Capítulos

11 de junio de 2010

LA SINTAXIS DEL CEREBRO

EL NACIONAL - Sábado 05 de Junio de 2010 Opinión/8

Opinión
La sintaxis del cerebro


SERGIO DAHBAR


sdahbar@hotmail.com


C ierta gente piensa que el cerebro es un país insospechado. Como el neurólogo Oliver Sacks. O el profesor universitario Josef Grodzinsky, quien asegura que las mujeres y los niños tienen más facilidad para aprender los idiomas. "Cuanto más utilizamos el mecanismo cerebral del encendido y apagado de una lengua, más fácil es hablarla".

Aprender un idioma es un divertido juego para un niño y una empresa interesante para los jóvenes, asegura
Grodzinsky , porque ambos consideran que equivocarse es parte del juego.

Y cuanto más se equivoca uno, más aprende.

"En cambio, el ego del macho dominante no puede soportar la cura de humildad que supone ser incapaz de expresarse; él, que está acostumbrado a dar órdenes, en el nuevo idioma no utiliza el encendido/ apagado y tal vez por eso contrata una secretaria obediente que hable inglés". ¿Reconoce al personaje? El profesor en Neurolingüística de la universidad canadiense de McGill y de la Universidad Autónoma de Barcelona, Josef Grodzinsky, sueña con retirarse a vivir frente al mar.

Aún no se lo permite.

Nació en la ciudad israelí de Haifa, fue profesor en la Universidad de Tel Aviv, pero ahora pero vive entre dos continentes, Canadá y España. Y ha investigado toda la vida cómo pasamos del pensamiento al habla en el cerebro. Una ruta de viaje tan fascinante como un road movie.

Como ocurre con todo neurólogo, cuando relatan casos pareciera que se refieren a galaxias desconocidas. Por ejemplo, cuando menciona el caso de un paciente que hablaba con elocuencia, pero se bloqueaba cuando le hacían cualquier pregunta. Así de fácil.

Las preguntas y las respuestas, alega Grodzinsky, son gestionadas por áreas diferentes del cerebro. "Es mucho más fácil declarar que responder y más cuando alguien está bajo presión".

Los ejemplos que utiliza Grodzinsky recorren la red. Los periodistas se fascinan con su discurso y las ideas que echa a correr su cerebro hiperactivo.

Numerosos blogs recogen sus estudios porque parecieran anunciar descubrimientos fascinantes en un territorio cercano a la ciencia ficción.

Hay gente que no puede responder porque sufre una afasia, consecuencia de un ataque cardíaco que afectó la zona de las respuestas en el cerebro, pero eso no le impide ser brillante emitiendo largas sentencias.

Hay casos y casos. Pacientes capaces de decir: "Yelitza toca a Yorman" pero incapaces de formular: "Yelitza es tocada por Yorman", porque la voz activa y la pasiva son gestionadas por diferentes sectores del área cerebral de Broca, donde se localiza el lenguaje. "A este paciente un ataque le había dañado el punto de la voz pasiva, pero la de la activa funcionaba bien".

Grodzinsky refiere los alcances de la resonancia magnética funcional (FMRI), que permite obtener imágenes del cerebro en actividad, mientras piensa, mira, oye, calcula, habla o lee.

"Algunos científicos creen que pronto llegaremos a la neurología inversa, es decir, que podremos predecir el comportamiento viendo esas imágenes del cerebro en actuación. Ya sabemos al ver esas resonancias que gasta más energía la persona que hace las preguntas que quien las contesta. Y que cada idioma ocupa una zona diferente del cerebro".

A Grodzinsky le interesan las diferencias individuales en el modo de hablar. Cuando advierte a alguien que pronuncia mal las rr, por ejemplo, trata de caracterizar el error y saber si es relevante. "Los neurólogos y los lingüistas tienen que trabajar juntos si quieren entender cómo piensa y habla un ser humano".

El segundo objetivo que busca este catedrático de investigación neurolingüística, que suele pasar hasta 2 y 3 semanas en su casa sin salir, con una temperatura exterior de 25 grados bajo cero, es trazar el mapa de la sintaxis en el cerebro.

"Sabemos, al haber estudiado a esos afásicos, que cada función tiene su lugar en el cerebro. Si supiéramos localizarlo, descubriríamos el misterio de la formación de una frase.

Así sabríamos si nacemos con la capacidad de hablar o la aprendemos".

Grodzinsky lo sabe y lo repite una y otra vez: Comprender la relación pensamiento/lengua es la próxima gran frontera de la ciencia. Para lograrlo hace falta que se derrumben los muros de los corporativismos y que todos los especialistas trabajen juntos: neurólogos, lingüistas, psicólogos, filósofos Ahí está el detalle.

1 comentario:

  1. Para los comunicadores en función de facilitadores del proceso, este hallazgo constituye un reto que podría superarse con oportunos y adecuados entrenamientos de voceros, para alejar el elemento sorpresa de las interacciones con amplificadores del verbo...

    ResponderEliminar