Capítulos

11 de junio de 2011

DOMINGO 7: UN CARRO DE AMOR


 Por Josué Domingo Fernández Alvarado 
fernandez.josue@gmail.com


Tienen razón los que acusan a la oposición venezolana de carecer de proyecto, de faltarle respuestas planificadas a lo predecible, de quedarse casi MUDa frente al muestrario de engaños a la población, al estilo Censo de la Gran Misión Vivienda. De allí los pronósticos sobre su escasa previsión para enfrentar la artillería gruesa del último trimestre de 2012, poco antes de las elecciones, cuando se iniciaría el registro para la adquisición  de “Un carro de Amor”  destinado a la puerta de cada garaje de las dos millones de vivienda por adjudicar a los que voten por el gobierno, previa agregada inscripción a la nueva lista del Guasón. ¿Quién no se ilusionará?

Aunque pareciera exagerada esa ocurrencia demagógica, de buena fuente se supo que la idea ya se habría discutido en la Sala Situacional de Miraflores, sobre la base de que echar un carro más tras trece años de comprobación de la infalible receta, es menos que la raya adicional para el tigre, y existe también la convicción de que nadie se atrevería a descalificar la oferta porque sería cuchillo para su pescuezo el oponerse a que los necesitados tengan su nave a gasolina como corresponde en un país petrolero, y matar esa gran ilusión sin ninguna compasión. Algo así como padecer el terror a ser llamado “pitiyanqui” si se omitía el apoyo a PDVSA, aunque ésta intermediara en negocios con Irán calificados de “impropios” por la Organización de las Naciones Unidas, según la advertencia sobre sanciones provenientes de los Estados Unidos, de continuar esa práctica prohibida por acuerdo de la mayoría de países. 

La ausencia de iniciativas en la oposición venezolana, que pongan a dar carreras al Gobierno y lo sometan a una esquina del cuadrilátero aunque sea por breves momentos, es lo que suscita desilusión y falta de credibilidad porque en algún lugar se esté fraguando alguna alternativa real para superar la situación actual. Lo que se nota es una completa sequía de proposiciones originales extraídas de algún plan para llevar excelencia a los distintos órdenes bajo la jurisdicción del estado, pues no existiría ningún grupo especializado encargado de ese trabajo mientras sus líderes más visibles sólo asoman la cabeza para reiterar su individualismo y las dotes sobrentendidas que los ubicarían a la altura del único gobernante actual, y así  se convierten en las noticias vacías que perduran en la prensa, la radio y la televisión.

La labor de profesionales no debería ser sustituida por la de voluntarios ocasionales que acudan a prestar una ayudita cada vez que la tormenta acose de improperios a la oposición venezolana, lo cual ocurre casi semanalmente el día domingo destinado al descanso, y por lo que sería la gran excusa para faltar al contragolpe. Psicólogos, sociólogos, analistas multidisciplinarios, todos hacen falta a tiempo completo y remunerados desde ya, dando forma a la indispensable sala situacional de la alternancia democrática, evaluados sistemáticamente sus aciertos y errores para definir su continuidad en esos roles de asesores indispensables para transitar hacia el 2012, y más allá. Nada podría salir a la luz sin el apoyo de las técnicas de “focus group”,  que adviertan de indeseables ocurrencias con efecto bumerán. 

El evitar improvisaciones se consigue en las empresas de mayor éxito mediante bien plantadas gerencias de evaluación de entorno. Constituyen su método de anticiparse al conocimiento de oportunidades y amenazas, desarrollar fortalezas y disminuir debilidades, a través de la definición objetiva de las  mismas, fundamentando el trazado de un plan o estrategia, con metas sucesivas a alcanzar en períodos determinados, y la valoración constante de avances o retrocesos, y así poder seguir o rectificar a tiempo. Ponerse al margen del uso de  esas herramientas gerenciales significaría que el destino nos alcance en Venezuela, de carro en carro. Una rutina de vocería de la MUD a ese respecto devolvería confianza al electorado de oposición en que la salida se está buscando seriamente, mientras llega el momento de las primarias y de elegir candidato, el año entrante.
CUCHILLO PARA EL PESCUEZO el oponerse a que los necesitados tengan su nave a gasolina como en cualquier país petrolero

No hay comentarios:

Publicar un comentario