Capítulos

25 de noviembre de 2011

DOMINGO 7: FIN DE FIESTA


Por Josué Domingo Fernández Alvarado


Para casi nadie es difícil adivinar, cuando llega el momento de romper la piñata, que también está muy próximo el fin de la fiesta. Por allí se confirmaría la decisión gubernamental, después de trece años de alegre secuencia de promesa tras promesa, incumplidas igualmente, de romper su última piñata a causa de presupuestos agotados y de deudas impagables. Así secaría las lágrimas de  sus convidados,  antes de que  cada quien deba  irse por su lado con la tristeza de la agonía que apaga lo dado, malgastado y despilfarrado, y ahora iría acompañada de la remotísima esperanza de volver a repetirse.
En este Noviembre de 2011, sin comparación con meses y años bolivarianos anteriores, el gordo vestido de rojo bajó por anticipado, comenzando por  los pensionados del IVSS con 60 días de aguinaldo pagaderos en  partes antes del 15 de diciembre, y el añadido de Enero el 20 de ese mismo diciembre. Hasta allí alcanzaron las golosinas contantes y sonantes, y se pasó entonces a un parapeteado instrumento legal del Trabajo, a partir de mayo 2012, incluyendo el cálculo retroactivo de las prestaciones sociales en base al último salario; pero, que quedaría diferida su aprobación real para antes de que finalizara el mandato para legislar desde la Presidencia de la República sin intervención de los diputados de la Asamblea Nacional.
Olvidando que la habilitante les exime  de cualquier obstáculo para convertir  pensamientos en leyes, con simples chasquidos de dedos, se escogió más tarde por jugar con otros ofrecimientos de humo lanzando el anzuelo  de la cancelación de la deuda a los jubilados del sector público que aún no han cobrado sus prestaciones sociales tras interminables años de espera. Esa ruta se prolongó con el agregado de un “petrobono” y la creación de un fondo de pensiones, retrasado por supuesto,  para cuando exista el sistema de prestaciones por venir.  
Antes de que transcurrieran cinco días de las anteriores “cazabobos” detonadas frente al país entero,  recién terminado el encuentro de cinco de los precandidatos de la Unidad en la UCAB, hizo falta regresar a la oferta electorera gubernamental, aunque esta vez con subsidio de Bs. 300 por cada niño de 0 a 15 años (máximo tres) y el doble (Bs. 600) si el pequeño sufriera de alguna discapacidad,  que no perdería al pasar la adolescencia, para familias en situación de pobreza extrema o que perciban menos del salario mínimo mensual (Bs. 1 mil 548,21).  
Ha sido el simple arranque, el jarabe de coba se continuará repartiendo en mayores dosis hasta agotarlo del todo en Octubre de 2012, al requerir los votos esquivos para la reelección ya estimada ciertamente imposible. Como muestra del plan elaborado en la Sala Situacional de Miraflores, el cierre de la etapa inicial de calentamiento estuvo a cargo de Rafael Ramírez, en el rol de vicepresidente del Órgano Superior de Vivienda, anunciando que "hasta este 16 de noviembre la Gran Misión Vivienda Venezuela ha concluido 95.912 nuevos hogares a escala nacional, número que nos acerca a la meta de 100.000. Nunca se habían hecho tantas en tan poco tiempo”. Los testimonios de los adjudicatarios de dichas viviendas no aparecieron listados para la comprobación de los medios no gubernamentales, ni tampoco se indicaron los sitios donde habrían sido construidas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario