismo el mermado poder de engatusar a la gente, al candidato continuista del gobierno de “República Bolivariana” (RB) ya no le iría quedando  sino disparates para arrancar aplausos. Así se juzgaría por la franca adhesión que él hizo a las denuncias que repite el pueblo, entre miles,  de las faltas graves de su régimen de 14 años. Las calamidades de menor angustia serían  “calles feas, sucias, apagones”, y de las que el mandatario, en total despiste, apenas saldría a darse cuenta de tales relativas pequeñeces, hace  diez dìas, en Barcelona.

Con tanta “desubicación” del regente-comandante de “RB”, no soprendería demasiado que en una de sus contadas apariciones estelares “en vivo”, con el cuatro en brazos, él se atreviera a cantar y a rasguñar el corrío venezolano que se llama “El Pavo Real”, y también ofreciera -a sus amores viejos ó marchitos-, las “Cuatro casas por capital: la prenatal, el manicomio, la cárcel o el hospital”, empaquetadas hasta el 2019. 


Las promesas del sinvergüenza “Pavo Real”, comenzarían con la casa “prenatal” bolivariana agrandada en Noviembre de 2011, cuando se  anunció la Gran Misión “Hijos de mi Pueblo Venezuela”, incorporando al gasto público entre otras contribuciones, las dirigidas a mujeres embarazadas adolescentes, con aporte mensual de 430 bolívares.

Para cumplir con el manicomio “bolivariano” bastarían simples ampliaciones que permitieran albergar a más locos, sin excepción de credos. De su existencia se supo públicamente, a raíz de denuncias de extrañas “fumadas de lumpia”, y la posterior reclusión en  celdas psiquiátricas de gente dada por “notables”, “zorros viejos fundamentales”, magistrados de la Corte, compañeros del juramento del “Samán”, dueños de medios,  y otros “aguantadores” de filas ajenas ó propias. Todos ellos derribados además por el “caballo de Troya” que introdujeron complacidos al sistema democrático, donde  gozaron de extraordinarios privilegios, perdidos inmediatamente después.

La cárcel “bolivariana” remozada vendría con añadidos del “Mar de la Felicidad”. El pretendiente continuista de “RB” -rendido a su amor preferido de la Cuba Comunista-, aquí impediría viajar al exterior sin permiso, comer lo que se quiera, decir lo que se piense,  vestir lo deseado, estudiar y trabajar según libre vocación, ó disponer de viviendas con títulos de propiedad; ni pensar en automóviles, recreo o movilizaciones de un lugar a otro, antes de pasar por costosas alcabalas.

Por último,  para socorrer tantos estrangulamientos populares, entonces se dispondría de la garantía del hospital “bolivariano”, operado como siempre en módulos de “Barrio Adentro”, en dispensarios abandonados, repletos de “médicos” cubanos. En la llamada “Propuesta del Candidato de la Patria”, para la Gestión Bolivariana Socialista 2013-2019, la salvación y la libertad sólo existirían del otro lado de la “talanquera”, para quienes logren saltarla a tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario