Capítulos

10 de abril de 2012


 
EL UNIVERSAL
Economía
Domingo 08 de abril, 2012


INSIDE TELECOM
Los otros medios se han recuperado en algo, los periódicos no.
Algo debe ocurrir.





TRANSICIÓN CON ABISMO PROPIO
El consumo de noticias a través de medios digitales está creciendo en todas
las latitudes. Gran parte del tiempo que los usuarios de Internet pasan
conectados al día, se enfoca a saciar sus necesidades de información
noticiosa, aunque no tanto como el tiempo dedicado a entretenimiento o
interactividad personal. Los más jóvenes son los que más tiempo se conectan
y son también los que más consumen noticias. Pero igualmente son los que
menos leen diarios y revistas. Para ellos, y para una cantidad cada vez más
creciente de usuarios de todas las edades, en todas partes del mundo, las
noticias "están" en Google y en otros agregadores en la web, y también en los
sitios web que han creado los medios impresos para tratar de retener sus
audiencias.
En Venezuela los jóvenes entre 15 y 24 años forman el 44,7% de la población
nacional en línea. Si se suma a los de entre 25 y 34 años, ese porcentaje
asciende 71,4%, según cifras de la firma comScore. ¿Habrá leído esa masa
algún diario el último mes? Los venezolanos se enganchan 21.1 horas a la red
al mes, en promedio, mientras que el promedio latinoamericano es de 24
horas y el global es de 24,4. Las noticias son buscadas en la red por 70% de
los internautas nacionales (86.3% en América Latina; 76,1% global). Público
de ese tipo es el que acaricia atraer la atribulada industria editorial.

Noticias de la red Los medios impresos comenzaron a crear estos sitios hace una década o más, entre ensayos y errores, entre la gratuidad y el pago, entre las ofertas 2 x 1, y cosas así.

Pero el resultado, después de una década de experimentación, es que las
páginas web noticiosas más buscadas en las localidades, grandes capitales,
las más creíbles y confiables, pertenecen a medios impresos establecidos y a
algunas excepciones que son empresas Pure Digital que no poseen y nunca
poseyeron plataformas para producir y distribuir periódicos físicos.
El resultado de la travesía es que los ingresos por publicidad, que se pretende
que se constituyan en el principal soporte económico, no se están
manifestando de la misma manera en que crecen las audiencias.
Los sitios de noticias (categoría Newspapers) que más tráfico tienen en la
actualidad son: USA Today (50,7 millones), Mail Online (47,4, en UK), The
New York Times (44,8), Tribune (33,4, en Chicago), The Guardian (31,5
millones, en UK). El agregador de noticias The Huffington Post (EEUU), sin
planta física, los supera a todos, con 55 millones de usuarios en febrero de
2012.
En idioma español, de los nueve sitios noticiosos con mayor tráfico, cinco son
Generados en España y dos en Argentina. El líder es

EL PAÍS, con 14.1 millones

de lectores (# 14 en el ranking mundial). Le sigue
EL MUNDO, con 13,2

millones. La versión digital del diario impreso gratuito
20 MINUTOS, tiene 10,1

millones de lectores. Le siguen
CLARÍN (6,7) y LA NACIÓN (5,3), ambos de

Argentina, el mexicano
EL UNIVERSAL (5), el colombiano EL TIEMPO (4,9), y los

españoles
ABC (4,8) y LA VANGUARDIA (3,5 millones). comScore no ofreció en

ese informe la posición ocupada por los sitios de los principales diarios
venezolanos.

Alumbramiento doloroso. En EEUU existe una organización denominada PEJ
(PEW RESEARCH CENTER) que se dedica a investigar el comportamiento y la salud de los medios impresos de ese
País. En el informe 2012, PEJ también constató que la inversión publicitaria en EEUU declinó por
sexto año consecutivo en medios impresos (la semana pasada en esta columna comentamos el
dramatismo de ese descenso). Y que a pesar del gran auge de las búsquedas y lectoría de
información noticiosa en medios digitales, lo que la industria editorial estaba perdiendo en sus
medios impresos, no lo estaba ganando en publicidad en sus medios digitales. En 2011, la
publicidad digital creció en $207 millones, pero la publicidad tradicional cayó en $2,1 millardos.
La relación es 10 a 1.

El estudio de PEJ no culpa totalmente a la recesión. Los otros medios se han
recuperado en algo, los periódicos no. Algo debe ocurrirle al soporte en
papel.

En corto tiempo, muchos periódicos de EEUU cayeron en bancarrota, han
cambiado de manos, las majestuosas sedes están siendo vendidas
(THE MIAMI HERALD vendió a un casino asiático su edificio en Biscayne Bay), la impresión


se contrata a empresas externas, la distribución se limita, los recortes
presupuestarios afectan severamente el funcionamiento, los redactores y
editores están produciendo para múltiples plataformas (web, móvil, tablets,
redes sociales... y el impreso). Los nuevos empleados de las redacciones no
son periodistas, sino especialistas en programación, diseño gráfico, videastas,
anclas famosos. Son los reporteros y los editores los que se van. En 2010
existían 47.000 empleados en las redacciones de los periódicos, 27% menos
que en 2000. La desprofesionalización del periodista está en progreso.

La amenaza continúa. Después de muchos errores en la búsqueda de un modelo económico para
sus sitios web, que compensase las pérdidas de los ingresos en publicidad tradicional, están
ensayando ahora con lo que llaman
PAID FIREWALL, que permite leer gratis un número limitado
de noticias al mes, que una vez cumplido se cierra el site para los no suscriptores.

La Asociación Americana de Periódicos (NAA) reveló que entre septiembre de
2010 y septiembre de 2011, el número de páginas vistas en móviles y redes
sociales había crecido 65%. Los medios impresos se han colado en las redes
sociales, como Facebook y Twitter, con el fin de llevar tráfico a sus websites,
pero con ello no están ganando dinero, ni con sus webs. Quienes sí lo están
haciendo son los
PURE DIGITAL, como Apple y Google, que tienen estrategias
distintas. Apple regula los términos, captura los datos de los usuarios y se
queda con buena parte de los ingresos por suscripción.
La publicidad en el móvil fue de $1,45 millardos en 2011 y se espera que se
duplique en 2012. Pero esa publicidad no encaja con el contenido noticioso,
como ya se probó con la publicidad en la web. El video publicitario en los
sitios es un segmento dominado por empresas
PURE DIGITAL, principalmente
YouTube. Facebook se lleva 14% de los avisos desplegados en la red.


La transición es dura, y lenta. Si los ingresos en sus medios digitales
(incluyendo suscripciones y otros proyectos) se duplican 20% anual, y los
ingresos por impresos caen 10% anual, las líneas estarían a $1 millardo de
cruzarse en 2017. (Pronóstico de PEJ).
La industria puede aguantar, esperar, puede prepararse, aún podría
mantenerse con menos ingresos, pero si se desprofesionaliza, si no tiene
periodistas que cubran, interpreten y analicen los hechos, el abismo le
pertenece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario