Capítulos

28 de febrero de 2012

EL NACIONAL - Sábado 25 de Febrero de 2012 Opinión/7

EL NACIONAL - Sábado  25  de  Febrero  de  2012 Opinión/7
 

Opinión


Cambios irreversibles

SERGIO DAHBAR


www.sergiodahbar.com




L o que viene no es broma.

Demasiados cambios tecnológicos y sociales, innumerables crisis económicas y no pocas resistencias internas de propietarios y periodistas asfixian a los medios de comunicación impresos hasta el punto de poner en peligro su supervivencia. Algo de prepotencia también hizo lo suyo en esta historia. Ayer un periódico español con apenas cinco años de existencia, Público, anunció que cerrará las puertas de la edición.

Había nacido en septiembre de 2007. Su claudicación deja a demasiados trabajadores en la calle, 45 de ellos profesionales de la redacción. Sus páginas llegarán por última vez a los quioscos mañana, según informa su página web, virtual sobreviviente del naufragio.

Público necesitaba 9 millones de euros para mantener la edición impresa con vida. La empresa editora registra pérdidas de 80 millones de euros y arrastra una pesada deuda de 20 millones.

Una cuesta que resulta imposible de superar por la administración actual.

Una verdadera tragedia. Pero había sido anunciada. No me voy a referir a las señales de la economía, que desde 2008 se mantienen en rojo y advierten demasiadas catástrofes. Prefiero anotar aquí el hueco que abrió la aparición de Internet. Los cambios sociales que introdujo este fenómeno cambian todos los días nuestras vidas de una manera diferente.

Me refiero sin duda al fenómeno del auge del periodismo realizado por ciudadanos. Ya no es novedad para nadie que existen en el mundo demasiados medios de comunicación que son controlados por consumidores. Lo que el canadiense Dan Tapscott rotula como el fenómeno de la colaboración y la creación cooperativa.

Hoy en día es muy difícil de determinar el papel de una persona que tiene un teléfono con una cámara: ¿consumidor?, ¿participante?, ¿creador? Todas al mismo tiempo. Ahí están los fenómenos aglutinadores de You Tube, Slashdot y Digg, medios digitales que le abrieron las puertas a la gente común para que cuelgue imágenes y noticias.

En el caso de Slashdot, los usuarios suben noticias sobre tecnología y programadores. Los consumidores votan. Y las noticias ascienden. Digg es un fenómeno más democrático. Mientras que en Slashdot sólo los editores tienen potestad de seleccionar las noticias enviados por una persona, Digg abre sus puertas sin límites.

Estos fenómenos demuestran que las noticias vuelven a ser comunitarias. ¿Por qué no ocurre algo similar con los contenidos de CNN o de The New York Times? Porque los creadores de You Tube, Slashdot y Digg decidieron convertir la información en un pasatiempo social. Y quieren participar en la conversación global.

¿Cuál ha sido la postura de los viejos jefes de redacción, envueltos en telarañas y decisiones corporativas sesudas? Piensan que en esos portales aparecen noticias de segunda fila, sin demasiada importancia. ¿La gran pregunta es si los dinosaurios de las redacciones del siglo pasado (o sea, ayer) poseen mayor criterio que el público general? La realidad pareciera ser que no.

Lo que es lamentable, porque indica que entonces hemos decidido dejar que la orquesta suene mientras el Titanic se hunde. Son muy pocos los medios tradicionales que han integrado la comunidad de lectores a la conversación editorial; que han rediseñado el contenido para que sea un diálogo y no un monólogo corporativo; y que les solicitan a los usuarios ayuda para definir un medio contemporáneo y moderno.

Existe demasiado miedo y la sensación un tanto añeja y pasada de moda de que después de haber estudiado cinco años no vendrá un ciudadano común a darles lecciones de periodismo.

Esa prepotencia es mortal. Como la del enfermo que cree que está sano.

El 26 de septiembre de 2007 el periódico Público plantaba una higuera en un campo de golf.

(Seremos un diario) "progresista, popular, de izquierda, demócrata radical, pluralista, crítico, pero respetuoso". (Deseamos) "ampliar la democracia y las libertades que ha costado tanto conseguir".

(Tendremos) "el punto de vista de la gente que no está en el poder pero que puede verse afectada por él".

Quien no entienda que la gente confía cada vez más en la perspicacia de sus iguales (Tapscott dixit) y menos en la autoridad de medios como CNN y The Wall Street Journal , debe poner las bar- bas a remojar.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario