Capítulos

27 de enero de 2012

DOMINGO 7: LLANTO





Los impactos de balas que terminan en lágrimas y llanto de hombres, mujeres y niños, por daños causados a sus vidas o a las de otras personas, únicamente podrían signficar  un triunfo que mereciera alguna celebración, para unos pocos enfermos atrapados en  cultos raros a la muerte. En tal sentido, este y todo cuatro de febrero, la gran mayoría venezolana que respeta los valores de la humanidad revivirá su luto y el  triste recuerdo de la fecha de 1992, cuando se contaron decenas de muertes, en muy escasas horas, ocasionadas por un grupo ansioso principalmente de tomar el poder para persistir insistentemente en el goce de sus privilegios, como luego dejaría constancia durante los ùltimos trece años el Militar Comandante de aquella operaciòn. 

Sin embargo, en vulgar ofensa a la memoria nacional que conlleva un luto perdurable, hace rato se pretendería ignorar esas lágrimas y hasta burlarse de ellas, con celebraciones forzadas que buscarían demostrar que, mientras unos aún sufrirían su llanto, otros preferirían los jolgorios con gastos pagados, sin validar razones. La misma ruta de la profundización en la división barata y cruel del país, poniendo de un lado a los que ríen porque tienen el apoyo gubernamental reservado a sus seguidores, y del otro a los que se les persigue por estar en contra -aunque les alienta la esperanza del último que reirá mejor-. 

Pero, con las  fiestas oficiales venezolanas de cada febrero sus promotores también se aislarían del resto del mundo pacifista por el añadido de desfiles de tanques, aviones, armas largas, medianas y cortas, fusiles, soldados y milicias incondicionales, que amenazarían en primer lugar a los propios connacionales según sus reiteradas insinuaciones. Un grotesco escenario que contrasta con los de otros sitios en los que en igual mes se comienza temprano con paseos de carrozas, bailes, comparsas y disfraces, en eventos  populares los cuales ponen acento a la anhelada convivencia en paz de casi todos  los seres humanos.

Hoy, Venezuela se encontraría frente a una salida pacífica de así lucharla y ganarla sus ciudadanos, con potencial para secar lagrimas de  familiares y amigos de víctimas del uso irracional de instrumentos de guerra en nombre de falsos amores a la patria y a los pobres, ocultando reales pasiónes por el poder absoluto. Se acercaría la oportunidad para el consuelo de los perseguidos por pensar distinto, por negarse a convalidar abusos, ó por actuar diferente al establecido guión oficial. No menos importante, la ocasión abriría la posibilidad de frenar la violencia callejera que se encuentra desbordada por graves omisiones de las autoridades públicas. Ese nuevo ambiente, seguramente sería el más propicio para superar las condiciones actuales de supervivencia.  

Hace falta juntar desde ya cada fuerza posible para poner fin al continuismo del régimen instaurado en Venezuela en 1998 después de su fracaso como logia militar culpable del  disparo de sus armas a otros hijos de la misma tierra, y sostenido con ventajismos y sucesivas violaciones a la Constitución de la República. Una razòn común reposaría en la “Meditación XVII” del metafísico inglés John Donne, quien escribió en 1623: “La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas la pregunta de  ¿Por quién doblan las campanas?... doblan por ti...” El pasaje dió título a la novela “Por quien doblan las campanas” (1940), de Ernest Hemingway,  sobre la terrible Guerra Civil Española.

https://twitter.com/jodofeal

20 de enero de 2012

DOMINGO 7: INSTIGACIONES

Por Josué Domingo Fernández Alvarado


En 2012 se cumplirán 50 años de “El Porteñazo” y 20 del “4 de Febrero”, dos “madrugonazos”  separados por tres décadas, aunque enlazados por  la instigación a la violencia extrema a soldados que, cumpliendo con el servicio militar y supeditados a la obediencia de sus superiores, fueron llevados convertidos en "carne de cañón" a dispararles a otros compatriotas además, como sólo se vería en los paises sanguinarios de mayor atraso en el mundo. A esas tropas se le ordenaría inclusive, muchas veces, el dar sorpresa a desprevenidos todavía durmiendo indefensos. Una brutalidad consumada por  reducidos grupos de  golpistas, muy bien identificados antes y después, que aún no piden perdón ni se arrepienten de sus fechorías, y más bién se autoproclamarían desvergonzadamente como un conjunto de héroes.

Entre los militares sobrevientes de la agresión de 1962 respaldada desde Cuba contra la democracia local cuyas instituciones habían jurado en vano defender, y los civiles que fueron complices conscientes, una gran parte está en el poder en Venezuela quizás como cuota de retribución al  aliento recibido de los mismos cubanos que ya gobernaban allá medio siglo atrás.  Ese agradecimiento ha tenido continuidad en aumento de 1998 a 2012, y admiración inocultable añadida a los desalmados que en 1959 comenzarían el exterminio de cualquier opositor mediante fusilamientos extensivos a algunos aliados, alcanzando según activistas en el extranjero 44.700 vidas acabadas por la tiranía de los Castro, repudiada hasta por Carlos “El Chacal”.

La  ahora histórica dependencia  de la Habana también facilitaría de allí el precedente de aniquilar con realidades cualquier entusiasmo inocente, como el de algunos venezolanos con el recién presidente electo en 1998, al hablarles éste desde la posteriormente "expropiada" sede del Ateneo de Caracas, su primera y última tribuna de amplitud.  En  el libreto cubano, en el Campamento Militar de Columbia, además con  paloma blanca posada en el hombro para mayor dramatismo,  Fidel Castro había expresado: "...Y quiero decirle al pueblo y a las madres de Cuba, que resolveré todos los problemas sin derramar una gota de sangre. Le digo a las madres, que nunca a causa de nosotros tendrán que llorar… ¿Armas para qué?”

Otra copia descarada estaría en el antes y después del 13 de Enero de 1959, cuando Fidel Castro se curaría en salud de algo que ya percibiría como malo y declararía: "Son calumnias contra la revolución decir que somos comunistas, de que estamos infiltrados de comunistas". No obstante, el 1°de diciembre 1961 se echa para atrás y declara: "Puedo decir con plena satisfacción, que soy marxista-leninista y lo seré hasta el último día de mi vida". El “sigüí” criollo –en la acepción más “light” de R. Núñez y F.J. Pérez– se diría  marxista en 2010, pero sin haberse leído la cartilla básica de “El Capital”, a confesión propia.

Para la gente que de verdad ama y ayuda al prójimo sin cobrárselo, que respeta la vida ajena y lo que no es suyo, comprensiva de la diversidad de credos y preferencias, orgullosa de sus logros con esfuerzo propio, que desea elegir y cambiar dirigentes cuando buscan perpetuarse: la mejor opción es acudir a votar el 12 de Febrero, y con la unión de todos continuar hasta dar fin a la sumisión a mercenarios y postulados de intrusos, propiciar el regreso de militares a sus cuarteles por la defensa real de la soberanía, y abrir el juicio debido para que no se repitan amenazas ó se vuelva a disparar contra el pueblo.




13 de enero de 2012

DOMINGO 7: LAS HIENAS Y NERÓN




Josué Fernández
 

La campaña electoral venezolana recibió a 2012 en calles y avenidas con risueños afiches fotográficos de los precandidatos por el lado opuesto a la amenaza de continuismo gubernamental, los cuales harían recordar al viejo chiste sobre  la hiena.  En el referido cuento, una maestra ante sus alumnos la definía como  “un animal del norte de africa, que come carroña y hace el amor una vez al año, pero aún así ríe imitando a los humanos”. A tal descripción, Jaimito se preguntarìa de qué se podrìa reir el espécimen, viviendo en condiciones tan insoportables para cualquiera. 

De diferente índole de privaciones,  pero muy dolorosas y llevadas a extremos en Venezuela en los ùltimos trece años, menos serían para provocar algún tipo de risa las persecuciones a políticos  retenidos injustamente en las carceles con viciados arreglos judiciales, ignorando incluso delicados estados de salud de varios de ellos. El desproporcionado endeudamiento, malversación y peculado por compras de innecesarios armamentos y sostenimiento financiero de distintos gobiernos,  justificando  un coro desafinado inspirado por el senil Fidel Castro, quien sigue arrastrando a su órbita a los engreídos debiles mentales de este planeta, aún sin comprender la caída del muro de Berlín y de la URSS a finales de los 80. Y para colmo de males, una poblaciòn que llora a diario el creciente número de víctimas del hampa, y ésta que se aprovecha de la distracción de recursos en la exhibición de ego y  vanidad de funcionarios del régimen, desde su líder hacia abajo, en vez de resolver con urgencia los problemas del país.

De allí que confundirían las incongruentes caras sonrientes de los candidatos  de la alternativa democrática, mientras por otro lado denuncian el acorralamiento expresado en abusos y maltratos contra el sector sindical, a los empresarios que no desean aceptar arbitrariedades, la sustituciòn de bienes y servicios nacionales por importados generando empleos y riquezas en los lugares extranjeros de origen, los ataques continuados al poder adquisitivo de la moneda nacional, la  limitación del ejercicio de la prensa libre, el aliento de invasiones a la propiedad privada, y un sinnumero de otras calamidades  que inclusive revelarían el abandono de los más pobres.

Tantas caras alegres adornando postes de alumbrado publico, parecieran  imitar otros rostros gozosos que, en el año 64, de acuerdo a versiones, acompañarían a Nerón mientras observaba el incendio de Roma desde su palacio en la colina Palatina, al tiempo que cantaba y tocaba la lira. Sin embargo, por aquí, las perturbaciones que configurarían el incendio mayor se habrían venido fraguando desde antes de 1998, con evidencias registradas oportunamente en los distintos flancos de la vida nacional, y con frecuencia amenizado con cantos, bailes y versos desde el mismísimo pedestal presidencial. En el caso venezolano, también se estaría escribiendo la lamentable historia de una nueva especie de hienas y del Nerón revivido.

En la situación actual no cabrían remedos al supremo “tirabesitos”, con experiencia acumulada a partir de finales de los 90 y ahora repotenciado con “chequera que mata a galán”, aunque éste tenga sonrisa de dentífrico. Dentro del proyecto continuista venezolano mientras menos escrúpulos como los demostrados inequívocamente, mayores serían los recursos para coleccionar triunfos en serie en la categoría de arrebatones, blindados por la alineación de todos los poderes públicos bajo su control.
https://twitter.com/jodofeal