Capítulos

18 de septiembre de 2010

Domingo 7: FABULA PARA INOCENTES MAYORES DE 18




En una de Esopo, a quien se reconoce que en sus fábulas "humaniza" conversaciones de animales para recoger vicios y virtudes de hombres y mujeres, se deduce que, al esperar por gatos y verlos aparecer como gatos todo va tan bien, como cuando se aguardan leones y ellos llegan. El problema es la falta de previsiones porque se crea que los leones se pueden comportar como gatos y viceversa, y el león traicionara cuando viene en vez del gato.

En “el león, el asno y la zorra”, los tres animales salen a cazar para compartir la presa, pero el segundo también resulta devorado por el primero, al fallarle sus cálculos con el denominado “Rey de la Selva” y comprobar tarde la naturaleza tiránica de este, y por ende su única ideología, sobre los demás integrantes de su reino. En la fábula, la zorra, más astuta, aprendió rápido la primera lección y salvó su pellejo a cambio de sumisión.

Sin embargo, porque la realidad siempre superaría a la ficción, se advierte que podrían darse lugares que viven una constante amenaza de especies aparentemente domésticas, pero que transmutarían con frecuencia a salvajes. Producirían temores a los más débiles, admiración a los que carecen de valor para forzar sumisiones y abusos a los demás, y conformismo entre quienes aceptarían la calamidad como lo correspondiente a su destino desdichado. Por allí también rondarían los que creerían tener el secreto para seducir al gato y domesticar al león, aunque no lleguen a sumar conquista alguna en ese quimérico empeño, como el burro de la fábula.

Esa gente quisiera despertar de la pesadilla de mutantes, y aún en sueños estarían buscando la puerta que hay que cerrar e impedir la entrada de anómalos con mañas para pasar inesperadamente de simple gato a altanero león. 

Como la opción cívica que suma más voluntades, ahora están esperanzados con unas votaciones que exterminarían a los mutantes, los cuales llegaron al pueblo, por igual camino, hace algún tiempo. Sin ventajismos, no cabría duda alguna de que, como ayer, y quizás siempre, el voto sería el arma más potente para recuperar la paz que habrían perdido y las libertades plenas que ahora anhelarían los ciudadanos, y hasta obraría el milagro de enmendar equivocaciones por los arrepentimientos de muchos. 

Tal se anotó arriba, cuando se esperan gatos y aparecen gatos todo va tan bien como cuando se aguardan leones y ellos llegan… Grave es, que el león se aparezca en vez del gato, y sorprenda a su presa. Lamentablemente suicida que, por defecto individual o colectivo, fueran las presas las que pretendan engatusar al león, al ofrecérseles desprevenidas como el asno de la fabula, que perdió la vida por creer en un pacto racionalmente imposible.

Quedaría como moraleja de la historia -para explicar a los inocentes mayores de 18 años-, la necesidad de identificar al amigo y a quien no lo es, así como la dificultad de cambiar la actitud básica de los individuos, y la fútil expectativa por transformaciones mágicas, cuando ya son bien conocidos los antecedentes. 



https://twitter.com/jodofeal

No hay comentarios:

Publicar un comentario