Capítulos

6 de mayo de 2011

DOMINGO 7 / Chalecos reversible

Opinión
Dom, 22 de Agosto 2010, 06:31:38

DOMINGO 7 / Chalecos reversible

Da la impresión que nadie en Venezuela se escapa, en cualquier tiempo conjugable, de los hechos de violencia que se agrupan, los más graves en asesinatos, pero que incluyen secuestros, convencionales o express, robos y asaltos en busetas, autobuses, rústicos de rutas extraurbanas, en el metro...

 


Por Josué Domingo Fernández A.
.



Da la impresión que nadie en Venezuela se escapa, en cualquier tiempo conjugable, de los hechos de violencia que se agrupan, los más graves en asesinatos, pero que incluyen secuestros, convencionales o express, robos y asaltos en busetas, autobuses, rústicos de rutas extraurbanas, en el metro, a personas en sillas de ruedas, en frente de puestos de la guardia nacional, por estar atascado en procesión de entierro con cortejo de motorizados, antes de semáforos o en colas de autopistas, en medio de ajustes de cuentas de pandillas, por alcabalas móviles de policías falsos o verdaderos, y los más repugnantes, por abusos letales contra ancianos, mujeres y niños indefensos..

Las probabilidades de contar uno o muchos de esos incidentes en el mismo grupo familiar han puesto la vida de cuadritos a los matemáticos en busca de formulas viables para diseñar coberturas de pólizas de seguros, las cuales contengan paliativos atractivos, con primas de costos razonables,  para enfrentar el siniestro cuando se haga presente en unas de esas facetas posibles recopiladas en los índices de violencia alcanzada.

Mientras tanto, vista la inutilidad de la ultima medida gubernamental para detener la violencia con las prohibiciones de informaciones a la prensa, en el mercado aún va quedando como alternativa extrema el chaleco protector antibalas, un elemento convincente para la víctima potencial por el resguardo que ofrecería para pasar la prueba máxima, pues se reportan armas de fuego en poder de los agresores, verdaderas o falsas, en todos los casos registrados por la policía.

Se sabe que tales chalecos no son infalibles, que su efectividad depende del curso del proyectil y del calibre para brindar la protección adecuada, pero aún así estos son mejores que nada por lo inservible de esperar protección de agentes del orden público, o grupos policiales especializados, los cuales casi nunca aparecen sino bastante después de consumados los hechos delictivos.
De allí que, la precaución de los ciudadanos debe ser el arma principal para evadir la acción del hampa, o en su defecto estarían los chalecos antibalas, aunque los mejores serían los reversibles como ya se sugirió en el título, con uno de sus lados impregnados de preparación mágica para la protección de los espíritus y de todos los santos, y contra la indolencia oficial.

Los expertos afirman que la situación no cambiará, mientras se dependa de operativos y más operativos, sin políticas coordinadas y coherentes que se sostengan en el tiempo, enmarcadas por una realidad socioeconómica que sea de desestímulo a la delincuencia, mediante el trabajo y las oportunidades de una vida decente para la mayoría, que haga posible la prevalencia de los supremos valores de una sociedad sana, con un poder judicial confiable, y cárceles que no constituyan postgrados para los reos más jóvenes, donde exista un gobierno con la determinación de hallar soluciones. Mientras tanto, apuremos la salida al mercado de los chalecos reversibles.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario