Capítulos

26 de agosto de 2011

DOMINGO 7: DESNUDOS… ¡LOS OTROS!


Publicado originalmente en:
enfoques365.net,
Opinión
Dom, 26 de Agosto de 2011

Spencer Tunick se vino a Venezuela en 2006 para comprobar la leyenda, según la cual gran parte de la población vivía desnuda, sin aspaviento alguno cada vez que su gobierno se quitaba las ropas democráticas que le dieron origen, y se envolvía, en pelotas, en elogios a cualquier dictadura genocida veterana, o a las más incipientes, sin distingos de ideologías, pero con mucho pragmatismo y justificaciones militaristas.

De tal manera, como parte de una gira mundial titulada por su autor Nude Adrift, equivalente en español a Desnudo a la Deriva, Spencer Tunick llegó a Caracas, a los treinta y nueve años, procedente de su natal Middletown, Condado de Orange, Nueva York. Los testimonios caraqueños se dividían entre quienes aseguraban que, en efecto, el gobernante andaba sin pudor alguno adhiriendo cuanto régimen de fuerza se hallara en el camino. Otros, por su lado, no veían esos supuestos delitos de impostor, vistiendo uniformes de recluta oficialista, y prisioneros de políticas clientelistas represivas de llegar a pensar diferente en lo adelante.


Entonces, no era gran novedad que para muchos inocentes, creyentes en cuentos de hadas, se evidenciara la historia de El traje nuevo del emperador del danés Hans Christian Andersen, especialmente en su exclamación final de “El Rey está desnudo”; hasta que comenzaron a sospechar que, en verdad, el emperador nunca había cambiado de traje, era así su único vestido de siempre. Pero lo que vendría a constituir una especie de Record Guiness estaría más bien en el volumen de gente que andaba igualmente desnuda, y por lo que no podía o quería advertir a su líder sobre lo inconveniente de desplantes a favor de gobernantes que ganaban repudio mayoritario a nivel mundial. Así, hubo que limitar a una minoría el número de personas que aparecería en la foto de Tunick, al pie de la estatua de Simón Bolívar, cuya figura es la referencia de cuanto proclama el gobierno actual como de su mayor inspiración.


Para sumar más evidencias sobre las inclinaciones naturales del gobierno venezolano, en contracorriente a las tendencias de mayor aceptación universal, solo ha hecho falta dejar pasar el tiempo. En 2009, el líder libio Muammar Gadafi recibió el Collar de la Orden del Libertador y una réplica de la espada de El Libertador Simón Bolívar. La lista de distinguidos con esa magna ofrenda, incluyó igualmente a Robert Mugabe (Zimbabue), y Raúl Castro (Cuba).


En consonancia continuada, en medio de la agonía de la dictadura de Gadafi de hace muy poco, de la Presidencia de Venezuela habría salido una carta en la que se expresaba al dictador "que el altísimo, clemente y misericordioso te bendiga y te guarde, que bendiga y proteja al heroico y dignísimo pueblo de Libia, un fuerte abrazo Muamar, con el más infinito sentimiento de fraternidad, larga vida al pueblo libio, larga vida a ti hermano combatiente, Libia vivirá y vencerá". Congruente con tal posición personalista, inconsulta con los demás poderes públicos, y repudiada por los venezolanos sensatos, sin embargo se ha excluido al país de las mayorías modernas que condenan al sátrapa hasta en las propias embajadas libias donde ya ondea la bandera de los rebeldes identificados con el Consejo Nacional de Transición (CNT).

https://twitter.com/jodofeal

No hay comentarios:

Publicar un comentario