Capítulos

10 de febrero de 2012

DOMINGO 7: “PAN-TONOS”


Por Josué Domingo Fernández Alvarado


Hoy día de  “Primarias de la Venezuela Democrática” apenas comienza la demostración inequívoca de que este país no es de un solo  tono, imita a la vida multicolor, a la naturaleza, en oposiciòn a la monocromìa que impone la oscuridad. El registro colorido quedará ante los ojos del mundo como contrarresto y resistencia al esfuerzo autoritario por obligar a una hegemonía ideológica en el empeño de dirigentes del régimen, valiéndose éstos de manipulaciones de la ignoracia de las masas y del uso indebido del presupuesto nacional en ofertas populistas, tras la búsqueda tenaz del poder absoluto. 

Los rostros risueños de precandidatos en pose de afiches, al final de esta jornada deberían matizarse con el rigor de la gran responsabilidad que pesa sobre ellos para completar cada escala por venir, y continuar hasta octubre, y más allá,  al lado del “Candidato de la Unidad” escogido como principal delantero de la marcha conjunta. Del seleccionado por los electores se esperaría que fuera ahora un serio vocero del  mayor sector dispuesto a seguir encarando insultos y atropellos como los de los trece años pasados, abarcando a cada partido ó fracción existente, e invitando a sumarse a los que siguen incrédulos del valor de  la organización social como  ingrediente vital de la solución, y a las ya conocidas víctimas fáciles de los engaños oficialistas.
En la esquina del continuismo del régimen hace tiempo se golpean las iniciativas ciudadanas que buscan liberarse de ese despotismo, su comunismo y su militarismo, y se halla un contendor que no escatima  esfuerzos  en  ventajismos, incluyendo jactanciosas declaraciones amenazantes con unas supuestas fuerzas armadas inconstitucionalmente de su pertenencia. De quien ha recurrido a tales acciones sin escrúpulos, entre muchas otras, no tendría novedad alguna que el candidato de la alternativa democrática resulte presa de emboscadas, ofensas, humillaciones, persecuciones y descalificaciones, y para lo cual la unidad ciudadana será vital para perseverar, contra viento y marea, en la fortaleza que demandará esa contienda de importancia muy superior al de estas elecciones primarias.
Sin embargo, los peligros en la recuperación definitiva de las libertades no se encontrarían únicamente en la acera de enfrente, y se hace necesario advertirlos también entre la gente del mismo credo democrático opuesta a autoritarismos de cualquier especie. Después de los escrutinios de esta noche no cabrían triunfalismos, y mucho menos sectarismos que ahuyenten a todos los demás igualmente protagonistas indispensables de la anhelada transición. El momento es  ideal para la siembra de esperanzas colectivas por una cosecha que devolvería sosiego a los ciudadanos y de allí, el ambiente propicio para el recuentro con una mejor calidad de vida.
A quien sea favorecido con los votos de este doce de febrero, igualmente se le exigirá gran madurez y estatura cívica para terminar de convencer adentro y afuera. Su excepcional circunstancia ha emergido principalmente del proceso  tutelado y arbitrado desde la “MUD” creando confianza en una tarjeta única, en reglas justas, en el descarte de cogollos como medio para escoger candidatos, y en un programa de gobierno que definiría un sostenido progreso. Los riesgos acechan desde múltiples flancos: el 7 de  Octubre de 2012 se ganará, justamente, con el inquebrantable apoyo del equipo que lleve por nombre Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario